12 lugares de España que parecen de otro planeta

12 lugares de España que parecen de otro planeta

España es una tierra de contrastes con infinitas posibilidades, aquí encontramos de los lugares más turísticos del mundo hasta paisajes únicos. Y entre ellos algunos que parecen de otro planeta, y no es una forma de hablar; literalmente hay fotografías que parecen sacadas de una película de ciencia ficción. Así que en este post vamos hacer un recorrido por diferentes rincones de España que parecen sacados de otro planeta. Y como siempre, si vas a viajar ve con un seguro viaje para evitar imprevistos.

1Bardenas Reales (Navarra)

Empezamos en Navarra, concretamente en las Bardenas Reales en la comarca de Tudela. Este parque natural y Reserva de la Biosfera, destacan por su paisaje casi desértico repleto de mesetas planas, barrancos y cerros aislados.

Cabezo de las Bardenas Reales
Cabezo de las Bardenas Reales

Se divide en tres partes: El Plano, la Bardena Blanca y La Negra. La más singular es la segunda, ya que en ella se concentran multitud de formaciones rocosas de extrañas formas como el famoso cabezo de Castildetierra, que nos evoca a los escenarios de las películas de Oeste. A esto hay que añadir sus suelos formados por arcilla, yeso y gres que han sido modelados por la erosión del agua y del viento. Difícilmente podrás encontrar formas geológicas como las de las Bardenas Reales.

Paisajes de las Bardenas Reales
Paisajes de las Bardenas Reales

2Laguna Rosa, Torrevieja

Esta laguna salina perteneciente a la comarca de Vega Baja del Segura, se encuentra en el interior del Parque Natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja, y es una de las más sorprendentes de nuestra geografía.

Laguna rosa - Torrevieja
Laguna rosa – Torrevieja

El motivo es que presenta un inusual color rosáceo debido a la presencia de unas bacterias, las cuales son capaces de cambiar el color del agua dejando este singular paisaje de tonos rosa como si estuviéramos en Marte, de forma similar a como ocurre las Lagunas de Cañada del Hoyo.

3Torcal de Antequera, Antequera (Málaga)

Nos vamos a la provincia de Málaga donde encontramos el Torcal de Antequera, un paraje de más de 1000 ha formado por un conjunto de rocas calcáreas único en el mundo, que desde el periodo Jurásico y a lo largo de los siglos se han ido erosionando adquiriendo estas originales formas.

Torcal de Antequera
Torcal de Antequera

Declarado Espacio Natural Protegido e incluido como lugar Patrimonio de la Humanidad en 2016, el Torcal de Antequera es fácilmente accesible desde Antequera y Villanueva de la Concepción. Se puede visitar haciendo una de las tres rutas disponibles: La Ruta de los Ammonites, La Ruta hacia el Laberinto Kárstico, La Ruta de los cinco sentidos y hasta un “Peque Safari ideal para ir con niños. Así que tienes opciones para todos los gustos, y si cambian tus circunstancias también debe cambiar tu seguro de anulación de viaje para que estés donde estés puedas disfrutar de tu viaje en familia sin preocupaciones.

4Bufones de Prías, Asturias

En la localidad asturiana de Llanes se puede observar uno de los fenómenos más curiosos de la naturaleza: los Bufones de Prías. Este espectáculo se produce cuando las olas chocan contra los acantilados y se genera una reacción dentro de las rocas que acaba con la expulsión del aire comprimido en las galerías por unas aberturas en su superficie. Para poder disfrutar de esta maravilla de la naturaleza es indispensable venir cuando la marea está alta, no os pase como a nosotros.

Bufones de Prías
Bufones de Prías

5Las Médulas, León

Las Médulas es el paraje más singular del Bierzo. Este paisaje era una antigua mina de oro explotada durante el Imperio Romano y que estuvo en activo durante 200 años. Para ello aprovechaban la fuerza del agua para romper las montañas y extraer el oro que escondía en su interior, que añadido la explotación del castaño en la zona ha dado lugar a este paisaje de contraste entre el color rojizo del suelo con el verde de los castaños.

Mirador de Orellán - Las Médulas
Mirador de Orellán – Las Médulas

Su singularidad le ha valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad en 1997. Si quiere disfrutar de este lugar te recomendamos visitar Las Médulas en otoño, cuando los colores cobrizos de las hojas se funden con el color de las rocas regalando una estampa inolvidable.

6La Rambla Barrachina (Teruel)

En Teruel podemos encontrar este paisaje más propio de una película del Oeste que de la provincia aragonesa. Su origen se debe a largos periodos de sequía que han ido poco a poco creando grietas y socavones por el que ahora pasta el ganado. Sin duda es uno de los espacios naturales más desconocidos de Teruel, por lo que es un gusto pasear por ellos.

La Rambla Barrachina
La Rambla Barrachina

7El Timanfaya (Lanzarote)

Todavía no podemos ir a Marte, pero si hay un paisaje que se le parece es sin duda es el parque nacional de Timanfaya, en Lanzarote. Su belleza se debe a la mezcla de sus imponentes 25 volcanes, con la ausencia casi por completo de vegetación, y que choca con la abrupta costa del Atlántico. Una ruta que se puede hacer tanto a pie como en camello para una experiencia única.

El Timanfaya
El Timanfaya

8Minas de Riotinto, Huelva

Otro de los paisajes marcianos más conocidos son las Minas de Riotinto, situadas en Huelva. Son un paisaje protegido por su singularidad, que además albergar el mayor yacimiento minero abierto de Europa, sus tonalidades rojizas y su escasa vegetación han convertido este enclave en un lugar de otro mundo. Sin ir más lejos, la propia NASA ha estudiado las formas de vida de Riotinto, ya que sus condiciones ambientales serían muy similares a las de Marte. Así que podemos decir que tenemos un paisaje extraterrestre que, sin embargo, está al alcance de todos: se puede recorrer en bici, a pie o en tren.

Minas de Riotinto
Minas de Riotinto

9Cuevas del Drach, Mallorca

Las Cuevas del Drach forman un paisaje subterráneo de ensueño. En 1896 el espeleólogo Edouard Alfred Martel redescubrió esta maravilla, ya conocida desde la Edad Media, y escondido a 25 metros bajo el nivel del mar cercana a la población mallorquina de Manacor, y que posteriormente el lago que se ubica en las cuevas fue bautizado con su apellido. Con cuatro cuevas diferentes e infinidad de estalactitas iluminadas, las Cuevas del Drach brindan una experiencia única.

Cuevas del Drach
Cuevas del Drach

10Parque Corona Forestal (Tenerife)

Seguimos por el considerado como el mayor espacio protegido de la isla de Tenerife, este espacio de 46.500 hectáreas recoge un paisaje desértico, que resalta entre la exuberante vegetación de los bosques de alrededor.

En el interior de este espectacular parque, encontramos el famoso “Paisaje Lunar”, situado en las laderas más altas de las montañas del sur de Tenerife. Este peculiar terreno está formado por numerosas figuras cónicas que la erosión ha ido creando y cincelando miles de capas de ceniza volcánica de color beige. El resultado es este paisaje que parece sacado de otro planeta.

Parque Corona Forestal
Parque Corona Forestal

11Cárcavas del Pontón de la Oliva (Guadalajara)

A poca distancia de la preciosa localidad de Patones de Arriba encontramos las Cárcavas del Pontón de la Oliva, un verdadero espectáculo natural que nos recordará al de la Capadocia en Turquía.

Cárcavas del Pontón de la Oliva
Cárcavas del Pontón de la Oliva

La ruta empieza desde la presa del Pontón de Oliva (hoy en desuso) en plena Sierra de Ayllón, donde podemos realizar distintas rutas para descubrir lo mejor de las cárcavas, pero lo más recomendable es el recorrido circular completo, que se hace en unas cuatro horas. La singularidad del paisaje y su cercanía con Madrid, lo convierten en una escapada ideal para hacer en pareja o con la familia.

12Ruta del Flysch, Zumaia (Guipúzcoa)

Y terminamos con la Ruta de los Flysch, uno de los paisajes más singulares de la Costa Vasca y que se extiende por los municipios de Zumaia, Deba y Matriku, con más de 13 km. de increíbles acantilados de flysch, una formación que alterna capas duras y blandas que se fueron sedimentando en el fondo del mar, hasta hace 20.000 años cuando salieron al exterior.

Flysch - Zumaia
Flysch – Zumaia

Para observar esta maravilla tienes dos opciones, hacerlo a pie por senderos naturales que bordean los acantilados, o verlo desde el agua en un barco, o en kayak a través de las desembocaduras del Urola y el Deba. El punto de partida en ambos casos es el Centro Nautilus de Mutriku, con su fascinante colección de fósiles, y siguiendo con el Flysch negro de Mutriku, los acantilados de Deba y terminando con los estratos de Zumaia.

Ermita de San Telmo - Zumaia
Ermita de San Telmo – Zumaia

Y aquí terminamos este recorrido por los paisajes fascinantes de la geografía española, esperamos que lo hayáis disfrutado.

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*