Recorriendo la obra de Gaudí fuera de Cataluña

Palacio Episcopal de Astorga

Hoy queremos dedicar este post a uno de los grandes arquitectos modernos, Gaudí, de sobra son conocidas sus obras en Barcelona como el Parque Güell, el Palacio Güell y la Casa Milà o la Sagrada Familia entre otros. Siete de los cuales están catalogados como Patrimonio de la Humanidad. Fue uno de esos artistas adelantados a su época, pero poco comprendido en vida. En muchos de sus proyectos tuvo que rehusar continuar, ante los continuos cambios y la incomprensión de sus artífices, que no entendían su manera de concebir las cosas.

Entre sus rarezas estaba, el que no hacía planos muy detallados de sus obras, sino que prefería crear una maqueta de la idea que tenía en la cabeza. La cual iba modificado según creía conveniente, éste es el principal motivo que sea tan difícil terminar su gran obra, la Sagrada Familia.

En lo personal fue una persona educada, gentil, pero bastante introvertido, motivo por el cual nunca llego a casarse. Con fuertes convicciones católicas, paso los últimos años de vida centrado en la Sagrada Familia y llevado una vida sencilla fuera de todo lujo, anclado en la religiosidad. Tal fue el punto, que tras ser atropellado por un tranvía en 1926 le tomaron por un mendigo y no fue auxiliado por nadie, hasta que pasó un guardia civil y lo llevó al hospital, pero ya era demasiado tarde.

Aunque la mayor parte de su legado se quedó en Cataluña, fruto de su amistad con diferentes obispos, pudo llevar su arte a otros lugares de la geografía española.

El Palacio Episcopal en Astorga

Gaudí recibió el encargo del Palacio Episcopal de Astorga, por parte del obispo reusense Grau, puesto que el anterior palacio había sido destruido a causa de un incendio. En esa época estaba con otros proyectos, así que le pidió información del terreno y de los edificios del entorno e hizo los bocetos. Tras la muerte del obispo se empezó a poner la primera piedra, pero ante los retrasos en los pagos y los problemas con el nuevo obispo que no entendían el concepto de castillo medieval como lugar de residencia, deja la obra. Tras varios arquitectos e intentos infructuosos de que volviera a la obra. Finaliza este palacio que nunca fue la residencia de ningún obispo, y que pasó a convertirse en el museo del camino (con motivo del camino de Santiago que pasa por Astorga).

Interior del Palacio Episcopal de Astorga

Interior del Palacio Episcopal de Astorga

La Casa Botines en León

Tras la salida del proyecto de Astorga, su amigo Eusebi Güell le recomendó para que construyera la sede de una empresa textil en el centro de León. Para ello tuvo muy en cuenta la Catedral de León, la Basílica de San Isidoro y el Convento de San Marcos para que la Casa Botines se integrara con el entorno.

Para ello utilizó materiales poco habituales a los utilizados en sus obras en Barcelona, debido al frio de León, como las paredes gruesas y la pizarra como material. En el diseño final podemos ver un palacio de estilo medieval neogótico, cuya idea se refuerza por las cuatro torres cilíndricas que culminan en el edificio.

El edificio consta de 4 plantas, un sótano y un ático. En la planta baja se situaron las oficinas y en el sótano el almacén. En la primera planta estaban las viviendas de los propietarios, mientras que las plantas superiores se destinaron para el alquiler. Actualmente es la sede de Caja España, que la utiliza como sus oficinas y sala de exposición.

Casa Botines en León

Casa Botines en León

El Capricho en Comillas

Su nombre real es Villa Quijano, pero se le aplicó el término arquitectónico de “Capricho” por tratarse de un encargo del marqués de Comillas, que deseaba una residencia de verano de tipo oriental.

El edificio tiene planta alargada, con una torre cilíndrica en forma de alminar persa, revestida completamente de cerámica. Debido al gusto por la música del dueño, en el edificio podemos encontrar multitud de detalles relacionados con la música, por ejemplo las cenefas que imitan un pentagrama. Las barandillas con forma de clave de Sol y de semicorchea. En el interior, los contrapesos de las ventanas y persianas, son campanas tubulares con diferentes tamaños para poder obtener notas musicales diferentes al abrir y cerrar.

Ironías de la vida, el dueño sólo pudo disfrutar de su capricho 7 días, antes de fallecer. Terminando finalmente en manos de una empresa japonesa.

El Capricho de Gaudi

El Capricho de Gaudi

La Catedral de Palma de Mallorca

El obispo de Palma de Mallorca, Pere Campins i Barceló, quiso reformar la Catedral para adaptarla a las nuevas necesidades, para ello contrató a Gaudí no para crear una nueva sino sólo para encargarse de la reforma. En este caso Gaudí, se limitó a devolver el estado inicial de la Catedral fruto del tiempo y de algunos estilos arquitectónicos que habían ido variando la fisonomía del interior. El proyecto recibió muchas críticas por parte de los canónigos de la catedral y la opinión pública, por lo finalmente abandona el proyecto a falta de su finalización.

Seo de Palma de Mallorca

Seo de Palma de Mallorca

Como hemos podido ver Antonio Gaudí, fue uno de esos artistas incomprendidos en su época, pero que el paso del tiempo ha sabido darle el reconocimiento que no se le dio en vida, y elevarle al estatus de genio.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

4 comentarios

  1. Norma taranto dice:

    Hola, quiero viajar próximamente, me encata la obra de Gaudí

  2. Paz dice:

    Deberían corregir una inexactitud en el comentario en torno al edificio El Capricho. No fue un encargo del Marqués de Comillas, sino que se diseñó para Máximo Díaz de Quijano, que era hermano de una cuñada del Marqués de Comillas. Quijano era un indiano enriquecido, abogado y soltero, y él mismo encargó a Gaudí el edificio.

  3. Emiliano Espina Rodriguez dice:

    Me ha gustado mucho la publicación.
    He tenido la suerte de verlos en este año.
    Tanto el capricho. Como el Palacio episcopal de Astorga.Pero no pude ver la casa de Botines.
    Que hay que hacer para poder verla por dentro.

Deja un comentario