Ruta por Navarra: ¿Qué ver en Estella?

Estella

A mitad de camino entre Pamplona y Logroño, en una zona de transición entre la Montaña y la Ribera, se encuentra Estella-Lizarra, ciudad monumental nacida por el trasiego de peregrinos del Camino de Santiago.

¿Cómo llegar a Estella?

– En coche

La más importante conexión con Estella es la Autovía del Camino (A-12), que conecta Pamplona con Logroño. Si no disponemos de coche, podemos alquilar uno en cualquier capital española. En Rentalcars podemos comparar los precios entre las diferentes empresas de alquiler de coche y alquilar el más económico para el viaje.

– En transporte público

Podemos llegar en autobús desde Pamplona, Logroño, San Sebastián y Zaragoza.

¿Qué ver en Estella?

Su nombre en vasco, Lizarra (tierra de fresnos), indica la antigua abundancia de esta especie arbórea en los márgenes del río Ega. Su nombre castellano Estella (derivado del latín Stella) se debe a fundarse para que fuera un punto significativo del camino de Santiago; la estrella de ocho puntas de sus primeros edificios y de su escudo ha permanecido como emblema de la ciudad.

Plaza de San Martín
Plaza de San Martín

Empezamos nuestro recorrido por una de sus plazas más bonitas, la Plaza de San Martín, presidida por la fuente de los chorros (siglo XVI). Junto a a la gran escalinata que sube a la Iglesia de San Pedro de la Rúa, se encuentra el Antiguo Ayuntamiento (siglo XVI), levantado sobre una capilla franca.

La contigua Iglesia de San Pedro de la Rúa es un edificio de tres naves góticas que pertenece al románico tardío del siglo XII. La torre rectangular con saeteras le proporciona apariencia de iglesia-fortaleza. En el interior hay pinturas murales y capillas de épocas posteriores como la Capilla de San Andrés (1596) cubierta por cúpula de yeserías barrocas. Desde una de las naves se accede al exterior hacia el claustro, del que se conservan las galerías norte y oeste con motivos vegetales y cuatro columnas entrelazadas en la arquería central (motivo repetido en Burgo de Osma y Santo Domingo de Silos). El resto se perdieron en 1572 con la demolición del castillo situado encima.

Iglesia de San Pedro de la Rúa
Iglesia de San Pedro de la Rúa

Cerramos la plaza con el Palacio de los Reyes de Navarra (finales del siglo XII), único ejemplo de románico civil en Navarra. En el lado izquierdo de su fachada se encuentra el famoso capitel que narra la lucha entre Roldán y Ferragut. En el extremo sur de esta calle está la Puerta de Castilla, la única que pervive del recinto amurallado. El Palacio alberga el Museo Gustavo de Maeztu dedicado a este pintor de la Generación del 98. Y en la puerta contigua la Oficina de Turismo.

Palacio de los Reyes de Navarra
Palacio de los Reyes de Navarra

Seguimos por la rúa de las Tiendas llamada así por los viejos arcos góticos que daban entrada a tiendas y hospederías jacobeas. Aquí encontramos la Casa de Cultura Fray Diego, un palacio plateresco del siglo XVI con un hermoso patio. Más adelante el Palacio del Gobernador sede del Museo del Carlismo que custodia las colecciones cedidas por el Partido Carlista.

Museo del Carlismo
Museo del Carlismo

A continuación encontramos el puente de la Cárcel o San Agustín, puente de un solo arco que cruza el río mediante una gran pendiente, muy del estilo del archiconocido Puente de Santiago Apóstol de Cangas de Onís.

Puente de la Cárcel
Puente de la Cárcel

Sin cruzar el puente seguimos por la calle cuchilleros hasta la Iglesia del Santo Sepulcro, románica del siglo XIII. La portada de doce arquivoltas sobre la calle de los peregrinos es del siglo XIV y está decorada con estatuas de los apóstoles y una figura de Santiago Peregrino. La calle Curtidores nos lleva hasta el Convento gótico de Santo Domingo (1259), foco de actividad académica y cultural. Próxima a él se encuentra la Iglesia de Santa María Jus del Castillo (1145) y edificada sobre una antigua sinagoga. Después de estar muchos años cerrado se ha adaptado para albergar la exposición Navarra Románica.

Iglesia del Santo Sepulcro
Iglesia del Santo Sepulcro

La iglesia alude al Castillo de Zalatambor (solo quedan las ruinas), situado en lo alto de la montana que hay enfrente. Desde aquí sale la ruta que asciende campo a través hasta arriba. La ruta es sencilla, un poco dejada ya que la hierba está alta, pero merece la pena por la vistas. Desde lo alto podemos ver toda la ciudad, además por uno de los desvíos podemos ver el claustro de la Iglesia de San Pedro de la Rúa desde arriba.

Mirador del Castillo
Mirador del Castillo

Retrocedemos hasta cruzar el Puente de la Cárcel que nos lleva hasta la de Iglesia de San Miguel (siglos XII-XIV). Lo más llamativo es la portada norte, con un conjunto escultórico románico de influencia cluniacense. El interior del templo de tres naves de cuatro tramos va del románico final al gótico florido. El retablo de Santa Elena está integrado por 13 tablas de pinturas góticas.

Iglesia de San Miguel
Iglesia de San Miguel

Por la calle Julio Ruiz de Alda, se levantan el renacentista Palacio de los Eguía (siglo XVI) donde vivió Miguel de Eguía y de Jasso, que instaló en Estella la primera imprenta, y que hoy alberga la biblioteca municipal. Además encontramos la Mansión Señorial de los Ruiz de Alda (siglo XVII), que da nombre a la calle.

Seguimos por la calle Mayor para acercarnos a la Plaza de los Fueros, rodeada de hermosos edificios, dos de ellos palacios del siglo XVIII y la Iglesia de San Juan Bautista de fachada neoclásica sobre primitiva construcción del siglo XIII.

Iglesia de San Juan Bautista
Iglesia de San Juan Bautista

El último de los templos interesantes se encuentra en el otro extremo de la ciudad, la llamada Basílica de Nuestra Señora del Puy, consagrada a la patrona de la ciudad. La Basílica actual es una construcción de 1951 que conserva el antiguo pórtico. Custodia la imagen de la Virgen de Puy bajo un palio con forma de estrella de 8 puntas y el sable empleado por Carlos VII en la Primera Guerra Carlista.

Basílica Nuestra Sra de Puy
Basílica Nuestra Sra de Puy

Más información

Web de turismo: http://www.estellaturismo.com/

Dónde comer

Los más recomendables:

  • Casanellas taller Gastronómico (Calle Espoz y Mina 3): restaurante pequeño y tranquilo, con un trato familiar inmejorable. La carta no es muy extensa, aun así todos los platos estaban buenísimos.
  • La Cepa (Plaza Fueros 15): excelente restaurante en pleno centro de la ciudad, se recomienda reservar pues no es muy grande y suele estar lleno.

Dónde dormir

Estella es una ciudad preciosa que bien merece la pena pasar unos días para descubrirla. Si buscas alojamiento aquí puede hacer tu reserva.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*