Viaje a la Alcarria: ¿Qué ver en Guadalajara?

Guadalajara

Nuestra primera etapa recorriendo los pasos de de Camilio José Cela en su Viaje a la Alcarria empieza por su capital, Guadalajara. Hoy día, no es un referente del turismo en España, pero alguna vez te has preguntado qué tiene de interés esta ciudad. Si viven en Madrid, de sobra es conocida por el Corredor del Henares, pero aun teniéndolo cerca, pocos madrileños se aventuran en pasar el día en la capital de la Alcarria.

Cómo llegar

Desde Madrid podemos coger la línea de cercanías C-2 o los autobuses interurbanos que salen del intercambiador de Avenida de América. Pero si lo tuyo es el coche la A-2 te llevará directamente.

Ruta por Guadalajara

“El tren marcha, a orillas del Henares, ya hasta Guadalajara. Al final va rápido; parece como si llevara prisa.
Poco antes de llegar a Guadalajara, la gente carga con sus bultos y se agolpa en las plataformas y en los pasillos…” [Viaje a la Alcarria, Camilo José Cela]

A la salida de la estación de tren, justo enfrente, una carretera nos llevará hasta el puente (de origen árabe) que cruza el río Henares. Esta gran zona verde tiene a la vuelta el zoo municipal, no es la Casa de Campo pero está especializado en la fauna ibérica, y sobre todo es gratis.

Siguiendo por el paseo de la Estación, llegamos al Alcázar Real, o lo que queda de él que es más bien poco. Si en cambio se conserva dos de los torreones que formaban parte de la muralla medieval, el Torreón de Álvar Fáñez que se encuentra en la parte posterior de los jardines del Infantado y el Torreón del Alamín al este de la ciudad.

Alcázar Real

Alcázar Real

Más adelante llegamos a uno de los símbolos de la ciudad, el Palacio del Infantado, un edificio de finales del siglo XV, que perteneció a los Duques del Infantado. Además de recordar su fachada a la Casa de las Conchas de Salamanca, en su interior destaca el Patio de los Leones. Todo ello forma parte del Museo de Guadalajara, donde podemos disfrutar de alguna de las exposiciones o del Maratón de Cuentos que fue lo que encontramos en nuestra visita.

Palacio del Infantado

Palacio del Infantado

Llegamos a una calle peatonas que nos lleva a la plaza Mayor, pero antes nos desviándonos por la calle Teniente Figueroa donde podremos ver la iglesia de Santiago Apóstol (una joya del siglo XIV) y el Convento de la piedad (formado por el palacio del caballero Antonio de Mendoza y la iglesia).

El final de la calle peatonal nos lleva a la plaza Mayor y al Ayuntamiento. Para mi gusto una plaza muy normal. Seguimos por la calle Mayor hasta el final del camino, la iglesia de San Nicolás.

Proseguimos nuestro viaje hasta el Palacio de la Cotilla, un palacio que a simple vista no dice mucho, pero en su interior esconde una joya única, El Salón Chino, decorado todavía con el papel pintado original, según el estilo de la dinastía Qing. Además el palacio incluye maquetas de los principales monumentos de Guadalajara.

Salón del té

Salón del té

Muy cerca tenemos la capilla funeraria de Luis de Lucena, del siglo XVI, que formó parte de la desaparecida iglesia de San Miguel.

Se ha hecho de rogar pero llegamos a la Concatedral de Santa María, que comparte honor con la otra catedral homónima que hay en Sigüenza.

Concatedral de Santa María

Concatedral de Santa María

Dejamos lo mejor para el final, Panteón de la condesa de la Vega del Pozo, cuya estilo bizantino, es uno de los edificios más bonitos de la ciudad.

Panteón de la condesa de la Vega del Pozo

Panteón de la condesa de la Vega del Pozo

Más información sobre Guadalajara

Web de Turismo de Guadalajara: http://www.guadalajara.es/es/Turismo

Dónde dormir en Guadalajara

Guadalajara es una ciudad pequeña y acogedora, por lo que es ideal como punto de partida para recorrer la Alcarria. Así que no lo dudes más, te mostramos los alojamientos más interesantes de Guadalajara.

Dónde comer en Guadalajara

Los más recomendados son:

  • Restaurante El Fisgón (calle Bardales, 7): un clásico de Guadalajara, especializado en carnes a la parrilla.
  • Restaurante Miguel Ángel (calle Alfonso López de Haro, 4): otro de los clásicos de la ciudad, con una calidad estupenda.
  • Restaurante Lino ll (calle Vizcondesa de Jobalan, 10): Buena comida a precios normales.
  • Restaurante Diego’s (calle Sigüenza, 16): comida con toques modernos, pero en cantidad.

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

3 comentarios

  1. Valentina Catini dice:

    He estado hace menos de un año en esta ciudad y no tenía ni idea de que había tantas cosas. ¡Quedan pendientes para cuando vuelva! Es una ciudad realmente maravillosa, merece la pena visitarla al menos una vez en la vida.
    ¡Un saludo!

  2. Eugenia dice:

    Buena información! Algo más aquí:

Deja un comentario