50 cosas que hacer en Zaragoza antes de morir

Zaragoza

Si hablo de Zaragoza enseguida nos viene a la cabeza la estampa de la Basílica junto al río Ebro, pero además de este magnífico templo, ¿qué más cosas hay que ver en Zaragoza?

La primera vez que estuvimos en Zaragoza, nos hicimos esta pregunta, teníamos claro que habría algo más pero ¿el qué? Sin ningún tipo de información decidimos llegar a Zaragoza y descubrirla por nosotros mismos, a medida que nos acercábamos al centro nos encontrábamos con la primera de las sorpresas que nos iba a deparar este viaje, un enorme castillo en medio de la ciudad, acabábamos de conocer el Palacio de la Aljafería, y sabíamos que ésta no sería la única sorpresa de nuestro viaje. ¿Te adentras a descubrir con nosotros los 50 lugares que no deber perderte de Zaragoza?

1. Comprar una Cinta de la Medida de la Virgen del Pilar. Este talismán o fetiche que compran todos los turistas que vienen la ciudad se puede adquirir en la sacristía de la Catedral-Basílica del Pilar. La cinta consiste en un trozo de seda de 40 x 2,5 cm equivalente a la altura de la Virgen. Según dice la tradición, deberemos de regalárselo a alguien para que le de suerte, ya que es un símbolo de protección.

Cinta de la Medida de la Virgen del Pilar - Zaragoza
Cinta de la Medida de la Virgen del Pilar – Zaragoza

2. Hacerte una foto junto a los leones del Puente de Piedra. A la entrada del viejo puente de piedra había 4 leones hasta principios del siglo XX, que fueron retirados para ensanchar la calzada en 1917. Una copla popular así lo recuerda: “El viejo puente de piedra, cuatro leones tenía; si reviviera el tío Jorge de pena se moriría“. En la reforma de 1991 se intentó recuperar el aspecto original del puente, añadiendo en el lugar donde antaño estuvieron los leones de piedra en reposo, unos magníficos leones de bronce en posición de alerta obra del escultor Francisco Rallo.

Leones del puente de piedra - Zaragoza
Leones del puente de piedra – Zaragoza

3. Pensar como una Basílica tan grande puede tener una Virgen tan pequeña. La talla en madera de la Virgen solo mide 39 cm y descansado sobre una columna de jaspe de 1,70 metros de altura. Algo insignificante si lo comparamos con su templo de tres naves, con unas dimensiones de 127 metros de largo por 65,5 de ancho.

La Virgen del Pilar - Zaragoza
La Virgen del Pilar – Zaragoza

4. Ir a tomar en la calle del Tubo, la tapa estrella de El Champi. En mitad de la calle del Tubo (calle de vinos en Zaragoza), en un emplazamiento perfecto para un bar histórico en Zaragoza, encontramos El Champi. Su torre de champiñones coronados con una gamba, todo ello sobre pan, y su cerveza artesana es su seña de identidad.

La tapa estrella de El Champi - Zaragoza
La tapa estrella de El Champi – Zaragoza

5. Pasar por debajo del Arco del Deán y pedir un deseo. Cuenta la leyenda, que aquel Deán no quería tener contacto alguno con la población y que por eso quiso unir los dos edificios en los que hacía su vida diaria. Ante el rechazo para la realización de su obra por parte de la ciudad, el Deán, se encomendó a Lucifer para conseguirlo. A cambio de lograrlo, el demonio, se quedaría con el alma de todo aquél que pasase por debajo de su arco para la eternidad. Uno de los bellos rincones que tienes que ver en Zaragoza.

Arco del Deán - Zaragoza
Arco del Deán – Zaragoza

6. Comerte de una sentada un adoquín del Pilar. Los adoquines del Pilar son una de esas curiosidades gastronómicas imposibles de pasar por alto si visitas Zaragoza. Sobre su origen corre alguna leyenda, como que fue elaborado en tiempos del rey Jaime I y su gran tamaño responde a la grandeza necesaria para ser un regalo real. Pero lo cierto es que su aparición responde a la inventiva del empresario Manuel Caro. Caro creó la versión actual del adoquín del Pilar en 1928. Estamos hablando de un adoquín de caramelo cuyo peso original era de 500 gramos. Los sabores tradicionales son naranja, fresa, limón y anís y es identificable por su tamaño, el envoltorio en el que aparece una imagen de la Virgen del Pilar, y por los extremos imitando la tela del típico cachirulo maño.

Adoquín del Pilar - Zaragoza
Adoquín del Pilar – Zaragoza

7. Recorrer cada uno de los rincones del Palacio de la Aljafería. Fue residencia de recreo de los reyes musulmanes y refleja el esplendor alcanzado por el Reino de Taifa. Ha sido recinto fortificado, residencia real aragonesa, sede y cárcel de la Inquisición, Palacio de los Reyes Católicos, cuartel y, desde 1987, sede de las Cortes de Aragón. No te voy a contar más detalles de lo que te espera dentro, pero recuerda los domingo es gratis.

Palacio Aljafería - Zaragoza
Palacio Aljafería – Zaragoza
Palacio Aljafería - Zaragoza
Palacio Aljafería – Zaragoza

Más información

  • Horario: todo los días de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:30 (de 16:30 a 20:00 de abril a octubre).
  • Precio: General (Adultos) 5 €, Reducida (Jubilados y Estudiantes) 1 €, Grupos (+20 personas) 4 €. Gratuito los domingos.
  • Web: https://www.zaragoza.es/ciudad/turismo/

8. Ir a un concierto en la Lata de Bombillas. Una de las míticas salas de la ciudad, referente del pop underground y el indie en Zaragoza. Empezaron en un pequeño local en la calle Espoz y Mina y hoy disponen de un nuevo local en la misma calle en el número 19. Si quieres disfrutar de la noche zaragozana con conciertos en directo este es tu sitio.

Uno de los mejores grupos zaragozanos de música rock tienen su calles en la ciudad, ¿a ver si la encuentras?

9. Encontrar los restos de los bombardeos de la Guerra Civil en los muros de la Catedral-Basílica del Pilar. En agosto de 1936 durante la Guerra Civil, un avión republicano bombardeó la Basílica. Fueron cuatro bombas, una cayó al Ebro, otra a la Plaza del Pilar y dos en el interior del templo. Por suerte, ninguna de ellas llegó a estallar ni a causar daños considerables.

Restos de los bombardeo de la Guerra Civil - Zaragoza
Restos de los bombardeo de la Guerra Civil – Zaragoza

10. Sorprenderte con el César Augusto gigante que preside la Puerta Cinegia Gastronómica. Una estatua del emperador César Augusto (fundador de la ciudad) de 10 metros de altura y casi mil kilos de peso preside la Puerta Cinegia Gastronómica, el mayor espacio gastronómico ubicado en la plaza de España de Zaragoza.

Cesar gigante de la Puerta Cinegia Gastronómica - Zaragoza
Cesar gigante de la Puerta Cinegia Gastronómica – Zaragoza

11. Comer un Campero en El Timple (Calle de Eduardo Dato, 25). El Timple es el restaurante de comida rápida  icónico de Zaragoza, con tres establecimientos estratégicos en las zonas de marcha de la ciudad. Ha alimentado a todo fiestero al borde del fallecimiento. Los más puristas se decantan por un campero, un bocadillo de pan de hamburguesa que se tuesta en una especie de gofrera y relleno de jamón york, tomate, lechuga y mahonesa. No obstante, los expertos os dirán que lo mejor son sus hamburguesas.

12. Hacer una ruta gastronómica en la Puerta Cinegia Gastronómica (Calle del Coso, 35). En el centro de Zaragoza encontramos el Mercado Gastronómico de Puerta Cinegia, un referente en la ciudad por su oferta gastronómica original. Un total de 20 puestos, con gran variedad de especialidades para todos los gustos y paladares.

Puerta Cinegia Gastronómica - Zaragoza
Puerta Cinegia Gastronómica – Zaragoza

13. Hacer un Picnic un domingo en el Parque del Agua. El parque se construyó en 2008, a la vez que la Expo internacional de Zaragoza. A diferencia de otros parques de la ciudad, está concebido para que la familia disfrute en él con múltiples actividades. Además podrás encontrar enormes zonas verdes donde correr, jugar y como no, hacer un picnic si el tiempo acompaña.

14. A falta de una tienen dos. Los zaragozanos pueden presumir que fueron la primera ciudad del mundo en tener dos catedrales. La primera, la Seo, desde principios del siglo XII cuando las tropas de Alfonso el Batallador conquistaron la ciudad, y la segunda la Basílica del Pilar desde 1676. Por si fuera poco la Basílica es el monumento más visitado de España con unos cinco millones de visitantes anuales.

Basílica-Catedral del Pilar - Zaragoza
Basílica-Catedral del Pilar – Zaragoza

15. Subir a la torre del Pilar para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Uno de los mejores vistas que ver en Zaragoza se encuentra en una de las torres del Pilar. En concreto es la torre que está situada junto en la puerta trasera del monumento y que permanece abierta todos los días para ofrecer unas espectaculares panorámicas de la ciudad a 63 metros de altura con el río a sus pies.

Subida a la Torre del Pilar - Zaragoza
Subida a la Torre del Pilar – Zaragoza

Más información

  • Horario: todos los días de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 (en verano hasta las 20:00).
  • Precio: 3 € persona. Los menores de 9 años gratis.
  • Web: Turismo de Zaragoza

16. Dar un paseo por el parque Grande José Antonio Labordeta. El Parque Grande José Antonio Labordeta, llamado cariñosamente por los zaragozanos como “El Parque de la Tranquilidad”, es el parque más completo y extenso de Zaragoza. Contiene zona de pinares, grandes avenidas y rincones emblemáticos como la Glorieta de la Princesa y pequeñas zonas ajardinadas con flores, con una configuración que invita a la tranquilidad y la contemplación de sus diferentes especies ornamentales.

17. Realizar una ruta por los museos romanos. La ciudad de Zaragoza se llamó en tiempos de los romanos Cesaraugusta, todo un honor, ya que fue la única ciudad del Imperio Romano que tuvo el nombre completo del emperador. La ruta romana tiene 4 puntos, todos cercanos unos de otros, el Foro (Plaza de La Seo, 2), el Puerto Fluvial (Plaza de San Bruno, 8), las Termas Públicas (Calle San Juan y San Pedro 3-7)  y el Teatro (Calle San Jorge, 12); sobre todo el domingo que es gratis.

Teatro Romano de Zaragoza
Teatro Romano de Zaragoza
Terma Romana de Zaragoza
Terma Romana de Zaragoza

Más información

  • Horario: de martes a sábados de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00. Domingos y festivos de 10:00 a 14:30.
  • Precio: El teatro 4 € general / 3 € reducida. El resto 3 € general / 2 € reducida cada uno. Si vamos a visitarlos todos, en mejor comprar un bono o la tarjeta turística.

18. Pasa el día de compras en el Centro Comercial Puerto Venecia. El Centro Comercial Puerto Venecia es uno de los mayores centros comerciales de Europa y el primero de España con más de 200.000 m2. Este gran parque de ocio está dividido en diferentes zonas como el parque de Medianas, la zona comercial, la zona de ocio y restauración, el lago y el canal. En primavera y verano el lago central se llena de barquitas para navegar mientras que en invierno lo convierten en una pista de hielo.

19. Dar un paseo en barco por el río Ebro. Durante todo el verano puedes disfrutar de estos tranquilos paseos en barco en los que puedes disfrutar de unas magníficas vistas de la Basílica del Pilar, pasar bajo el puente de Santiago, de La Almozara y la Pasarela del Voluntariado. El precio es de 6 € para adultos y de 3 € para menores de 13 años y mayores de 65.

20. Visitar el Acuario Fluvial. El Acuario Fluvial de Zaragoza se inauguró en 2008 con motivo de la celebración de la Expo Mundial del Agua, se trata del acuario fluvial más grande de Europa con más de 2,5 millones de litros de agua, repartidos en 70 acuarios y acua-terrarios.

Acuario Fluvial de Zaragoza
Acuario Fluvial de Zaragoza

Más información

  • Horario:
    • Temporada baja: de lunes a jueves de 11:00 a 19:00. Viernes a domingos de 10:00 a 20:00
    • Temporada alta: de 10:00a 20:00.
  • Precio: 16 € general / 8 € niños (5-12 años) / 4 € niños (3-4 años)
  • Web: Turismo de Zaragoza

21. Visitar las Murallas de Caesaraugusta, y preguntarte dónde están los arcos. En nuestra primera visita a Zaragoza junta a la muralla romana había unos arcos que representaban cada una de las cuatro culturas que han pasado por la ciudad (la íbera, romana, árabe y cristiana). Como fenómeno curioso comentar que era posible mantener una conversación fluida entre dos personas que estuvieran en las bases de los arcos, cada una hablando a la pared de ladrillos. En el 2013 se decidió derribarlos quedando como se ve ahora, una decisión que divide a los vecinos, y que hizo que se produjeras daños en la muralla.

Muralla romana de Zaragoza
Muralla romana de Zaragoza

22. Escuchar los sonidos del Bosque Sónico de Christopher Janney en el recinto Expo. Situada en el recinto Expo, frente al Pabellón de España, el Bosque Sónico es una instalación interactiva y multisensorial que forma parte de la serie “Instrumentos Musicales Urbanos” de Christopher Janney. El Bosque Sónico se compone de 21 columnas de aluminio con altavoces, luces y sensores fotoeléctricos. El tocar los árboles electrónicos desencadena una serie de eventos, desde sonidos ambientales, palabras habladas o susurradas, o una paleta de luces de colores.

Bosque Sónico - Zaragoza
Bosque Sónico – Zaragoza

23. Fotografiar la Catedral-Basílica desde el otro lado del puente de piedra. Después de haber fotografiado la Catedral desde la plaza del Pilar, uno de los mejores lugares para poder fotografiar la catedral por completo es sin duda desde el otro lado del Ebro, después de cruzar el puente de piedra.

Catedral-Basílica del Pilar - Zaragoza
Catedral-Basílica del Pilar – Zaragoza

24. Visitar La Seo, la primera catedral de Zaragoza, y saber que siendo más pequeña que la del Pilar, tiene algo que la otra no tiene. Zaragoza es un magnífico ejemplo del arte mudéjar aragonés. Una manifestación artística que surge de la convivencia de las diversas culturas que habitaban nuestra región (musulmana, cristiana y judía) y que le ha valido para que varios monumentos de Zaragoza, entre ellos La Seo, estén bajo la declaración conjunta del arte mudéjar aragonés como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2001.

La Seo de Zaragoza
La Seo de Zaragoza

25. Poder visitar la Lonja durante alguna de las exposiciones temporales que se realizan en su interior. La Lonja de Zaragoza, también conocida como de mercaderes, se levantó a mediados del siglo XVI por encargo del Concejo de Zaragoza. Fue la primera construcción renacentista que se hizo en la ciudad y una de las más importantes de la arquitectura civil del Renacimiento español. Su visita se puede realizar a través de algunas de las exposiciones que se realizan en su interior.

Lonja de Zaragoza
Lonja de Zaragoza

26. Ver los frescos de Goya en la cúpula de Regina Martyrium de la Basílica del Pilar. En principio Goya iba a pintar dos de las cúpulas que hay junto a la Santa Capilla de la Catedral, quedando las otras dos para Ramón Bayeu, el artista de Fuendetodos. Sin embargo, sólo pintó la que está junto a la capilla de San Joaquín, cuyo tema era la representación de María como reina de los mártires, esto es, en latín, Regina Martyrum. Parece ser que su forma de pintar no era del gusto de las autoridades eclesiásticas de la época.

Cúpula Regina Martyrum
Cúpula Regina Martyrum

27. Asombrarse con el impresionante Pabellón Puente. El Pabellón Puente fue uno de los Pabellones expositivos de la Expo Zaragoza 2008 junto a la Torre del Agua y el Acuario Fluvial. Diseñado por la arquitecta Zaha Hadid, el pabellón cuenta con dos plantas y está concebido en forma de gladiolo, con un extremo estrecho que se apoya en la ribera derecha del río y un extremo que se bifurca en tres ramales o tallos y que se apoya en la ribera izquierda.

Pabellón puente - Zaragoza
Pabellón puente – Zaragoza

28. Ver la Torre del Agua una de las construcciones más impresionantes de la Expo 2008. Con sus 76 metros de altura, la Torre del Agua es uno de los símbolos de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008, además de ser a día de hoy el edificio más alto de Aragón. Su diseño en forma de gota de agua es obra del arquitecto Enrique de Teresa. Y en su interior un pasillo en forma de rampa sirve para acceder a cada una de las plantas. Aunque lo mejor es verlo de noche iluminado.

Torre del Agua - Zaragoza
Torre del Agua – Zaragoza

29. Pedir una trenza de almudévar en la pastelería Fantoba (Don Jaime I, 21). Fantoba es una pastelería familiar, fundada en 1856 y situada en el casco antiguo de Zaragoza. Generación tras generación se han ganado merecidamente el honor de hacer los dulces artesanos más antiguos de la ciudad. Entre los que destaca sus hojaldres, turrones, roscones, frutas confitadas, y como no, las trenzas de almudévar.

30. Ver alguna buena obra en el Teatro Principal de Zaragoza. Es el principal teatro de la ciudad, se construyó 1799 y por ella han pasado las más importantes compañías del mundo.

Teatro Principal de Zaragoza
Teatro Principal de Zaragoza

31. Pasar por el pasaje del Ciclón. El pasaje del Ciclón es una galería comercial modernista situado junta a la Plaza del Pilar. Su nombre popular “el Ciclón” proviene de la antigua juguetería que ocupaba una parte de su interior y que fue uno de los últimos comercios en cerrar. El Pasaje de Ciclón de Zaragoza es, junto al Pasaje Gutiérrez de Valladolid, y al Pasaje de Lodares de Albacete uno de los tres únicos ejemplos de este tipo de galerías que se conservan en España.

Pasaje del Ciclón - Zaragoza

32. Recorrer las torres mudéjares de Zaragoza. La torre de la iglesia de Santa Magdalena en la plaza de su mismo nombre, la de San Miguel de los Navarros (calle San Miguel, 52) y para acabar la de San Gil Abad (calle Don Jaime I, 15). Sin duda una de las rutas más bonitas que tienes que ver en Zaragoza.

Iglesia de San Gil Abad - Zaragoza
Iglesia de San Gil Abad – Zaragoza

33. Visitar el Museo Provincial (Plaza Sitios, 6) para ver las obras de Goya. El edificio fue proyectado con motivo de la Exposición Hispano – Francesa como Pabellón de las Artes. En su fachada podemos ver las alegorías dedicadas a las Artes, al Comercio y la Industria, así como los medallones con artistas de la época. Sus fondos comprenden la sección de antigüedad y la sección de Bellas Artes, donde destaca la sala dedicada a Goya. Actualmente está cerrado por obras (actualizado a 2020), así que antes de ir consultar en la web del museo.

Museo Provincial de Zaragoza
Museo Provincial de Zaragoza
Museo Provincial de Zaragoza
Museo Provincial de Zaragoza

34. Visitar el Museo Pablo Gargallo (Plaza San Felipe, 3). El museo se encuentra en el interior de la Casa de los Condes de Argillo, un palacio renacentista situado en la Plaza San Felipe. Y está dedicado a Pablo Gargallo, un reconocido escultor aragonés de arte moderno, que destacó por trabajar a la perfección materiales metálicos en sus esculturas (cobre, hierro, latón y plomo).

Museo Pablo Gargallo - Zaragoza
Museo Pablo Gargallo – Zaragoza

Más información

35. Visitar la sede de Ibercaja (San Ignacio de Loyola, s/n) y sorprenderte con su Patio de la Infanta. La sede del banco sorprende porque alberga el Patio de la Infanta, un monumental conjunto renacentista aragonés del siglo XVI. A finales del siglo XIX, la Casa Zaporta quedó en ruinas tras sufrir un incendio, únicamente se salvó el Patio de la Infanta. En el año 1904, el anticuario francés Ferdinand Schultz, compró, desmontó y se llevó a París el patio para instalarlo en su tienda de antigüedades. Tras su muerte se puso a la venta, comprándolo la actual Ibercaja para traerlo de nuevo a la ciudad.

Más información

36. Cruzar cada uno de los puentes de Zaragoza. Y no será fácil ya que Zaragoza es la ciudad con más puentes de España, así que tendrás trabajo para rato.

Puente peatonal sobre el Ebro - Zaragoza
Puente peatonal sobre el Ebro – Zaragoza

37. Contemplar la indestructible puerta del Carmen. Este monumento ha sido testigo de los Sitios de la ciudad durante la invasión napoleónica de 1808 y de la Primera Guerra Carlista, durante los cuales la Puerta se convirtió en el escenario de importantes episodios bélicos. Lo que no consiguieron los franceses, casi estuvo a punto de hacerlo un autobús que volvía de la discoteca Coliseum, que derrapó por la lluvia, y terminó empotrado en la puerta.

Puerta del Carmen - Zaragoza
Puerta del Carmen – Zaragoza

38. Ir a la Miguería del tubo para comer un buen plato de migas. Situado en pleno calle del Tubo, La Miguería es un excelente lugar para comer a buen precio. Aquí la especialidad son las migas (con uvas, longaniza, huevo, torreznos, setas, chistorra o virutas de foie), aunque en la carta también hay ensaladas, tablas y tostas.

39. Visitar la Plaza de los Sitios y disfrutar de los edificios que nos dejó la exposición Hispano-Francesa de 1908. La construcción de los principales edificios que rodean esta plaza, hasta entonces la Huerta de Santa Engracia, se produjeron con motivo de la celebración de la Exposición Hispano Francesa en 1908. Algunos de los que se conservan albergan hoy en día el Museo de Zaragoza, la Escuela de Bellas Artes, la Caridad o el Colegio Gascón y Marín. Sin duda una plaza única que tienes que ver en Zaragoza.

Plaza de los Sitios - Zaragoza
Plaza de los Sitios – Zaragoza

40. Visitar la Iglesia del Sagrado Corazón (Plaza San Pedro Nolasco, s/n) para maravillarse con la exposición del Rosario de Cristal. El Rosario de Cristal es uno de los actos más relevantes de las fiestas del Pilar, y que tiene lugar la tarde-noche del 13 de octubre. Esta pieza junto a más de 300 faroles descansan en la antigua iglesia del Sagrado Corazón de Jesús convertida hoy en exposición permanente.

Rosario de Cristal - Zaragoza
Rosario de Cristal – Zaragoza

41. Tomarte una tapa y una cerveza en cada uno de los bares de la zona del Tubo. La famosa calle de vinos zaragozana, es sin duda una parada obligada para disfrutar de la gastronomía y alternar con los parroquianos. Aunque como en muchos otros sitios, también se le llama la senda de los elefantes ya que después de haber pasado por cada uno de los bares de la calle lo más normal es que lleves una tropa de aúpa.

42. Llevarle a la Virgen del Pilar una ofrenda de flores el 12 de octubre. Cada año durante el Día del Pilar, la Ofrenda de Flores se convierte en el acto con más participantes de todas las Fiestas del Pilar. Más de 14 horas de desfile permiten que miles de personas puedan dejar millones de flores a la Virgen del Pilar en el día central de las fiestas, el 12 de octubre.

43. ¿Dónde se rodó la primera película española de la historia? Como podrás suponer en Zaragoza. En 1898, solo un año después de inventarse el cine, se rodó la primera película española “Salida de la misa de doce de la Iglesia del Pilar de Zaragoza”. Algo que poca gente conoce, y todo un hito en la historia de nuestro cine.

44. Tomarte un chocolate con churros en la Churrería La Fama (calle de Prudencio, 25). Si preguntas a un zaragozano donde tomar el mejor chocolate con churros, seguro que lo tienen claro. La Churrería La Fama es un clásico capaz de provocar largas colas en la calle Alfonso. Las familias Trasobares y Bazán llevan décadas sirviendo un chocolate 100% natural y con unos churro que hacen cada mañana en su obrador.

Churrería La Fama - Zaragoza
Churrería La Fama – Zaragoza

45. Visitar la iglesia de San Pablo (Calle San Pablo, 42) y averiguar por qué la denominan parroquia del Gancho. El nombre de la iglesia y barrio del Gancho viene por el símbolo de la parroquia: una hoz de segador. ¿Y por qué una hoz? Para ello debemos remontarnos a cuando la iglesia era una ermita en honor a San Blas. En aquella época la ermita se encontraba fuera de la ciudad, rodeada de campos y árboles. Para evitar que los estandartes de las procesiones en honor a San Blas se enganchasen con las ramas, alguien decidió colocar una hoz en una pértiga para abrir camino a las romerías.

46. Hacerse una foto montado en el caballito de la Lonja (Plaza del Pilar). Este caballito homenajea al fotógrafo minutero Ángel Cordero, que en 1925 se instaló en la plaza que hay detrás de la Lonja para retratar a los niños subidos a su caballito de cartón piedra. Cuando se retiró en 1978 (tras 50 años de profesión), el Ayuntamiento quiso recordarlo colocando en esa misma ubicación una estatua de bronce de Francisco Rallo, para que pequeños y mayores pudieran seguir haciéndose fotos con él.

El caballito de la Lonja - Zaragoza
El caballito de la Lonja – Zaragoza

47. Ir a la Plaza de San Felipe junto a la escultura del muchacho sentado. En el centro de la plaza encontramos la escultura de un niño mirando la desaparecida Torre Nueva, construida en el reinado de los Reyes Católicos y derribada en 1892 por el Ayuntamiento por el peligro de que se cayera, ante la oposición del pueblo.

Plaza de San Felipe - Zaragoza
Plaza de San Felipe – Zaragoza

48. Visitar el museo de la Torre Nueva en la bodega-restaurante de Casa Montal (Calle Torre Nueva, 29). En la bodega del restaurante encontramos este museo con piezas del reloj que coronaba la torre Nueva y otros elementos relacionados, que podemos bajar a verlos mientras estamos tomando algo en el restaurante.

Museo de la Torre Nueva - Zaragoza
Museo de la Torre Nueva – Zaragoza

49. Asistir a alguna exposición en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza (Pza. Basilio Paraíso, 4). Con más de cien años de historia y construido en su momento para albergar la Facultad de Medicina y Ciencias, el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza fue remodelado en 2008. Contando hoy con diferentes salas en las que se exhiben exposiciones temporales de todo tipo de artes y estilos.

Paraninfo de Zaragoza
Paraninfo de Zaragoza

50. Tomarte una tarta en la cafetería de La Bendita (Calle del Coso, 66). Una de las cafeterías más peculiares de Zaragoza por su decoración (no verás dos sillas iguales), donde el diseño vintange se entremezcla con el olor a café y a tartas caseras. Un lugar mágico que sirvió hace unos años para el rodaje de la película “Nuestros Amantes”, protagonizada por Michelle Jenner, Eduardo Noriega, Amaia Salamanca y Gabino Diego.

La Bendita - Zaragoza
La Bendita – Zaragoza

Y con el 50, terminamos nuestra lista de las 50 cosas que ver y hacer en Zaragoza, espero que lo disfrutes.

¿Cómo llegar a Zaragoza?

  • En coche

Zaragoza está conectada a través de las autopistas AP-2 (que la enlaza con Barcelona) y AP-68 (con Bilbao), la autovía A-2 (que la enlaza con Madrid).

  • En transporte público

Zaragoza dispone de una estación de autobuses integrada en la Estación Intermodal Zaragoza Delicias, que conecta con las principales ciudades de España.

Más información sobre Zaragoza

Web Turismo de Zaragoza: http://www.zaragoza.es/ciudad/turismo/

Dónde dormir en Zaragoza

En esta ocasión, probamos la página de descuentos Cupon.es donde encontramos un descuento para Hoteles.com con el que ahorramos en la reserva. Nos alojamos en el hostal Cataluña, la ubicación perfecta en pleno centro. Como punto negativo era el baño que era bastante viejo, aunque nos comentaron que la próxima vez al hacer la reserva indiquemos que tengan los baños reformados, así que ya lo sabéis.

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

3 Comments

  1. ¡Buena recopilación!

    Si me permitís, yo recomendaría a vuestros lectores que también se diesen un paseo por el parque José Antonio Labordeta (también conocido como parque grande o el cabezo) al lado del estadio de la romareda y por el parque del agua justo al lado del recinto de la expo.

    ¡Un saludo viajero!

  2. ¡Bonito e interesante artículo! Cierto es que la ciudad maña enamora gracias a sus atractivos y por supuesto gracias a su Basílica. No obstante, es importante hacer énfasis en que Zaragoza es un importante punto de reuniones y congresos por lo que destacan sus infraestructuras especialmente dedicadas a este asunto.

Responder a erlmd Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*