Ruta por la provincia de Soria: ¿Qué ver en Burgo de Osma?

Burgo de Osma

Hoy nos acercamos a Burgo de Osma, en la provincia de Soria. Esta antigua ciudad episcopal, posee uno de los recintos medievales mejor conservados de la provincia.

Los orígenes de la ciudad se remontan al asentamiento arévaco de Úxama, que posteriormente fue romanizado. Sin embargo el origen de su casco antiguo se fraguó cuando el obispo Pedro de Bourges (San Pedro de Osma) eligió como sede catedralicia un monasterio ubicado junto al río Ucero, hecho que favoreció el florecimiento de un próspero burgo de comerciantes y artesanos. Esta situación privilegiada se prolongaría durante siglos, llegando en época renacentista a poseer un centro universitario.

¿Cómo llegar a Burgo de Osma?

– En coche

Para llegar a la ciudad podemos coger la carretera la N-122, que va a Soria, la ciudad se encuentra a 58 km de la capital.

– En transporte público

Si vamos en autobús, ALSA dispone de una línea directa desde Madrid que termina en Burgo de Osma.

¿Qué ver en Burgo de Osma?

Como no podía ser de otra manera empezamos la ruta por la Catedral. Desde la carretera veremos la antigua muralla de la ciudad construidas por el obispo Pedro de Montoya en el siglo XV. La única de las puertas que se conserva es la de San Miguel, que es la que da acceso al burgo medieval.

Llegamos a la Catedral. Comenzó a construirse en tiempos de San Pedro de Osma y se mantuvo poco tiempo en pie, pues fue demolida para construir la gótica actual. La parte que más sobresale en su torre barroca que fue erigida en 1739, tras un rayo que destruyó la anterior. La nueva torre se construyó en el lado que daba al río, así que su constructor para evitar que la humedad afectara a la consolidación de los cimientos, construyó una base de muros grueso más típico de torre como mayor altura. Por suerte, podemos ver el interior de la torre ya que hay una visita guiada (3 €/persona) por su interior hasta la cornisa donde se encuentra las campana. Desde aquí tendremos unas vistas panorámicas de toda la ciudad e incluso podremos ver a lo lejos el Cañón del Río Lobo.

Panorámica desde la torre de la Catedral
Panorámica desde la torre de la Catedral

En el interior de la Catedral se conserva abundantes muestras de la obra románica original, así como un claustro gótico. Entre sus elementos más preciados, figura el retablo mayor, obra de Juan de Juni, así como la tumba en piedra policromada del fundador, San Pedro de Osma. En la sacristía tenemos una colección de códices, de entre los que destaca el Comentario al Apocalipsis del Beato de Liébana.

Muy cerca de aquí tenemos el Seminario, de estilo Neoclásico. El edificio de planta cuadrada con un patio central, posee una portada de piedra, sobre la que podemos ver el escudo del obispo Eleta, quien promovió la construcción del Seminario.

Seminario
Seminario

Entramos a la Calle Mayor, uno de los ejes principales del antiguo entramado urbano, formado por casas sustentadas por soportales con columnas de piedra. Sin duda esta calle es el corazón de la ciudad, donde se encuentran los principales lugares de tapas.

Calle Mayor
Calle Mayor

La calle desemboca en la Plaza Mayor, donde se alzan edificios dieciochescos como el Ayuntamiento y el hospital de San Agustín dedicarlo al acogimiento de peregrinos y enfermos, que actualmente es un centro cultural y la oficina de turismo. No perderse el retablo de la antigua iglesia que se encuentra en la oficina de turismo.

Plaza Mayor
Plaza Mayor

Salimos de la zona monumental para acercarnos a la Universidad de Santa Catalina (siglo XVI). El edificio fue construido gracias al mecenazgo del obispo portugués Pedro Álvarez D’Acosta. Destaca por su portada renacentista con la imagen de Santa Catalina y patio interior. Hoy es un hotel balneario.

Universidad de Santa Catalina
Universidad de Santa Catalina

Finalizamos la visita a la ciudad con el Real Hospicio. El edificio es una construcción bastante sobria de grandes dimensiones. En su interior pueden contemplarse dos patios, semejantes al del Seminario. Actualmente mantiene su finalidad benéfica con el nombre de Residencia San José.

Ahora toca acercarnos a esa mole que vemos a lo lejos de la ciudad, que no es otra cosa que el Castillo de Osma (siglo XV). Se encuentra en la ciudad de Osma, pero no hace falta coger el coche ya que la ciudad se encuentra a poca distancia caminando a través del paseo fluvial de río Ucero. Qué bien merece el paseo.

El Castillo como podemos apreciar es una ruina consolidada, hay una senda que ascienda la montaña y que no lleva hasta la base del castillo. Para los poco intrépidos, antes de la senda, encontramos el puente romano y al otro lado la iglesia de Santa Cristina, la principal parroquia de la ciudad de Osma.

Castillo de Osma
Castillo de Osma

Aquí finalizamos nuestra visita a Burgo de Osma y Osma, pero por suerte los alrededores de la ciudad nos permiten alargar nuestra visita ya que tenemos rincones como el Cañón del río Lobos, declarado Parque Natural, que cuenta con numerosas grutas y acantilados rocosos en los que anidan águilas y buitres leonados.

Más información

Web del Ayuntamiento: http://www.burgodeosma.com

Dónde Comer

La principal zona para comer en Burgo de Osma en la calle Mayor, no te costará mucho saber cuál es el mejor sitio para tomar algo, ya que la cantidad de afluencia de gente en dos de los bares de la calle te dará la respuesta. Para una comida más formal el restaurante Virrey Palafox es la mejor opción.

Dónde Dormir

La mayoría de los alojamientos de la ciudad se encuentran junto a la carretera, nosotros nos alojamos en el Hotel Río Ucero, ya que tiene unas vistas fantásticas a la Catedral y no estaba mal de precio. Si quieres otras opciones aquí tiene la lista de alojamientos de la ciudad.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*