Ruta por la provincia de Cuenca: ¿Qué ver en Cuenca?

Cuenca

La ciudad de Cuenca se encuentra situado sobre una escarpada mole rocosa, cuyos bordes erosionados son fruto de los ríos Húecar y Júcar. Este contraste de urbanismo y paisaje le ha hecho merecedor de formar parte del selecto grupo de ciudad Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La ciudad está formada por dos núcleos urbanos, el antiguo, con la Plaza Mayor como núcleo y el nuevo, cuyo centro es la calle de Carretería, donde se sitúa la zona comercial de la ciudad.

¿Cómo llegar a Cuenca?

– En coche

Para llegar a Cuenca  en coche, desde Madrid debemos coger la A-3 hasta Tarancón y después  dirección Cuenca.

– En transporte público

En tren la línea de AVE Madrid-Valencia  o Alicante nos deja en Cuenca en una hora y en bus AvanzaBus nos lleva en dos horas. Si cogéis el AVE, tener en cuenta que la estación está a las afueras, así que tendréis que coger el autobús 12 que os lleva a la Estación de Autobuses en el centro de la ciudad o un taxi, puesto que el bus es de una frecuencia de uno a la hora.

¿Qué ver en Cuenca?

Tanto si hemos venido en tren o en autobús terminaremos en la estación de autobuses de Cuenca. Estamos en la parte nueva de la ciudad, el único monumento destacable es el edificio de la Diputación provincial. Así que nos dirigimos hacia la parte alta de Cuenca.

Nuestra primera parada es la Torre de Mangana (siglo XVI), fue levantada sobre las ruinas del antiguo alcázar, del que aún se conservan restos. Ha servido como campanil y como reloj municipal.

Torre de Mangana
Torre de Mangana

En la calle Alfonso VIII, encontramos una de las últimas incorporaciones al turismo de Cuenca, dentro del programa Cuenca subterránea, se está realizando la apertura al público de varios de los túneles que sirvieron durante la Guerra Civil como refugio antiaéreo. Por ahora el único visitable es el que encontramos en esta calle, que se organiza desde la Oficina de Turismo.

Refugio antiaéreo
Refugio antiaéreo

Seguimos en dirección al Ayuntamiento (siglo XVIII), que da a la Plaza Mayor, donde además encontramos el Convento de las Petras (siglo XVIII) y la Catedral de Santa María La Mayor (siglo XII) cuya fachada tiene claras influencias franconormandas.

Catedral de Cuenca
Catedral de Cuenca

Desde la Plaza Mayor giraremos a la izquierda, donde podemos visitar la Iglesia de San Miguel (siglo XIII) con sus inmejorables vistas sobre el rio Júcar. Volviendo a la Plaza Mayor en sus calles centrales encontramos el Museo Provincial, con un resumen de los restos arqueológicos encontrados en Cuenca,  destacar el retrato de Lucio Cesar en mármol encontrado en el yacimiento de Segóbriga.

Nos dirigimos hacia las Casas Colgadas, uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. No equivocarse y llamarlas “colgantes” si no queréis terminar colgados del puente de San Pablo. De origen incierto, se tiene constancia de su existencia ya en el siglo XV. A lo largo de su historia han pasado por diversas remodelaciones. Han sido utilizadas como vivienda  particular, Casa Consistorial, y actualmente alojan un restaurante y el Museo de Arte Abstracto.

Casas Colgadas de Cuenca
Casas Colgadas de Cuenca

Justo al lado, sobre la hoz del Huécar, encontraremos el Puente de San Pablo, en su origen fue un puente de piedra, que acabó desplomándose con el paso de los siglos. En 1902 se construyó el actual de hierro y madera, cuyas vistas son impresionantes.

Desde el Puente podemos admirar el barrio de San Martín, con sus característicos Rascacielos. Son viviendas de tres o cuatro plantas de altura, que desde Huécar parecen que brotaran de la misma montaña, dando la sensación de que tuvieran diez plantas, y originarios desde la misma época que las casas colgadas ( se cuenta que los rascacielos actuales son originales de los conquenses).

Los rascacielos del barrio de San Martín
Los rascacielos del barrio de San Martín

Cruzando el puente llegamos al Convento de San Pablo (siglos XVI), el Convento es de los dominicos, en su interior encontramos una iglesia de estilo gótico; en la actualidad encontramos aquí el Parador Nacional.

Convento de San Pablo
Convento de San Pablo

Tanto desde el río Júcar como desde el Huécar existe un paseo fluvial con varios parques a su paso que merece un recorrido para disfrutar de la tranquilidad y del paisaje de las hoces que han ido dibujando los ríos a su paso.

Paseos por la ribera de Huécar y el Júcar
Paseos por la ribera de Huécar y el Júcar

Volveremos a la Plaza Mayor y desde aquí avanzamos por la calle de San Pedro hasta llegar al Convento de las Carmelitas, que alberga la Fundación Antonio Pérez y una sala de exposiciones.

Por esta zona si miramos a lo lejos podremos ver unos ojos que nos miran fijamente, son los llamados Ojos de la Mora, una intervención artística que cada año son pintados de un color diferente, este año toca el azul.

Ojos de la Mora
Ojos de la Mora

En la misma calle encontramos el Archivo Histórico Provincial, es el antiguo castillo (siglo X). La fortaleza de origen árabe, fue tomada por Alfonso VIII en el siglo XII y cedida a la Inquisición, y finalmente fue volada por las tropas francesas en 1812.

Restos de la muralla de Cuenca
Restos de la muralla de Cuenca

Un poco más adelante se encuentra el Arco de Bezudo y la Muralla, es el punto más alto y estrecho de las hoces con lo que era la parte más defendible.

Aquí finaliza nuestra visita en Cuenca, aunque todavía queda muchos lugares por descubrir en los alrededores, pásate por nuestro post sobre los 15 lugares increíbles de Cuenca y disfruta de todos ellos.

Más información

Web de Turismo de Cuenca. http://turismo.cuenca.es

Dónde comer

La gastronomía de Cuenca es muy interesante, tenemos platos con el Ajoarriero (mezcla de patatas, bacalao, pan rallado, huevos cocidos, ajo y aceite), el Morteruelo  una especie de pate a base de estofado de carne o los Zarajos (preparado  sobre un sarmiento una madeja de tripas de cordero pasadas al horno).

Si quieres disfrutar de todos estos platos, por la calle San Francisco y aledaños tienes multitud de bares:

  • Bodeguilla de Basilio (Calle Fray Luis de León 3): grandes tapas a un precio muy recomendado.
  • Restaurante San Juan Plaza Mayor (Plaza Mayor, 5): económico para estar en la Plaza Mayor, aunque por eso suele estar lleno.
  • El Bodegón (Calle Carrillo San Roque, 1): es pequeño pero las raciones son buenas y económicas, por eso está siempre está lleno,
  • Restaurante Convento de San Pablo (Paseo del Huecar, s/n): para una comida más especial el mejor sitio es en el Parador Nacional, aunque obviamente el precio es alto.

Dónde dormir

Cuenca no es una ciudad grande por lo que se puede ir a todos sitios andando sin tener que coger transporte público, por eso nuestra recomendación es que busques un alojamiento en la parte nueva que será más económico y te desplaces para ver la ciudad. Aquí tienes todos los alojamientos de Cuenca.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*