Guía práctica para visitar Las Médulas

Las Médulas

Las Médulas se encuentran al Suroeste de la comarca del Bierzo (León), en los términos municipales de Borrenes y Carucedo. Este monumento natural es el resultado de la intervención romana para la explotación del oro a lo largo de dos siglos y de los cambios experimentados por la zona desde entonces. Está declarada como BIC con categoría de Zona Arqueológica, Espacio Natural y Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué son las Médula?

Entre el año 23 y 19 a.C. el emperador Augusto estableció una nueva política monetaria basada en la moneda de oro, que valía al cambio 25 denarios o 200 sestercios. Esa necesidad de oro les llevó hasta el noroeste de Hispania, en las tierras que los astures ocupaban en las actuales provincias de Zamora, León y Asturias. Tras un largo y difícil proceso de conquista, consiguieron establecerse de forma permanente para controlar las poblaciones locales e iniciar la explotación minera de los yacimientos de oro.

Estas minas estuvieron en activo durante unos 2 siglos. Se calcula que en ese periodo removieron más de 94 millones de metros cúbicos de tierra y obtuvieron unas cinco toneladas de oro, algo impresionante para la época. La explotación de las Médulas requirió la construcción de canales para la aportación de agua con la que conseguir la presión suficiente para horadar la montaña transformando completamente un paisaje natural; estos canales llegaron a alcanzar los 100 km de longitud.

A principios del siglo III la moneda perdió su valor y las minas dejaron de interesar al Imperio. Con el abandono de la explotación y el paso de los siglos, la naturaleza se abrió paso, repoblando todo el lugar con árboles y arbustos, y haciendo de Las Médulas el paisaje del que podemos disfrutar en la actualidad, lleno de contrastes entre los verdes de la vegetación y los anaranjados característicos del terreno.

¿Cómo llegar?

Para llegar a las Médulas tomando como referencia la ciudad de León (uno 150 km), debemos tomar la carretera hacia Astorga, y desde aquí hacia Ponferrada hasta llegar a Carucedo, donde se encuentra el desvío hacia la villa de Las Médulas.

Iglesia de Las Médulas
Iglesia de Las Médulas

¿Cuándo es el mejor momento para ir?

La mejor época del año para visitar Las Médulas es en primavera u otoño, ya que en verano hace bastante calor. Si solo podemos ir en verano, intentad ir lo más temprano posible, ya que durante el recorrido no hay mucha sombra ni fuentes para beber. Es recomendable también llevar calzado cómodo y cerrado, ya que el camino es de tierra y si llueve se embarra el terreno.

Senda de Valiñas
Senda de Valiñas

¿Por dónde empezar?

Una vez llegamos a la villa de Las Médulas, a la entrada tenemos un parking, junto a él, se encuentra el Centro de Visitantes y el Aula Arqueológica. Su horario es de 10:45 a 15:00, y por la tardes el horario variará dependiendo de la estación del año.

Aquí podemos ver un audiovisual sobre la explotación y el abastecimiento de agua de la antigua mina, además de varios paneles informativos con las distintas rutas que se pueden recorrer e incluso tenéis la opción de contratar alguna de las visitas guiadas.

Aunque al abrir tan tarde, la mejor opción es realizar alguna de las rutas temprano y ver el centro después.

¿Por qué ruta empezar?

La ruta más sencilla, además de ser la más interesante, es la Senda de las Valiñas. Esta ruta circular de apenas 4 km empieza atravesando el pueblo y nos lleva por alguna de las cuevas más interesantes de Las Médulas.

Indicaciones de la ruta
Indicaciones de la ruta

El comienzo de la ruta nos lleva por un bosque de castaños centenarios que se fueron abriendo camino tras la modificación del medio natural. Más o menos a mitad de la ruta, encontraremos La Cuevona. Sin duda, una de las cosas que más impresiona es su tamaño y, sobre todo, ese color anaranjado tan característico de la tierra. A pocos metros llegamos a la otra cueva, La Encantada, que se puede ascender a su interior y visitar varias galerías que salen a media altura en el monte para los más intrépidos.

La Cuevona
La Cuevona

Tras la cueva podemos volver sobre nuestros pasos o continuar por el camino que nos lleva de vuelta al pueblo, por este lado el camino está menos acondicionado por eso muchos optan por volver por el mismo camino, ya que la distancia es más o menos la misma.

La Encantada
La Encantada

¿Y ahora qué?

Seguro que tras esta ruta ya será la hora de apertura del Centro de Visitantes y puedes mirar otras rutas. No te puedes ir de La Médulas sin ir al mirador de Orellán. Al mirador, se puede acceder a pie desde el pueblo de Las Médulas, aunque la forma más cómoda es subir en coche hasta el parking en la base del mirador. Aquí nos tocará subir unos metros por una carretera asfaltada hasta el mirador.

Las Médulas
Las Médulas

Desde mirador de Orellán tenemos unas magníficas vistas panorámicas de las Médulas, donde poder contemplar la magnitud de las Médulas y el contraste del colores verdes de la vegetación y el anaranjado de los característicos “farallones” o picos de las montañas. La mayoría de las fotos de Las Médulas que hayas podido ver han salido desde este mirador, así que ya saber a hacer fotos como loco.

Pero, la ruta no acaba aquí, ya que junto al mirador tenemos la Galería de Orellán. Es un antiguo conducto de agua cuya función era socavar la montaña para poder extraer el oro. En él se recorren unos 100 metros del túnel equipados con un casco y una linterna (los cuales nos dan con la compra de la entrada), que os llevará a un balcón en medio de un corte vertical de la montaña desde donde podréis contemplar el parque de Las Médulas desde otro punto. Sin duda, el broche final para este viaje por Las Médulas. Para acceder a la galería el horario es de junio a septiembre, todos los días de 10:00 a 22:00.Y de octubre a mayo, de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00.

Galeria de Orellán
Galeria de Orellán

Más información

Web de Turismo de Castilla y León

Dónde comer

En el pueblo de Las Médulas hay varios sitios para comer, junto a Centro de Visitantes hay un hotel rural donde preparan buenos desayunos si llegas pronto, además es uno de los que primero abren. Si no, otra opción es comer en Villafranca del Bierzo y pedir un Botillo en alguno de los restaurantes de la plaza.

Dónde dormir

Si quieres recorrer el Bierzo, Villafranca y Ponferrada son los lugares ideales para pernoctar por su variedad de alojamientos:

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dale un like o compártelo y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*