Ruta por la provincia de Zamora: ¿Qué ver en Alcañices?

Alcañices

La capital de la comarca del Aliste, es conocido por la excelente de su carne de terneras, pero además posee un gran patrimonio e historia, ya que fue aquí donde se firmó el tratado de Alcañices que estableció la separación entre el territorio español y Portugués, siendo una de las fronteras más antiguas y estables de Europa.

¿Cómo llegar a Alcañices?

Desde Zamora debemos tomar la N-122 que nos lleva directamente a Alcañices, muy cerca de la frontera con Portugal.

¿Qué ver en Alcañices?

Antes de recorrer esta localidad merece la pena conocer un poco la historia del Tratado por el que es conocido, y que marca la frontera con Portugal.

El Tratado de Alcañices fue un acuerdo firmado entre Fernando IV de Castilla, representado por su madre la reina María de Molina debido a la minoría de edad de su hijo, y el rey Dionisio I de Portugal y rubricado el 12 de septiembre de 1297.

En 1296, la reina María de Molina había amenazado al rey Dionisio I con romper los acuerdos entre ambos reinos, si persistían sus ataques a Castilla y su apoyo al infante Juan de Castilla, que se había proclamado rey de León. Ante tales amenazas, Dionisio aceptó retirarse de Castilla, y firmaron un tratado en el que quedaron fijadas, las fronteras con Portugal, el cual recibía una serie de plazas entre ellas la de Olivenza.

Conocida como La Raya, ha sido muy respetada desde entonces y ha sido vital para la zona. Aunque se han generado algunos conflictos fronterizos que siguen vivos todavía, como el de Olivenza, que pasó de pertenecer a Portugal tras el Tratado de Alcañices a regresar a España en el XIX.

Una vez llegamos a la localidad, es curioso ver que la carretera que nos lleva a Portugal, por la que pasa cientos de camiones, cruza por mitad de la localidad. Hasta el punto que pasa por su Plaza Mayor.

Plaza Mayor
Plaza Mayor

A un lado de la carretera encontramos las antiguas escuelas de Alcañices, un edificio de estilo modernista construido a principios del siglo XX y que hace no mucho albergó un taller de indumentaria tradicional.

Antiguas escuelas
Antiguas escuelas

 

Justo enfrente tenemos la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es la principal de la localidad. En la antigüedad le acompañaban ermitas, una de ellas templaria y de la que queda alguna ruina. El templo conserva de la estructura original, la portada y parte de los muros. El resto son añadidos posteriores de estilo barroco.

Iglesia de Alcañices
Iglesia de Alcañices

Tras cruzar la plaza Mayor donde se encuentra el Ayuntamiento llegamos a la Torre del Reloj. La Torre del Reloj es en realidad uno de los cuatro cubos que se conservan de la antigua muralla que cercaba la villa, y que fue destruida a mediados del siglo XIX. Los otros tres que aún quedan en pie son el “de la villa”, el “del trincherón” y el “del Tío Cañona”.

Torre del reloj
Torre del reloj

El otro monumento que no debemos olvidar es el Convento, un monasterio franciscano que el Marqués de Alcañices mandó edificar a mediados del siglo XVI y en cuyo interior se encuentra la imagen de Nuestra Señora de la Salud, patrona de la comarca de Aliste. El templo, además ha sido recientemente declarado Santuario Mariano Diocesano, y en él se celebra una romería el día de 3 julio.

Otros edificios de interés son el antiguo palacio de los marqueses de Alcañices, hoy convertida en residencia de ancianos.

Estamos en Aliste, así que hay que hablar de gastronomía. Muy cerca de Alcañices se encuentran Rabanales(a 8km) y San Vitero (a 9 km), dos localidades muy populares por sus restaurantes y sus carnes, y dos grandes exponentes de la Ternera de Aliste. Además ambas poblaciones exhiben en sus calles un rico patrimonio arqueológico.

Escultura zoomorfa
Escultura zoomorfa

En el caso de San Vitero podemos ver frente al Ayuntamiento, una escultura zoomorfa así como un miliario romano. Mientras que en Rabanales las piezas que encontramos en sus calles son fragmentos de columna procedentes del Castrico (poblamiento de época romana situado junto al pueblo). Pero el elemento más popular de Rabanales son los falos pétreos que hay junto a su iglesia parroquial, donde también podemos ver, incrustadas en la pared, varias estelas funerarias de época romana.

Más información

Web de Alcañices: https://aytoalcanices.org

Dónde comer

Los más recomendables son:

  • Casa Alfonso (Calle Ericas, 5, San Vitero): buen relación calidad-precio, trato muy bueno. Ideal para probar la carne de la zona.
  • Matellán Hermanos (Calle La Feria, Rabanales): otra alternativa igual de bueno.

Donde dormir

Nosotros nos alojamos en San Vitero, en el Hostal Rural Los Perales. El alojamiento estaba encima del bar del pueblo, las habitaciones eran amplias y el pueblo muy tranquilo. Este y otros alojamientos lo podéis reservar aquí:

También te puede interesar…

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*