Ruta por la provincia de Soria: ¿Qué ver en Almazán?

Almazán

Hoy visitamos Almazán, situada a 32 km de Soria, es el segundo término municipal más poblado de la provincia de Soria. Su villa está atravesada por el Duero, y entre sus calles encontramos el legado de todas las culturas que han pasado por ella. Convertida en Corte en numerosas ocasiones, fue residencia de los Reyes Católicos.

¿Cómo llegar a Almazán?

  • En coche

Desde Soria tomamos la Autovía A-15 hasta la salida 44 Almazán (Norte).

  • En transporte público

Podemos llegar en autobús desde Soria o Madrid. También tenemos la opción de tren desde la capital.

¿Qué ver en Almazán?

Un poco de historia

En el 153 a. C., en sus alrededores se asentó el campamento romano regido por el cónsul Nobilior, que tuvo gran importancia en el asedio a Numancia.

Con los árabes pasó a su nombre actual, Almazán, que significa “plaza amurallada”. No sería hasta el año 1098, cuando el rey Alfonso VI consolida el control de la villa e inicia su repoblación con aragoneses.

El infante Alfonso de la Cerda conquistó Almazán al rey Sancho IV de Castilla en 1289, estableciendo aquí su Corte. Aquí estuvo hasta el año 1305, cuando devolvió la villa al hijo de su rival, el rey Fernando IV. Posteriormente el rey Enrique III en 1395 regala Almazán a Don Juan Hurtado de Mendoza, dando origen al Señorío de los Mendoza.

Finalmente durante la Guerra de la Independencia fue saquea e incendiada, quedando 166 edificios destruidos.

Plaza Mayor

Empezamos desde la Plaza Mayor, a la cual podemos acceder a través de Puerta de Herreros o por la Puerta de la Villa, que formaban parte de su recinto amurallado.

Una vez en la Plaza Mayor, destaca la imponente fachada del Palacio de los Condes de Altamira. El edificio de estilo gótico isabelino con portada renacentista, fue residencia ocasional de los Reyes Católicos, y hoy sede de la Oficina de Turismo.

Palacio de los Condes de Altamira - Almazán
Palacio de los Condes de Altamira – Almazán

Enfrente tenemos la Iglesia románica de San Miguel (mediados del siglo XII). El templo es el resultado de una mezcla de estilos, donde destaca su inusual cúpula campanario octogonal de estilo hispano-musulmán, y el bajorrelieve de fines del siglo XII que representa el martirio de Santo Tomás de Canterbury.

Iglesia de San Miguel - Almazán
Iglesia de San Miguel – Almazán

Entre el palacio y la iglesia podemos acceder a un mirador con vistas a Duero que no debemos perdernos.

Recinto amurallado

Desde la plaza podemos seguir el recinto amurallado de Almazán, que forma una “U”. Está conformada por el lienzo alrededor de la Puerta del Mercado, flanqueada por dos torreones rectangulares, y el emblemático torreón cilíndrico en esquina sobre el río Duero. Este último recibe el nombre de Rollo de las Monjas por estar situado junto al monasterio de las clarisas. La muralla continúa paralelo al río hasta el Palacio, la Iglesia de San Miguel, la Puerta de la Villa y la Puerta de los Herreros. Ambas puertas se encuentran protegidas por torreones cilíndricos, y conservan los huecos donde se cerraba la puerta.

Puerta de la Villa - Almazán
Puerta de la Villa – Almazán
Puerta de los Herreros - Almazán
Puerta de los Herreros – Almazán

Ermita de Jesús Nazareno

Junto a la Puerta de la Villa, se encuentra la Ermita de Jesús Nazareno. Con portada neoclásica y planta octogonal rematada por un cimborrio o linterna. El interior está adornado con un conjunto de retablos barrocos. En su parte central, preside el conjunto la imagen de Jesús Nazareno, patrón de Almazán.

Ermita de Jesús Nazareno - Almazán
Ermita de Jesús Nazareno – Almazán
Ermita de Jesús Nazareno - Almazán
Ermita de Jesús Nazareno – Almazán

Parque de la Arboleda

Bajamos hacia el río, lo cruzaremos por una pasarela que sustituye al puente medieval, y que nos conduce al Parque de la Arboleda con su Museo de Escultura al Aire Libre con piezas de artistas como Miguel Isla, Hans Reinders, Seiji Mizuta, Steffen Bachmann o Seung-Woo Hwang.

Parque de la Arboleda - Almazán
Parque de la Arboleda – Almazán

Ruinas del Convento de la Merced

Volvemos a cruzar el Duero, y por la calle la Merced encontramos las ruinas del Convento de la Merced (siglo XVII), declarado Monumento Nacional. Este conserva la fachada, parte de los claustros y la capilla mayor. Aquí escribió y murió Fray Gabriel Téllez, más conocido como Tirso de Molina.

Ruinas del Convento de la Merced - Almazán
Ruinas del Convento de la Merced – Almazán

Iglesia de San Pedro

De vuelta a la plaza, tomando la calle Diego Laínez llegamos hasta la iglesia de San Pedro, templo de grandes proporciones construido a finales del siglo XVII, fruto de la unión de las parroquias medievales de San Pedro, San Pablo y San Andrés. Destaca en el interior el retablo mayor realizado en 1778 por Félix Malo.

Iglesia de San Pedro - Almazán
Iglesia de San Pedro – Almazán

Iglesia San Vicente

Muy cerca por la calle El Fraile veremos un monumento al jesuita Diego Laínez, situado frente a la románica Iglesia San Vicente (siglo XII). Convertida en el Centro Cultural San Vicente, donde se realizan exposiciones de esculturas. Si seguimos por la calle de las Monjas llegaremos al convento de las Clarisas (siglo XVI), convertido en espacio para eventos.

Iglesia San Vicente - Almazán
Iglesia San Vicente – Almazán

Iglesia de Nuestra Señora del Campanario

Terminamos por la calle Huertos hasta la Iglesia de Nuestra Señora del Campanario, Esta cuenta con una cabecera románica con tres ábsides semicirculares. Se encuentra cerrada al culto la mayor parte del año, y solo abre para los oficios de Semana Santa, y especialmente durante el novenario en honor al patrón de la Villa, Jesús Nazareno.

Más información

Turismo de Almazán: https://www.sorianitelaimaginas.com/localidades/almazan/

Dónde comer

Almazán es un sitio muy concurrido por lo que debemos tener cuidado donde comemos para que no nos llevemos una decepción. De todos los restaurantes que podemos encontrar os recomendamos dos opciones para ir sobre seguro. El restaurante El Puerto (Calle Caballeros, 12) es un buen sitio para degustar tapas caseras de la gastronomía local o pedir un menú del día. Otra opción es el Mesón Castilla (Calle Hurtado de Mendoza, 17), tiene una muy buena comida casera y un trato agradable del personal y sus dueños, además de una buena calidad precio. Para terminar para los más golosos os recomendamos parar en la confitería Almarza (Arco de la Villa, 4) donde encontraremos las yemas y los dulces típicos de la comarca de Almazán.

Dónde dormir

SI quieres disfrutar de un fin de semana en Almazán os dejamos los mejores alojamientos de la zona:

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

Sobre Alicia y José 566 artículos
Somos una pareja apasionados por viajar, nos encanta conocer nuevos rincones y disfrutar del paisaje y los lugares que hay por descubrir.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*