10 leyendas negras de la villa de Madrid

leyenda negra Madrid

Madrid tiene cientos de lugares y edificios singulares, muchos de ellos encierran detrás de sus muros, leyendas e historias escalofriantes. Apariciones, asesinatos, fantasmas y espíritus, muchos sucesos sin respuestas que han perdurado a lo largo de los siglos en la leyenda macabra de la villa de Madrid.

Hoy recorreremos Madrid de noche, bajo la luz de la luna, para conocer aquellos lugares de la capital a los que no querrás acercarte solo. Te animas a pasar una noche de miedo por Madrid, conozcamos algunas de las más interesantes y fantasmagóricos leyendas de Madrid.

1. La casa maldita de la calle de Antonio Grillo

El número tres de la calle Antonio Grillo acumula muchas crónicas de sucesos de la ciudad. Esta casa maldita ha visto hasta ocho asesinatos ocurridos en diferentes épocas pero que tienen en común su forma sórdida de actuar.

La leyenda maldita de la casa, empieza en 1945 cuando aparece en uno de los pisos un cuerpo en avanzado estado de descomposición y con signos de violencia cuyo móvil se atribuyó a un robo.

Veinte años después un padre de familia quitó la vida a sus siete hijos y a su esposa, y no contento con ello, fue sacando uno a uno los cuerpos mutilados al balcón, enseñándolos al público que horrorizados contemplaban la escena. Más tarde se pegaría un tiro.

Dos años más tarde una chica asfixia a su bebé y lo esconde en un cajón de la mesilla. Con miedo a una deshonra familiar por tener un hijo soltera, cometió un infanticidio que fue descubierto días después por su hermana.

Sin embargo el historial sangriento de la calle Antonio Grillo, no se limita al número 3, ya que a lo largo de toda la calle se han sucedido a lo largo de la historia terribles desgracias. Por lo que podemos hablar de la calle maldita.

2. Las cacofonías del Palacio de Linares (Casa de América)

Aunque existe la creencia popular que la parcela está maldita desde que los franceses cometieran sobre ella todo tipo de atrocidades durante la Guerra de Independencia.

La leyenda dice que el marqués de Linares se casó, sin saberlo, con una mujer que era su hermana. Conscientes del pecado incestuoso que habrían cometido, se dirigieron al papa Pío IX, quien finalmente les otorgó una bula papal denominada “Casti convivere” (vivir juntos pero en castidad). Aunque fue demasiado tarde, ya que habían engendrado una hija.

Ante el escándalo del incesto, la pareja decide asesinar a la pequeña. El marqués emparedó el cadáver en la Casa de las Muñecas, anexa al edificio, en un recinto que había sido construido para servir de zona de juegos para sus hijos. Finalmente, la marquesa murió de pena y el marqués terminó suicidándose. Todavía hoy, continúa el espíritu de la niña Raimunda, cantando canciones infantiles y llamando a sus padres.

Casa America nocturno

Casa America nocturno

3. El cura pecador de la calle de Ayala

Cuenta la leyenda que desde los años 80, el espíritu de un cura atormentado no deja vivir en paz a los vecinos de los pisos colindantes, una casa amarilla situada en el número 126.

Todo se debe al fallecimiento de un cura en ese mismo bloque cuando allí se ubicaba un prostíbulo. Desde entonces, muchos han sido los vecinos que han vendido sus pisos ante los gritos y desplazamiento de muebles que supuestamente se siguen escuchando.

4. El hombre sin cabeza de la iglesia de San Ginés (calle del Arenal, 13)

Es la conocida iglesia de San Ginés, se cuenta la historia que en 1353, coincidiendo con el reinado de Pedro I, unos ladrones entraron en el recinto y que un hombre que se encontraba allí rezando intento evitar el robo. Los ladrones decapitaron en la misma iglesia al hombre, que a partir de entonces se apareció sin cabeza en busca de venganza. Finalmente éstos fueron ajusticiados y no volvieron a manifestarse entes de ningún tipo.

Iglesia de San Ginés

Iglesia de San Ginés

5. La mujer fantasma de la Casa de las Siete Chimeneas (calle de las Infantas, 31)

Dice la famosa leyenda que la casa se construyó para que en ella viviera una joven de nombre Elena, la cual dice las malas lenguas tuvo una relación con el por entonces príncipe Felipe (futuro Felipe II).

Dicha joven se casó con un capitán de las tropas reales, quien al poco tiempo fue enviado a Flandes a participar en la Batalla de San Quintín, donde falleció en combate.

Tras conocer la noticia, la joven cayó en depresión y poco después fue encontrada muerta en su dormitorio. Sin embargo, el cadáver de la joven desapareció, lo que empezó a alimentar la leyenda, pues se llegó a decir que había sido asesinada. El padre de la joven, tras su muerte, se suicidó en la misma casa.

Desde entonces, se dice que durante la noche se ve al fantasma de una joven con túnica blanca paseando con una antorcha en la mano por el tejado de la casa, deambulando entre sus chimeneas.

Y por si esto fuera poco, a finales del siglo XIX, durante unas reformas en el sótano, se descubrieron los restos de un esqueleto humano. Se trataba de una mujer que estaba enterrada junto con unas monedas del siglo XVI, que avivó más la leyenda.

6. El cementerio maldito del Museo Reina Sofía (c/ Santa Isabel, 52)

Durante años, los vigilantes del museo han denunciado que oyen voces en salas vacías, ascensores y puertas que funcionaban solas y alarmas que saltaban sin causa. Según la leyenda, había una concentración de espíritus derivada de la construcción del edificio sobre un cementerio de pobres, y los sucesos que experimentó el antiguo Hospital General durante la Guerra Civil.

En aquella época una epidemia provocó el fallecimiento de multitud de personas que fueron enterradas en los sótanos del centro sanitario. En una reforma posterior, llegaron a encontrarse restos humanos, entre los que se encontraban los cuerpos momificados de tres monjas que, dicen, hoy están enterradas en la misma puerta del museo.

7. El polstergate de la calle del Marqués de Monasterio

Hace unos años, en el número 10 de esta calle, se produjeron una serie de sucesos paranormales. Allí se encontraba una tienda de antigüedades cuyos dueños terminaron solicitando la ayuda de expertos para buscar explicación a las cosas que allí sucedían.

Según cuentan los dueños, los sucesos eran misteriosos cambios de lugar de objetos de la tienda, sonidos cuando no había nadie, golpes y cristales rotos.

En un comienzo los hechos ocurrían tras cerrar la tienda, siempre a unas horas determinadas. Al principio no le dieron importancia, pero con la sucesión de acontecimientos comenzaron a comentárselo a sus familiares, llegando incluso a entrar a la tienda a las horas en los que solían ocurrir.

Esta situación llegó a su punto álgido cuando estando clientes dentro empezaron a encenderse aparatos solos, caer parte de los cristales de las lámparas centenarias,…. Lo que hizo que éstos salieran despavoridos. Esta intensificación fue aminorando poco a poco hasta desaparecer.

Tras una investigación, se descubrió que anteriormente un abogado que vivía en estas dependencias se quedó dormido mientras fumaba y todo empezó a arder sin darle tiempo a que pudiera escapar. Fuera el espíritu de este hombre u otro, hoy sigue siendo todo un misterio.

7. El demonio de la Casa de Correos

Durante la construcción de la Puerta del Sol bajo el reinado de Carlos III, los sucesos paranormales se producen desde el primer día de obras. La creencia popular aseguraba que el demonio se aparecía entre los albañiles para decirles que el edificio que estaban levantando estaba maldito y que, por tanto, pasaba a manos de su legítimo propietario: Satanás. Los obreros se negaron a seguir trabajando e hicieron saber de la situación a sus superiores, que pusieron en conocimiento de la Inquisición los hechos.

Puerta del Sol nocturno

Puerta del Sol nocturno

8. La cabeza ensangrentada de la calle de la Cabeza

Esta calle guarda la historia un macabro crimen. Un sirviente acosado por las deudas asesinó a su amo, un sacerdote, cortándole la cabeza y huyendo a Portugal. Años después regresó convertido en un caballero. Compró una cabeza de carnero, alimento habitual de la época, en el mercadillo local para darse un festín. Fue parado por un alguacil que notó el rastro de sangre que dejaba y, al enseñar el bulto que acaba de comprar, apareció la cabeza del cura. Finalmente, la presión que le generó la aparición de la cabeza del párroco le obligó a confesar el crimen. La leyenda está simbolizada en una placa de la calle de la Cabeza.

9. La Casa de los Duendes (zona de Argüelles)

La Casa del Duende estaba situada entre las calles Duque de Liria, Mártires de Alcalá y la plaza Seminario de Noble, debe su nombre a una serie de sucesos en los que estos pequeños personajes de fantasía estuvieron involucrados.

Los propietarios de entonces, que utilizaban el lugar como sitio de apuestas y juegos, se encontraban una noche discutiendo cuando, de repente, entró en la habitación un hombre bajito que les pidió que se callaran. Al proseguir éstos con la discusión, aparecieron una docena de ellos armados y empezaron a golpearles. Ante este hecho, los inquilinos huyeron al día siguiente.

Tras este suceso pasó a manos de una marquesa, la cual cuando estaba llevando las cosas a la nueva casa se quejó de que le faltaban varios objetos. Pensando que habían sido sus criados, fue a echarles la bronca, cuando aparecieron varios hombres de baja estatura que portaban estos objetos y los dejaron en la habitación sin mediar palabra. La marquesa que no podía creer lo que había visto, no volvió a pisar la casa.

Más tarde, el religioso Melchor de Avellaneda también tuvo estas apariciones, pero en esta ocasión vestidos de monaguillos. Al tiempo, después de varias escenas similares con ellos, dejó la casa.

La siguiente inquilina fue una lavandera que fue testigo de las peripecias de estos duendes, los cuales la ayudaron a recoger la colada, ante el asombro y posterior temor de la mujer.

Todas estas historias fueron corriendo como la pólvora entre los habitantes de Madrid. Tanto que llegó a oídos de la Inquisición, que practicó un exorcismo a la casa y más adelante quedó en el olvido y fue demolida.

10. La mujer cadáver de la Iglesia de San José (calle Alcalá 43)

Una de las leyendas urbanas más conocidas de esta iglesia cuenta que una noche de carnaval de 1838, se celebraba una fiesta para los nobles. Un joven británico, recién llegado a la capital, se quedó prendado de una muchacha de tez pálida y cabellos oscuros que bailaba alegre y risueña con un precioso disfraz blanco.

Tras varios bailes con la joven, ésta le pidió que le acompañara hasta la cercana Iglesia de San José. El inglés sin entender el motivo, accedió y fueron caminando hasta la parroquia. Se despidieron en la iglesia de San José, pese a que él insistió en acompañarla a casa, pero acordaron volver a verse al día siguiente a mediodía en ese mismo lugar.

Allí estaba él, deseando volver a encontrarse con la muchacha, cuando tras entra en la iglesia ve un funeral con un ataúd.

Iglesia San José

Iglesia San José

Entonces, él, curioso, se asoma a ver a la chica que yace en su interior y ¡se encuentra con la joven a la que él espera! Con un susto de muerte, sale de la iglesia corriendo. Una amiga de la fallecida le sigue, y le pregunta si la conocía, a lo que él responde que la conoció la noche anterior… “¡¡imposible!!” responde la amiga “justo a la hora a la que dices haberla conocido ella falleció, pero quédate al funeral, ¿sabes que estaba loca por ti, pero nunca se atrevió a decírtelo”.

Y aquí termina nuestro recorrido por las leyendas más macabras de Madrid, esperamos que hayáis disfrutado de nuestro recorrido y podáis dormir esta noche.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

Un comentario

  1. Amores e injusticias que se convierten en leyendas

Deja un comentario