Ruta por la provincia de Palencia: Aguilar de Campoo y el románico palentino

Aguilar de Campoo

Aguilar de Campoo se encuentra en la Comarca “Montaña Palentina”, al norte de la provincia de Palencia. Esta preciosa villa declarada Conjunto Histórico Artístico es considerada como la capital palentina del románico norte.

Cómo llegar a Aguilar de Campoo

Para ir en coche desde Palencia debemos coger la A-67 dirección Palencia-Santander que nos lleva directamente a la localidad.

Si venimos en tren, debemos tener en cuenta que la estación se encuentra a las afueras, y la autovía pasa por en medio. Hay servicio de autobuses desde la estación pero hay que comprobar el horario para no quedarnos en tierra. Otra alternativa es tomar el autobús desde Valladolid, Palencia o Madrid.

Ruta por Aguilar de Campoo

Aguilar de Campoo ostenta el título de Villa Realenga desde que Alfonso X se lo concede en 1255. Desde entonces fue cabecera de la Meryndat de Aguylar de Campoo que comprendía entonces 262 localidades repartidas en territorios de Cantabria, Palencia y Burgos.

El rey Alfonso XI el Justiciero concedió su señorío a su hijo ilegítimo Pedro de Aguilar en 1332, y tras su temprana muerte en 1339, al infante Don Tello de Castilla, cuyos descendientes fueron heredando el señorío. Este linaje a partir de 1420 sería condado y desde 1493 marquesado de Aguilar de Campoo. Fue el momento de esplendor de la villa cuyos destinos quedaron unidos a la familia Manrique de Lara hasta que a finales del siglo XVIII se incorporó al marquesado de Villena.

Durante los 60, Aguilar de Campoo es conocido como el pueblo de las galletas con 5 fabricas de galletas (Fontaneda, Gullón, Fontibre, Ruvil y Tele), de las que hoy quedan Gullón y Grupo Siro, como uno de los más importantes de España en la producción de galletas.

Empezamos la visita desde la Plaza Mayor, uno de sus lado tiene soportales al estilo castellano en cambio el otro tiene clara influencia del norte, con galerías acristaladas, como las que podemos ver en la Avenida de la Marina en A Coruña. En esta plaza encontramos la Colegiata de San Miguel (siglo XIV), templo gótico con portada románica, donde descansan los marqueses de Aguilar y el Arcipreste del Soto.

Merece la pena dar una vuelta por las calles aledañas a la plaza, donde encontraremos varios edificios con fachadas de piedra y blasones. Como curiosidad detrás de la Colegiata podemos ver la Puerta del Palacio de los Villatorre, único resto de lo que iba ser un gran palacio pero que por desavenencias con los marqueses de Aguilar, el marqués de Villatorre solo llegó a construir la primera planta.

Puerta del Palacio de los Villlatorre

Puerta del Palacio de los Villlatorre

Junto al río Pisuerga y al final del casco antiguo encontramos algunos de los restos de la muralla medieval que fue derribada en gran parte por Don Pedro I el Cruel, pero que aún conserva seis de las siete puertas de acceso: Puerta de Reinosa, Puerta del Paseo Real, Puerta de la Tobalina, Puerta del Portazgo, Puerta de la Cascajera, Puerta del Hospital.

Frente a la puerta de Tobalina en la zona donde se supone se encontraba el Barrio judío, se ubica el Museo de Escultura de Ursi. El escultor Ursicino Martínez nacido en la localidad de Villabellaco (Palencia), estudió Bellas Artes y pronto despuntó con sus obras talladas en madera. Parte de su obra se expone en este museo, que junto a la senda de Ursi (que hablaremos en otro post) que parte de su localidad natal es un homenaje a su legado.

Al norte del casco urbano, próxima a las ruinas del castillo, se encuentra la Ermita de Santa Cecilia (siglo XII). En su interior se pueden observar los apóstoles tallados por el escultor Ursi y los capiteles esculpidos que narran paisajes bíblicos como “La Matanza de los Inocentes”.

Ermita de Santa Cecilia

Ermita de Santa Cecilia

Ascendiendo la montaña llegamos al Castillo (siglos XI y XII), construido sobre un castro celtibérico, conserva los escudos de los Condes de Castañeda y Manrique de Lara. Los restos se encuentran consolidados y es de libre acceso.

Castillo

Castillo

Cambiamos de tercio y nos acercamos al río, Pisuerga, al otro lado del río nos espera el Monasterio de Santa Clara. Fue fundado en 1430 por Juan Fernández Manrique para albergar una orden de frailes franciscanos. Posteriormente es ocupado por monjas Clarisas que lo ocupan ininterrumpidamente por lo que ha llegado hasta nuestros días en un inmejorable estado de conservación. Aunque para los golosos lo mejor es que podemos comprar toda clase de pasteles y tartas a las monjas.

Monasterio Santa Clara

Monasterio Santa Clara

Cruzando el puente Mayor, llegamos a una de las puertas de la muralla la del Paseo Real, para mi gusto la más impresionante de todas. El paseo arbolado nos lleva hasta uno de los símbolos de la ciudad, el Monasterio de Santa María la Real (siglos XII y XIII).

Monasterio de Santa María La Real

Monasterio de Santa María La Real

El Monasterio de Santa María La Real, el “Convento Caído”

Fue habitado por monjes premonstratense hasta la desamortización de Mendizábal. Tras el proceso desamortizador las tierras y hospicios pasan a manos particulares, pero no el monasterio que sin compradores, poco a poco pasa a convertirse en una ruina pese a ser declarado Monumento Nacional. Mientras, sus capiteles son enviados al Museo Arqueológico Nacional, donde hoy permanecen.

Monasterio de Santa María La Real

Monasterio de Santa María La Real

Tras un siglo de abandono la Fundación Santa María la Real encabezada por el dibujante y arquitecto José María Pérez González, “Peridis” deciden ir más allá de una simple restauración del edificio para dotarlo de una nueva funcionalidad. De esta idea nace el Instituto de Enseñanza Secundaria de Aguilar de Campoo, la Escuela Taller para ayudar en las tareas de restauración, un Museo del Románico, el alojamiento La Posada Real, una biblioteca sobre el románico, conferencias, y un largo etcétera de actividades.

El Románico Norte Palentino

Podíamos terminar aquí nuestra visita, pero esto acaba de empezar, ya que Aguilar de Campoo es un punto clave en el itinerario del románico palentino. Esto se debe a que por todo el norte de la provincia de Palencia se suceden cientos de templos románicos de toda índole, desde iglesias rurales, templo rupestres hasta grandes monasterios, cuya visita nos llevaría unos cuantos días.

El primero de los templos románicos que visitamos fue el Monasterio de San Andrés de Arroyo, situado en un apartado lugar del valle de Ojeda. La orden cisterciense erigió este monasterio como réplica menor del Monasterio burgalés de las Huelgas.

Monasterio de San Andrés de Arroyo

Monasterio de San Andrés de Arroyo

La parte más impresionante es el claustro (siglo XIII) formado por galerías de arcos sobre capiteles esculpidos con motivos vegetales y columnas pareadas. La crujía oriental fue reconstruida en el siglo XVI en estilo gótico tardío.

Aunque el monasterio es románico, muchas de las cosas que pudimos ver nos recordaban ligeramente al gótico, como las arquerías ligeramente apuntadas, lo que nos mostraba que durante su construcción el románico se encontraba en sus últimas fases.

El siguiente templo de nuestra ruta nos era otro que la Iglesia de Olleros de Pisuerga, llamada por el sobrenombre de la “Catedral Rupestre”, dedicada a los santos Justo y Pastor. La iglesia fue excavada con sus dos naves y sus bóvedas apuntadas, a fuerza de pico y pala en el interior de un cerro de roca arenisca a las afueras del pueblo, hasta adquirir, ya en el XII, su tamaño y su aspecto románico.

Iglesia de Olleros de Pisuerga

Iglesia de Olleros de Pisuerga

Como curiosidad el altar mayor está ligeramente inclinado para orientarse a la puerta de acceso, de forma que la luz del sol ilumine el altar. Siendo el momento perfecto durante el solsticio de verano cuando la alineación del sol hace que el altar quede completamente iluminado.

Finalizamos nuestro recorrido por la iglesia rural de Santa Cecilia (Vallespinoso de Aguilar). Se encuentra en lo alto de un peñasco, y posee uno de los mejores ejemplos de decoración escultórica románica repartida entre los capiteles y canecillos, en los que podemos ver escenas bíblicas y fantásticas.

Iglesia rural de Santa Cecilia

Iglesia rural de Santa Cecilia

Más información

Rutas por el románico palentino: http://www.culturviajes.org

Dónde dormir

Durante nuestra visita a Aguilar de Campoo nos alojamos en el hotel rural la Posada Real perteneciente al Monasterio de Santa María La Real.  Además dispone de un restaurante donde combinan los platos típicos locales con la nueva cocina.

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

Deja un comentario