Ruta por la provincia de Valladolid: ¿Qué ver en Simancas?

Simancas

A tan solo 11 kilómetros de Valladolid se encuentra el municipio de Simancas situado en un lugar estratégico, es un pueblo construido sobre una pequeña loma tradicionalmente custodio del río Duero y donde se encuentra su castillo, uno de los archivos más importantes de Europa.

¿Cómo llegar a Simancas?

– En coche

Desde Valladolid a Simancas se puede llegar por la autovía A-62 dirección Tordesillas o por el llamado Camino Viejo de Simancas, que era la antigua carretera que unía ambas localidades.

– En transporte público

Desde Valladolid salen autobuses urbanos cada 30 minutos hacia Simancas.

¿Qué ver en Simancas?

Su origen se debe a los vacceos, que fundaron una aldea de nombre de Septimancas. Pronto se convertiría en un importante nudo de comunicaciones en época romana entre Emérita Augusta (Mérida) y Caesaraugusta (Zaragoza).

En época árabe se sitúa la célebre historia del “Requerimiento de las siete doncellas”, ocurrido en tiempos de Abderramán II:

En 783, Mauregato (hijo bastardo de Alfonso I de Asturias) toma el trono asturiano con la ayuda de Abderramán I, con quien se compromete al pago de cien doncellas por su colaboración. Posteriormente los Condes Don Arias y Don Oveco, se rebelan contra el Rey Mauregato y lo matan como venganza por haber otorgado a los moros este tributo. Con Abderramán II, en tiempos del rey Ramiro I, se atreve a pedir de nuevo el tributo de las cien doncellas. Este hallándose en una situación de debilidad, y tras reunir a sus consejeros accede de nuevo al pago del tributo.

Uno a uno los diferentes pueblos hacen entrega de sus doncellas para llegar al cupo, sin embargo Simancas entrega las siete doncellas que les corresponden con las manos cortadas. Se dice que las jóvenes, en un acto de valentía, deciden cortarse las manos para evitar que se las entregara, algo que, según la leyenda, consiguieron. Como consecuencia de este hecho los cristianos salen a pelear con los moros, produciéndose la batalla de Clavijo. El ejército moro es vencido, y desaparece el tributo de las cien doncellas, instaurándose como agradecimiento el voto de Santiago.

El nombre del pueblo se ha asociado a la frase que el Califa pronunciaría al recibir las doncellas amputadas: “Si mancas me las dais, mancas no las quiero”. En la plaza mayor hay una fuente con siete caños que representan los brazos de las doncellas.

En 1465 el Almirante de Castilla don Fadrique Enriquez trata sin éxito de tomar Simancas para amenazar la posición de Enrique IV en Valladolid; éste premió la fidelidad de sus habitantes concediéndoles la hidalguía a todos ellos y separando Simancas de la jurisdicción de la ciudad de Valladolid. Cuando dos años después ordena el reforzamiento del castillo, se le adelanta Don Alonso Enríquez, hijo del Almirante de Castilla, conquistándolo y edificando la actual fortaleza.

Castilla era uno de los pocos reinos importantes que carecía de un archivo unificado, por lo que en 1540 Carlos I ordena la creación de un archivo general de la corona de Castilla en el castillo de Simancas. Felipe II segregará definitivamente a Simancas de Valladolid y concederá unas ordenanzas específicas al archivo.

Archivo General de Simancas
Archivo General de Simancas

A la entrada del pueblo encontramos el Castillo – Archivo General de Simancas. El edificio tiene una muralla completa con sus torres redondas, su camino de ronda y su almenado. Las salas del patronato real, la biblioteca, el despacho de la dirección y la capilla conservan la decoración gótica y renacentista original y también mantienen la misma disposición que tuvieron en el siglo XVI sus estanterías y armarios. Podemos visitar algunas de las salas del archivo y el patio, de forma gratuita, en los horarios que está abierto el registro.

Biblioteca del Archivo General de Simancas
Biblioteca del Archivo General de Simancas

El coche lo podemos dejar en el parking del castillo y bajar al pueblo andando, ya que se recorre enseguida. Bajando por la calle Miravete encontramos el monumento dedicado a las doncellas de la leyenda. El trazado urbano de Simancas está formado por calles empedradas entre numerosas casas, de los siglos XVI y XVII, en cuyas fachadas de sillería y ladrillo se ven los escudos de armas de sus antiguos propietarios. En algunas viviendas, a ras de suelo, pueden observarse los respiraderos de sus bodegas subterráneas.

Monumento a las Doncellas
Monumento a las Doncellas

Llegamos a la Iglesia de El Salvador con su torre-pórtico románica del siglo XII. Su interior está organizado en tres naves de salón, cubiertas con bóvedas de crucería estrellada. Las piezas más destacadas son el retablo mayor de estilo plateresco, el retablo de la Resurrección de estilo renacentista y el relieve de la Piedad.

Iglesia de El Salvador
Iglesia de El Salvador

Muy cerca se encuentra el antiguo Hospital del Salvador (finales del siglo XVI), estuvo abierto hasta el año 1840. El edificio es de ladrillo con portada de medio punto de piedra, incluye dos hornacinas con esculturas y escudos heráldicos de la ciudad.

Hospital del Salvador
Hospital del Salvador

El final de la calle nos lleva a la Plaza Mayor, donde en su centro hay un templete de música en el que cada año se elige a las doncellas en las fiestas patronales. Las siete doncellas que se entregaron mancas al califa son recordadas por los siete caños de metal de la fuente que hay en la plaza. En los soportales encontramos el Ayuntamiento y la Casa de Cultura, de estilo neoclásico.

Plaza Mayor
Plaza Mayor

Bajando hacia el río, a la izquierda, encontramos el Rollo de Justicia que recuerda los siglos de controversia con Valladolid sobre la jurisdicción del municipio.

Más adelante está la Plaza del Mirador cuyo nombre hace referencia a sus vistas sobre el río Pisuerga y el Puente medieval de 17 ojos. Cuyo dos arcos más cercanos fueron volados por Wellington durante la Guerra de la Independencia.

Puente sobre el Pisuerga
Puente sobre el Pisuerga

Más información

Web del Ayuntamiento: http://www.simancas.ayuntamientosdevalladolid.es

Dónde comer

Los más recomendables son:

  • Las Tercias (Las Tercias, 4): se come muy bien aunque es algo caro para encontrarnos dentro de un pueblo.
  • Casa del Arte (Calle Cañuelo 1): el local es muy bonito con un patio muy agradable, acogedor y con una carta corta pero con platos muy buenos.

Dónde dormir

Por su proximidad a Valladolid es más conveniente alojarse en la capital y acercarse a Simancas, ya que se visita en un par de horas. Si quieres saber los alojamientos de la zona aquí puedes consultarlo.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*