Ruta por Vizcaya: ¿Qué ver en Lekeitio?

Lekeitio

Situada en un extremo del golfo de Vizcaya, Lekeitio es una colorida villa marinera con una singular orografía ya que posee una playa mágica que cambia con las mareas, dejando al descubierto una senda de arena que nos lleva hasta la isla de San Nicolás.

¿Cómo llegar a Lekeitio?

  • En coche

Desde Bilbao tomaremos la autopista A-8 dirección Donostia-San Sebastián hasta la salida 18 (Amorebieta-Etxano). Una vez allí, tomamos la carretera BI-635, dirección Gernika-Lumo. Y una vez en esta localidad, tomaremos la BI-638 hacia Lekeitio.

  • En transporte público

Desde Bilbao tenemos los autobuses A3512, A3513 y A3523 que terminan en Lekeitio.

¿Qué ver en Lekeitio?

Un poco de historia

El origen de Lekeitio fue un pequeño enclave pesquero en la orilla izquierda de la ría del Lea, en un entorno dominado por la isla de San Nicolás.

En 1325, María Díaz Haro le otorgó carta puebla fundacional, que fue ratificado por Alfonso XI de Castilla en 1334 con la intención de hacer la villa un importante centro pesquero. Su puerto pronto se reveló como un importante núcleo de transporte marítimo y pesquero. Además, algunos de sus barcos recibieron patente de corso para ejercer la piratería.

La pesca estaba controlada por la Cofradía de Pescadores de San Pedro, que ostentaba la capacidad de nombrar un alcalde junto a otro elegido por el pueblo. La pesca de ballena fue la actividad esencial de la flota, primero en aguas cantábricas y más tarde hasta Groenlandia o Canadá. La caza de ballena aportó fama y riqueza a Lekeitio. Sin embargo, durante el siglo XIX esta actividad entró en crisis. La flota pesquera pasó dedicarse a la pesca de bajura. Floreciendo una nueva industria conservera y de salazón que mantuvo la grandeza del puerto. La prosperidad de esta industria pesquera atrajo cierta riqueza a la población. Así, comenzaron a proliferar los astilleros y una industria importante de construcción y reparación de barcos hasta bien entrado el siglo XIX.

Ante el descenso de la actividad pesquera, la población se orientó al turismo. Desde el siglo XIX acudieron a la villa veraneantes atraídos por la belleza de su paisaje, fama que se consolidó después de que se estableciera en la localidad durante unos años la antigua emperatriz Zita de Habsburgo. También Diego Rivera, el muralista mexicano casado con Frida Kahlo, vivió una temporada en la villa en la que pintó varios cuadros.

Basílica de Santa María de la Asunción

Una vez en la parada de autobús bajamos en dirección al puerto. Lo primero que veremos es la Basílica de Santa María de la Asunción (siglos XV-XVI), un enorme templo gótico tardío de tres naves con bóvedas de crucería, ábside poligonal, girola y capillas. Al exterior llama la atención su estructura de contrafuertes, arbotantes y pináculos. Y en el interior destaca el retablo mayor flamenco de principios del siglo XVI, donde se representa la vida de la Virgen y la Pasión de Cristo.

Basílica de Santa María de la Asunción - Lekeitio
Basílica de Santa María de la Asunción – Lekeitio

Ayuntamiento

Enfrente tenemos el Ayuntamiento (siglo XVIII), fue construido en 1525, aunque después fue arrasado debido a un terrible incendio por lo que el actual es de 1721. Resulta un perfecto ejemplo de casa consistorial barroca de piedra caliza con cuatro arcos semicirculares y unos hermosos escudos tallados.

Ayuntamiento - Lekeitio
Ayuntamiento – Lekeitio

El Puerto

Llegamos al puerto de Lekeitio es uno de los rincones más bonitos y representativos de la villa. Rodeado de barcos y de estrechas casas multicolor forma la típica estampa marinera.

Además aquí encontrarás un gran número de bares y restaurantes con terraza para disfrutar de la gastronomía local. Os recomendamos caminar hasta el espigón del rompeolas, donde encontraremos las mejores vistas del puerto de Lekeitio.

Puerto - Lekeitio
Puerto – Lekeitio
Puerto - Lekeitio
Puerto – Lekeitio

Playas de Lekeitio

A un lado del puerto en la desemboca el río Lea, encontramos dos playas: la de Isuntza de arena fina y muy protegida por la bahía y la de Karraspio (pertenece a la localidad de Mendetxa), que sólo se deja ver con la bajamar.

Isuntza - Lekeitio
Isuntza – Lekeitio
Isuntza en bajamar - Lekeitio
Isuntza en bajamar – Lekeitio

Justo enfrente se encuentra la Isla Garraitz, más conocida con el nombre de San Nicolás (en euskera, Garraitz Uhartea), una pequeña isla parcialmente unida a la costa por un malecón construido para evitar que los sedimentos de la ría entren en el puerto, y que sólo emerge en bajamar. Según cuenta la leyenda, durante la Edad Media la isla de San Nicolás fue utilizada como lugar de retiro de los leprosos, para mantenerlos alejados y evitar contagios, y también estuvo habitada por monjes franciscanos.

Desemboca el río Lea - Lekeitio
Desemboca el río Lea – Lekeitio

Para llegar hasta la isla, es imprescindible consultar el horario de las mareas (en la oficina de turismo te lo facilitan). No hay que ir por el dique de piedra, sino desde la playa de Karraspio cuando esté la marea baja, ya que dicho malecón resbala y puede ser peligroso.

Karraspio - Lekeitio
Karraspio – Lekeitio

El Casco viejo de Lekeitio

Justo detrás del puerto se encuentra el casco viejo de Lekeitio (conocido como el barrio de los pescadores), siendo su arteria principal la calle Arranegi, donde comparten espacio un buen número de palacios blasonados con modestas casas de pescadores.

Al final de la calle Arranegi, se encuentra la Plaza Arranegiko Zabala, donde tradicionalmente se vendía el pescado (aún en día se sigue haciendo). En esta plaza podemos ver un bello ejemplo de una mansión barroca, conocida como “Upa-Etxea“. Su fachada principal muestra un gran escudo de la familia Abaroa-Uribe, fechado en 1604. También hay una pequeña fuente pública.

Plaza Arranegiko Zabala - Lekeitio
Plaza Arranegiko Zabala – Lekeitio

En todo el casco antiguo y dispersas entre las típicas viviendas marineras, hay elegantes casonas de la antigua aristocracia vasca. Entre ellas destaca el Palacio Uriarte (siglo XVI-XVIII), de estilo barroco y envuelve una antigua casa-torre de finales de la Edad Media. Además, el Palacio Oxangoiti (siglo XVII), también barroco con una bella fachada y convertido hoy en un hotel, y la Casa-palacio de Uribarría.

Faro de Santa Catalina

Desde el puerto siguiendo la costa dando un paseo de una media hora (está a una distancia de 1,5 km), aunque también podemos ir en coche y aparcar en la entrada, llegamos hasta Faro de Santa Catalina, sede del Centro de Interpretación de la Tecnología de la Navegación, y el primer faro visitable de Euskadi. Aquí conocerás las técnicas de navegación y subirás a una txalupa virtual que navega por la costa.

Paseo al faro - Lekeitio
Paseo al faro – Lekeitio
Faro de Santa Catalina - Lekeitio
Faro de Santa Catalina – Lekeitio

Aunque no entres en el faro, hay una cafetería donde podrás tomar algo y disfrutar del atardecer.

Más información

  • Horario: Sábados de 11:30 a 13:00 y de 16:30 a 18:00. Domingos por la mañana.
  • Precio: 6 € los adultos y 4,5 € niños y jubilados.

Antes del faro encontramos la Capilla Santa Catalina, el edificio de estilo gótico actual se remonta a alrededor de 1500.

Capilla Santa Catalina - Lekeitio
Capilla Santa Catalina – Lekeitio

Más información

Turismo Lekeitio: http://www.lekeitio.org

Dónde comer

La principal zona de bares se encuentra en el muelle de Txatxo continuando por las calles Arranegi y Pascual Abaroa. Como restaurantes podemos recomendar el restaurante Egaña (Antiguako Ama Kalea, 2) y el Goitiko Jatetxea (Arranegi Kalea, 6), ambos con gran tradición familiar en comida típica vasca. En el puerto también es conocido el asador Prim Erretegia, donde podrás degustar un sabroso pescado y productos de temporada, así como de una amplia variedad de pintxos.

Dónde dormir

Si quieres disfrutar de todo el encanto de esta villa marinera, aquí tiene los mejores alojamientos de Lekeitio:

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*