Ruta por la Región de Murcia: ¿Qué ver en Murcia?

Murcia

Hoy nos acercamos a la capital murciana, podríamos decir que es una de las capitales de provincias más desconocidas. Si os pregunto cuál es su monumento más importante a lo mejor no sabéis decírmelo. Pero si este verano vas a disfrutar de las playas murcianas, te recomiendo que le dediques un día para visitar la ciudad, y si puedes el otro para Cartagena.

Sin más dilación, a continuación vamos a recorrer los monumentos más importantes que ver en Murcia.

¿Cómo llegar a Murcia?

  • En coche

Para llegar a Murcia debemos coger desde Madrid la A-30 y desde Valencia o Andalucía por la A-7

  • En transporte público

La estación de tren de El Carmen dispone de servicios de larga y media distancia y forma parte de las líneas C-1 y C-2 de Cercanías Murcia/Alicante. Además de conexión con Madrid, Albacete, Valencia y Barcelona.

En bus, tenemos la línea de autobús que lleva ALSA y que conecta Madrid con La Manga con parada en la capital.

¿Qué ver en Murcia?

Un poco de historia

Entre el 825 y el 831, Abd-al-Rahman II funda la ciudad de Mursiya (que significa la afincada), fortificando la villa con una muralla de 15 metros de altura y 95 torreones (hoy solo quedan una de ella, situada tras el mercado de Verónicas, a la derecha del Palacio de Almudí). También extendieron los regadíos de origen romano por el Segura, desplazando así a Orihuela como capital política y económica de la Cora de Tudmir.

Después de la Batalla de la Navas de Tolosa (1212) y conquistada Albacete, temieron ser los siguientes, además tenían la presión del emir de Granada, que trataba de expandirse hacia el este de Murcia. Debido a la debilidad de los Omeyas, en 1228 Aben Hud se subleva y conquista Murcia, pero sería asesinado una década después.

Finalmente el Tratado de Alcaraz (1243) convertiría el reino de Murcia en un protectorado del rey castellano Alfonso X. Poco más tarde, hubo una sublevación mora, en la que intervino el rey Jaime I de Aragón, que acabaría sofocando la rebelión y entregándola de nuevo a su yerno, el rey de Castilla. Alfonso X el Sabio querría tanto a esta villa que ordenó que su corazón fuera sepultado en la capilla mayor de la Catedral de Murcia.

Pasaron los siglos, hasta el siglo XVIII, cuando se produjo un extraordinario desarrollo agrícola que recuperaría el negocio de la seda. Culminando en 1770 con la inauguración de la Real Fábrica de Hilar Sedas a la Piamontesa. Esta riqueza económica permitiría el desarrollo de las artes y el urbanismo de la ciudad, siguiendo el estilo barroco.

Durante la Guerra de la Independencia la ciudad se opuso desde el principio a los franceses. En 1810 la población fue saqueada y, dos años después, se volvería a ocupar. En 1833 fue declarada capital de la recién creada provincia de Murcia. Y unos años después, en 1873, se unió a los intentos secesionistas del Cantón Murciano que serían reprimidos poco después.

Puente Viejo

Empezamos por el río Segura, donde es atravesado por varios puentes, entre los que destaca el Puente Viejo o de Piedra, el más antiguo de la ciudad. Del año 1742, sustituyó a un antiguo puente de madera que se llevó una crecida, el cual era conocido como el “Puente de los Peligros” por el riesgo que suponía cruzarlo.

Frente al puente, en la orilla del barrio del Carmen, podemos ver una hornacina donde se conserva la imagen de la Virgen de los Peligros, cuya protección pedían quienes cruzaban el río.

Puente Viejo - Murcia
Puente Viejo – Murcia

Plaza del Cardenal Belluga

Seguimos hasta la plaza del Cardenal Belluga, rodeado de un magnífico conjunto arquitectónico formado por la catedral, el palacio episcopal y el ayuntamiento.

El Palacio Episcopal (1748-1768) cuenta con un patio churrigueresco. El edificio mira a la plaza mientras la fachada principal, rococó, se asoma a la glorieta de España. Esta última es conocida por su forma como “El Martillo” y servía de mirador para el abad. Dichas características lo han convertido en uno de los sitios más populares que ver en Murcia.

Palacio Episcopal - Murcia
Palacio Episcopal – Murcia
Palacio Episcopal - Murcia
Palacio Episcopal – Murcia

También en la plaza se halla el moderno Edificio Moneo (1998). Es una ampliación del Ayuntamiento que cuenta con admiradores y detractores que consideran que la plaza barroca no es el mejor entorno para la ubicación de este inmueble. Junto al moderno edificio se encuentra la Casa Consistorial de la ciudad, de fachada clásica. Este espacio arquitectónico es uno de los más visitados en la ciudad de Murcia.

Casa Consistorial - Murcia
Casa Consistorial – Murcia
Plaza del Ayuntamiento - Murcia
Plaza del Ayuntamiento – Murcia

Catedral de Santa María

El edificio de la plaza del Cardenal Belluga que más destaca es la Catedral de Santa María. Tras la conquista de Jaime I de Aragón, la antigua aljama mayor se trasformó en sede episcopal cristiana, cuya estructura se mantuvo más o menos intacta hasta el siglo XIV.

La estructura de la catedral es de tres naves con un ábside de siete lados y un crucero poco pronunciado. Su Campanario, dotado de 27 campanas, es el segundo más alto de España tras La Giralda de Sevilla. Todo el conjunto, es un cúmulo de estilos arquitectónicos del gótico, renacentista y barroco.

Plaza del Cardenal Belluga - Murcia
Plaza del Cardenal Belluga – Murcia

La catedral cuenta con varias puertas de acceso, pero la más impresionante es la ornamentada Fachada Principal (1736-1754), que recuerda a un retablo a dos alturas, y que está orientada hacia la plaza del Cardenal Belluga, en la que se encuentra la Puerta del Perdón.

En el interior destacan el coro con una sillería plateresca, la sacristía, el presbiterio y la Capilla de los Vélez. El Presbiterio alberga la urna con el corazón y las entrañas de rey Alfonso X el Sabio.

Catedral de Murcia
Catedral de Murcia

En cuanto a la Capilla de los Vélez (1507), es una joya del arte gótico y la más importante de las capillas de la Catedral de Murcia. Junto a ella, la Capilla del Junterón (1525), son el mejor ejemplo del renacimiento murciano.

Catedral de Murcia
Catedral de Murcia

Las calles de la Trapería y Platería

Frente a la Puerta de las Cadenas, aparece la calle peatonal de Trapería, una de las calles más emblemáticas que ver en Murcia. Fue trazada tras la Reconquista sobre el zoco árabe y en ella se pueden ver varios edificios interesantes. Entre ellos, el Casino, de ecléctica fachada y con un interior con diferentes estilos, un patio árabe inspirado en los salones reales de La Alhambra y un patio romano-pompeyano. También contiene una maravillosa biblioteca inglesa con más de 20.000 volúmenes y un salón de baile neobarroco.

Casino - Murcia
Casino – Murcia

Teatro Romea

Seguimos hasta la Plaza Julián Romea donde encontramos el Teatro Romea (mediados del siglo XIX). Un complejo arquitectónico neoclásico, con algunos toques modernistas. Se trata de un referente cultural de la capital con una interesante agenda de actuaciones teatrales y musicales para todos los gustos.

Teatro Romea - Murcia
Teatro Romea – Murcia

Conjunto Monumental San Juan de Dios

En la calle Eulogio Soriano encontramos el Conjunto Monumental San Juan de Dios compuesto por la iglesia y los restos del Alcázar Mayor de Murcia, sepultados en el subsuelo. Se encuentra en el lugar donde Alfonso X El Sabio mandó erigir el primer santuario a la Virgen María, después de recuperar el alcázar musulmán.

Conjunto Monumental San Juan de Dios - Murcia
Conjunto Monumental San Juan de Dios – Murcia
Conjunto Monumental San Juan de Dios - Murcia
Conjunto Monumental San Juan de Dios – Murcia

La Plaza de las Flores

Continuamos hasta la Plaza de las flores, un rincón muy concurrido por los locales donde tomar algo en alguna de sus terrazas. Originalmente esta plaza era conocida como la Plaza de los Carniceros (por la gran cantidad de estos comercios) hasta que en 1894 se abrió la Floristería Fernando aprovechando lo concurrido de la plaza, llenándolo todo de flores.

Plaza de Santo Domingo

Esta plaza fue de gran importancia en el pasado debido a aquí se celebraba un mercado donde se vendían productos de la huerta, además de celebrarse los festivales más típicos.

Presidiendo la plaza encontramos un enorme Ficus plantado en 1893 del que se dice que sus raíces llegan hasta la Plaza Circular, es decir, a más de 500 metros de distancia. Además de varios templos. La Iglesia de Santo Domingo (siglo XVIII) con una capilla decorada con frescos de Mateo Gilarte. La Iglesia Conventual de Santa Ana (1490), donde se vende la mejor repostería de la ciudad. Muy cerca, la Casa Cerdá, de estilo neoclásico, rematada con un templete.

Iglesia de Santo Domingo - Murcia
Iglesia de Santo Domingo – Murcia

Monasterio de Santa Clara La Real

En la Avenida Alfonso X el Sabio encontramos el Monasterio de Santa Clara La Real. Situado sobre los restos de viviendas islámicas de los siglos XII y XIII. Se trata del primer convento de la ciudad, fundado por el propio rey Alfonso X el Sabio.

Monasterio de Santa Clara La Real - Murcia
Monasterio de Santa Clara La Real – Murcia

No lejos del monasterio encontramos el Museo Arqueológico. Dicho espacio muestra en su exposición elementos de arqueología de Murcia desde el Neolítico hasta la Edad Media.

Museo Arqueológico - Murcia
Museo Arqueológico – Murcia

Museo de Salzillo

Y terminamos en uno de los museos más importantes de Murcia, dedicado al escultor murciano Francisco Salzillo. La colección incluye figuras de Belén, artes santuarias y pasos de Semana Santa, los cuales podemos ver en las procesiones murcianas.

Museo de Salzillo - Murcia
Museo de Salzillo – Murcia

Y aquí terminamos nuestra ruta por lo mejor que ver en Murcia, esperamos que lo disfrutes.

Más información

Web turismo: https://turismodemurcia.es

Dónde comer

En nuestra estancia en Murcia, no podemos perder la oportunidad de disfrutar de la huerta murciana y el pescado. Tanto en bares de tapas como en restaurantes, encontraremos platos tan deliciosos como el arroz murciano, la marinera (rosquilla de pan con ensaladilla rusa y una ancho), michirones (un guiso elaborado con habas), el zarangollo (huevos revueltos con calabacín, patata y cebolla) y el pastel de carne.

Para disfrutar de estos manjares los mejores lugares de la ciudad son la zona de la catedral, las colindantes a la plaza de las Flores y de Santa Catalina, y las plazas de Santo Domingo y de Julián Romea.

Dónde dormir

Si queremos disfrutar de la ciudad y conocer todos sus encantos aquí puedes hacer tu reserva:

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*