Ruta por la provincia de Ávila: ¿Qué ver en Madrigal de las Altas Torres?

Madrigal de las Altas Torres

Al norte de la provincia de Ávila, se levanta la villa de Madrigal de las Altas Torres. La población es conocida históricamente por ser el lugar donde nació Isabel La Católica, aunque aquí también falleció Fray Luis de León y se convocaron Cortes dos veces.

Cómo llegar a Madrigal

En coche. Desde Madrid, por la A-6 hasta Arévalo y luego cogiendo la CL-605 llegaremos a Madrigal en menos de 2 horas.

En bus. La empresa Avanzabus tiene una línea que conecta Madrid con Salamanca con parada en Madrigal.

Ruta por Madrigal

El autobús nos deja en la carretera a la altura del hostal-restaurante Casa Lucio. Ya desde aquí vemos uno de los principales monumentos de Madrigal, sus murallas medievales (siglos XIII-XIV) de estilo mudéjar. Una de las pocas que se conservan en todo el país.

Muralla de Madrigal

Muralla de Madrigal

El recinto original, tenía forma de óvalo irregular y alcanzaba los 2.300 metros de perímetro, datos que lo equiparaban a las famosas murallas de Ávila. Además sus muros de tierra, piedra y el ladrillo, estaban reforzados mediante barbacanas y fosos.

En la actualidad se conservan 23 de los 60-80 torreones originales, varios lienzos y cuatro puertas: las de Arévalo, Medina, Peñaranda y Cantalapiedra. Esta última la más importante con un arco apuntado flanqueado por dos torreones de diferente altura, el mayor de forma pentagonal y el menor cuadrado.

Dando un paseo para recorrer la muralla, a extramuros pudimos ver los restos del Convento Agustino de Madrigal. Más de 50.000 m2 ocupaba el convento, que fue Casa Capitular de la Provincia Agustina de Castilla, y que albergó cátedras de Filosofía, Cánones, Humanidades, Teología y Leyes, lo que explica la presencia de Fray Luis de León; cuya muerte le sorprendió entre sus muros a los 64 años, recién nombrado Vicario General de la Orden.

Convento agustino de Madrigal

Convento agustino de Madrigal

Sus enormes dimensiones y aspecto, se debe al arquitecto Nicolás de Vergara, persona muy ligada a Juan de Herrera, por lo que fue llamado “el Escorial de Castilla”.

Siguiendo la muralla llegamos a la puerta de Peñaranda, otra de los accesos a la villa que travesaba la muralla. En el interior se encuentra la principal plaza de la localidad, la plaza del Cristo. Aun lado tenemos el Real Hospital de la Purísima Concepción (siglo XV), fue construido a instancias de Doña María de Aragón, la primera esposa del rey Juan II, como hospital para albergar pobres y enfermos desamparados. Hoy alberga la oficina de turismo, el museo vasco de Quiroga y el centro de interpretación de la naturaleza. Además en la capilla tenemos una imagen del Santísimo Cristo de las Injurias sobre un retablo churrigueresco.

Real Hospital de la Purísima Concepción

Real Hospital de la Purísima Concepción

En el otro extremo de la plaza tenemos el Palacio de Juan II, actual convento de Nuestra Señora de Gracia. El palacio fue elegido por Juan II de Castilla y su primera mujer, María de Aragón, como residencia. Por lo que fue acondicionado para albergar la Corte, que se estableció ahí desde el año 1424 hasta el 1497, año en el que Isabel la Católica la trasladó. El palacio fue residencia real hasta que el emperador Carlos I lo donó a las madres agustinas, que ocupaban entonces el convento de Extramuros de Madrigal,

Palacio de Juan II

Palacio de Juan II

Pero si por algo es conocido el palacio es porque aquí nació la reina Isabel I de Castilla en la alcoba real, una modesta habitación de pequeñas dimensiones. Más tarde regresaría a Madrigal para celebrar Cortes por primera vez tras su autoproclamación como reina. Desde aquí se creó la Santa Hermandad, un colectivo armado para asegurar el cumplimiento de la ley y perseguir la delincuencia en poblados y caminos, siendo uno de los primeros cuerpos policiales de Europa, precursor de los que sería la Guardia Civil.

En la misma oficina de turismo podemos concertar la visita guiada a la Bodega de los Frailes. Esta bodega histórica, fue obra de los frailes del convento de San Agustín, ya que las bodegas del convento se quedaban pequeñas para albergar toda la producción del vino. Así que deciden construir una nueva en la parte más alta del pueblo, donde la peña es más resistente y exenta de humedades. La bodega recientemente ha sido restaurada por lo que es una visita muy recomendable, además se espera que empiece las obras para su conversión en museo del vino.

Bodega de los Frailes

Terminada la visita a la bodega, nos dirigimos a la plaza de San Nicolás. Aquí se encuentra la iglesia de San Nicolás de Bari, que luce la torre más elevada de toda la provincia, con 75 metros de altitud. En su interior destaca la pila bautismal, donde fue bautizada Isabel La Católica.

Iglesia San Nicolás de Bari

Iglesia San Nicolás de Bari

Junto a ella, tenemos la iglesia Santa María del Castillo, que según cuenta la tradición se levanta sobre los cimientos de una antigua fortaleza. Actualmente se encuentra en obras, así que solo podremos ver el exterior.

Igelsia de Santa María del Castillo

Igelsia de Santa María del Castillo

Terminamos la visita en la calle de El Oro, donde se encuentra el “Arco de piedra”. Portada de lo que fue la casa de Nicolás de Soto, uno de los médicos personales de Isabel la Católica.

Arco de piedra

Arco de piedra

Más información

Web de Madrigal de las Altas Torres: http://www.madrigaldelasaltastorres.es/turismo/

Dónde comer

Para comer lo más recomendable es Casa Lucio (Ctra. Peñaranda, 20), es el único restaurante donde comer asados. Las raciones también están bien si queréis algo rápido.

También estuvimos en el Bar San Nicolás (Plaza San Nicolás), el menú es de 18€ pero la comida es tirando a mala. Las patatas fritas de las congeladas, y pedimos secreto y nos pusieron churrasco (sin indicar el cambio, pensarían que no sabemos distinguir el secreto del churrasco). Y mi plato de chorizo, huevos y lomo, bañado en grasa del chorizo y el lomo tenía mal aspecto y sabía mal (probablemente caducado desde hace tiempo). Así que evitar comer aquí.

Dónde dormir

Son pocas las opciones que tenemos para dormir en Madrigal, pese a ser la cuna de Isabel La Católica, no goza de un enorme interés turístico. Por lo que eso se ve en la cantidad de alojamientos y restaurantes de la zona. Aun así, podemos alojarnos en la villa, a sabiendas de que vamos a disfrutar de un fin de semana de paz y tranquilidad. Aquí tiene los alojamiento que podemos encontrar en la zona.

También te puede interesar…

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

Deja un comentario