Descubre todo lo que ver en Campo de Criptana, un precioso pueblo manchego

Campo de Criptana

Si hay un pueblo que simboliza la arquitectura manchega es sin duda Campo de Criptana, sus casas encaladas con sus franjas añil por el Albaicín, sus molinos de vientos, y su llanura son todo un símbolo de este territorio, que inspiró a Miguel de Cervantes para escribir su obra universal. Así que hoy te vamos a contar todo lo que necesitas visitar de este bonito pueblo.

¿Cómo llegar a Campo de Criptana?

  • En coche

Campo de Criptana tiene conexión directa con la Autovía A-42 (Autovía de los Viñedos), que a su vez enlaza con la A-4 (Madrid-Andalucía) y la A-43 (Extremadura-Comunidad Valenciana).

  • En transporte público

Tanto el autobús como la estación de tren tienen conexión con Alcázar de San Juan, donde podemos enlazar con Madrid.

¿Qué ver en Campo de Criptana?

Un poco de historia

En el año 1097 los musulmanes tenían tres poblaciones muy cercanas Criptana (que estaba protegida por un castillo), el poblado fortificado de El Campo y el arrabal de Villajos. Tras la conquista en 1174 por Alfonso VIII y los caballeros de la Orden de Santiago, éstas quedan a cargo de la orden. Posteriormente en 1328, se produce la unificación de las tres poblaciones pasando a llamarse Campo de Criptana.

Será durante el siglo XVI cuando se construyeron la gran mayoría de sus monumentos. Entre ellos sus 34 molinos de viento (fue la mayor concentración de toda Castilla). Recibiendo en 1609 el título de villa.

Molinos de Viento - Campo de Criptana
Molinos de Viento – Campo de Criptana

Desde sus inicios, el desarrollo económico de la localidad era el cereal, el olivo y la vid, además de la ganadería lanar. A finales del siglo XIX, la filoxera en Francia y la búsqueda de tierras limpias de la enfermedad en el interior de la Península, transformaron su entorno en pro del cultivo de la vid, que le convirtió en el motor económico del municipio hasta nuestros días.

¿Qué ver en Campo de Criptana?

Lo mejor para que puedas visitar la localidad es empezar desde la parte alta, más conocida como la Sierra de los Molinos, y donde se encuentra sus emblemáticos Molinos de Viento. Hoy en día se conservan diez de los casi cuarenta que existieron aquí. Tres de ellos se construyeron a principios del siglo XVI, con nombres tan curiosos como el Infanto, el Sardinero y el Burleta. Los restantes molinos son más modernos y están dedicados a la pintura (Cariari), las tareas de labranza (Inca Garcilaso) o a la actriz y cantante Sara Montiel (sí, la de fumando espero…), cuyos objetos personales se muestran en el Culebro.

Molinos de Viento - Campo de Criptana
Molinos de Viento – Campo de Criptana
Molinos de Viento - Campo de Criptana
Molinos de Viento – Campo de Criptana

Más información

La Oficina de turismo se encuentra en el molino el Poyatos y abre de lunes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:00, y los domingos de 10:00 a 14:00.

Curiosidad: Tras fotografías los molinos, no te olvides hacer una parada en uno de los dos restaurantes (Las Musas y La Martina) que hay junto a los molinos. En su interior esconde una cueva tradicional. Así que tómate algo y pregúntale que si te enseñe la cueva.

Cueva tradicional - Campo de Criptana
Cueva tradicional – Campo de Criptana

Si ya has terminado de hacer todas las fotos a los molinos. Nada mejor que empezar a bajar por el Albaicín. Este barrio se caracteriza por sus pendientes pronunciadas, calles estrechas y casas típicas manchegas (tejas árabes y encaladas en blanco y zócalo azul añil). Un rincón que merece un paseo tranquilo para disfrutar de su arquitectura.

Albaicín - Campo de Criptana
Albaicín – Campo de Criptana
Albaicín - Campo de Criptana
Albaicín – Campo de Criptana

Sigue bajando por el Albaicín hasta llegar al centro histórico. En la Plaza Mayor de Campo de Criptana tienes el Ayuntamiento, un edificio bastante moderno, y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue destruida durante la Guerra Civil por lo que ésta es de 1958. Destaca por tener un campanario bastante alto que puede verse desde cualquier punto. Si pasas a su interior fíjate en las vidrieras, las pinturas del altar mayor y dos tallas de madera: la Virgen de Villajos de finales del siglo XIII y el Cristo de la Expiración, de Juan Cristóbal (siglo XX).

Ayuntamiento - Campo de Criptana
Ayuntamiento – Campo de Criptana
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Campo de Criptana
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción – Campo de Criptana

Muy cerca de la plaza se encuentra la Casa del Pósito, un edificio construido en el siglo XVI como sede del banco agrícola local. Posteriormente fue ampliado durante el reinado de Carlos III y actualmente alberga el Museo Arqueológico de Campo de Criptana. Es una visita que no debes perderte ya que contiene diversas herramientas y utensilios que nos permiten profundizar en la historia de la localidad desde sus orígenes hasta la aparición de los molinos de viento.

Casa Pósito - Campo de Criptana
Casa Pósito – Campo de Criptana

Los edificios religiosos de Campo de Criptana sufrieron graves daños durante la Desamortización y fueron saqueados en la Guerra Civil; por lo que se ha perdido gran parte de sus obras. El más interesante es el Convento del Carmen, de estilo barroco, sus bóvedas se encuentran decoradas con elementos pictóricos, mientras que el presbiterio está cubierto por azulejos de tipo talaverano del siglo XVIII.

Convento del Carmen - Campo de Criptana
Convento del Carmen – Campo de Criptana

Si tienes más tiempo, puedes visitar el Pozo de Nieve, una construcción tradicional que servía para guardar y conservar hielo y distribuirlo después a la población, para mantener fresca la comida o como tratamiento médico.

Otro lugar interesante es el Museo Eloy Teno. Con la exposición de tres artesanos locales. Te lo cuento brevemente. Eloy Teno, es escultor de hierro y acero y cuenta con un reconocido prestigio en América Latina y Francia. Muchas de sus obras son de temática quijotesca e incluyen Quijotes, Sanchos y molinos de viento. Antonio Manjavacas está especializado en construcciones con alambre como carros, galeras o coches. Y Severiano Lucas es experto en maquetas de hierro y de madera de molinos y carretas.

De las ermitas que podemos ver en la localidad te recomiendo la de la Veracruz (siglo XVI), la reconocerás por impresionante portada renacentista adornada con dos ángeles y la escena de la pasión de Cristo sobre un arco de medio punto. Esta ermita fue sede de la cofradía más antigua de Campo de Criptana, la Cofradía de la Veracruz.

Ermita de la Veracruz - Campo de Criptana
Ermita de la Veracruz – Campo de Criptana

Otras ermitas recomendables son la Ermita del Cristo de Villajos (siglo XVII), la Ermita de la Virgen de la Paz y la Ermita de la Virgen de Criptana (siglo XVI). En ellas se guardan los pasos de Semana Santa, fiesta de Interés Turístico Regional.

Y aquí termina la visita a Campo de Criptana, espero que la disfrutes y nos cuente en los comentarios tu experiencia.

Más información

Turismo de Campo de Criptana: https://www.tierradegigantes.es

Dónde comer

Al principio ya te comenté dos restaurantes que había junto a la Sierra de los Molinos, Las Musas y La Martina. Si te tengo que recomendar un sitio para comer, sin duda sería uno de estos dos.

Dónde dormir

Ya tenemos todo listo para nuestro viaje a Campo de Criptana solo queda que reserves tu alojamiento y prepares el equipaje:

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

1 Comment

Responder a Yaima Marrero Alfaro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*