Ruta por Navarra: ¿Qué ver en Olite?

Olite

Cuando estuvimos organizando nuestro viaje por Navarra, nos llamó la atención un pueblo con un castillo muy original. Resulta que Olite, que era como se llamaba este pueblo, había sido la antigua Capital del Reino de Navarra, y su Palacio Real había sido conocido por las crónicas de la época como uno los castillos más lujosos de Europa. Así que si hay un lugar que no debes perderte de Navarra sin duda es visitar Olite y su magnífico castillo.

¿Cómo llegar a Olite?

– En coche

Desde Pamplona tomamos la AP-15 dirección Imarcoain/Zaragoza/Madrid hasta la salida 50. Continuamos por la N-121 dirección Zaragoza/Madrid hasta el desvío de la NA-6620 que nos llevará hasta Olite. Si no disponemos de coche, podemos alquilar uno en cualquier capital española. En Rentalcars podemos comparar los precios entre las diferentes empresas de alquiler de coche y alquilar el más económico para el viaje.

– En autobus

Para llegar a Olite debemos coger los autobuses de la compañía ALSA que operan desde Pamplona.

¿Qué ver en Olite?

La localidad estuvo poblada desde los romanos, momento en el que construyen sus murallas. En 621 fue refundada por el rey godo Suintila, que le dio el nombre de Ologite y la fortificó para protegerla de los vascones.

En 1147 recibe su primer fuero, similar al de Estella, de manos del rey García Ramírez el Restaurador consiguiendo así atraer nueva población. La progresión se aceleró en 1266 al recibir el privilegio de organizar una feria anual de 15 días de duración.

El 18 de abril de 1407, se crea la merindad de Olite quedando así Navarra dividida en cinco unidades administrativas. Esta capitalidad de Olite fue impulsada por el rey Carlos III el Noble, quién ejerció sobre la villa una especial protección. Este monarca se aficionó tanto a la localidad que terminó por construir en ella un inmenso y lujoso palacio donde vivir con su esposa, la sofisticada Leonor de Trastámara.

Los siglos posteriores son época de depresión y despoblación para el lugar, cayendo en un relativo abandono. Éste proceso fue acrecentado por la progresiva desaparición del poder de las merindades. En 1885 Olite sufre una grave epidemia de cólera que diezma notablemente su población.

Durante la Guerra de la Independencia, en 1813, el Palacio Real es incendiado por el guerrillero Espoz y Mina a fin de evitar el asentamiento de tropas francesas en su interior. Posteriores reformas consiguen devolverle su aspecto original y convertirlo en el gran reclamo turístico que hoy en día es.

En esta ocasión decidimos llegar en coche desde Tudela por la carretera que iba en dirección a Pamplona, en una media hora llegamos a nuestro destino. A la entrada del pueblo vimos un parking y aprovechamos para dejar el coche allí, si bien luego vimos que en el Palacio Real junto al merendero había bastante aparcamiento.

Nuestra primera parada, ya se avistaba de lejos, era la iglesia de San Pedro. Siguiendo la Rúa Mayor, llegamos a la iglesia, un templo románico del que nos llamó la atención su torre gótica, la llamada Torre Aguja, en forma de flecha.

Iglesia de San Pedro en Olite

Iglesia de San Pedro en Olite

Seguimos la calle para llegar al hermoso Palacio Real, la entrada cuesta 3,5 € y nos permite recorrer todo el palacio como queramos. Del interior no se conserva nada, solo se puede ver una exposición de cómo fueron las obras de restauración, que por lo que pudimos ver todavía continúan. En una de las maquetas se puede ver el estado de abandono lamentable que tuvo el castillo y la fantástica restauración que se ha realizado para que podamos disfrutarlo.

Una subida obligada es a la Torre de la Atalaya, esta torre de cuatro plantas nos permite tener unas vista espectaculares de todo Olite.

Palacio Real de Olite

Palacio Real de Olite

Otra de las curiosidades del castillo es la piedra en forma de huevo que vimos a uno de los lados, lo que podría parecer el huevo de un dragón fosilizado, no era otra cosa que una nevera. Su funcionamiento era muy sencillo apilaban en su interior capas de nieve y paja, y aunque parezca mentira la nieve duraba más allá del verano.

Tras nuestra visita al Palacio Real, nos acercamos a la iglesia de Santa María que se encuentra justo al lado. Destaca la gran portada de la entrada decorada con enorme detalle las hojas de parra y las figuras de Juana I de Navarra y su esposo Felipe el Hermoso, reyes de Navarra en el momento de construcción de la portada.

Iglesia Santa María en Olite

Iglesia Santa María en Olite

Llegamos a la entrada de la plaza Mayor con dos monumentos, por un lado la torre Capitel, que conforma lo que queda de la puerta de la muralla medieval. Y por otro las galerías medievales, que se acceden desde unas escaleras en el centro de la plaza. Estas galerías no son sino los antiguos puente que permitían sortear el foso del castillo, cuando perdieron su utilidad se reutilizaron como bodegas o almacenes, actualmente éste de la plaza se usa para museo y exposiciones.

Plaza Mayor de Olite

Plaza Mayor de Olite

Seguimos en dirección a uno de los edificios que nos llamó mucha la atención desde lo alto del Palacio Real por sus grandes dimensiones, no era otro que el Convento de San Francisco. Se dice que el propio San Francisco de Asís fundó el convento cuando iba en dirección a Santiago de Compostela. Su arquitectura es bastante sobria.

Convento de San Francisco

Convento de San Francisco

Dejamos para el final el Palacio Viejo, que data de época romana, cuando se utilizaba como fortaleza de la muralla defensiva, actualmente es un Parador Nacional así que nos limitamos a disfrutar de su exterior.

Se acercaba la hora de comer así que nos pasamos por una pastelería que había en la rua Mayor, y cogimos una trenza de dulce de leche (riquísima no la comimos del tirón y no era pequeña). A la hora de comer nos fuimos a los merenderos al lado del huevo de dragón, para disfrutar de las vistas del castillo mientras comíamos.

Más información sobre Olite

Oficina de Turismo de Olite: www.olite.es

Dónde dormir en Olite

Si no quieres perder el tiempo buscando entre los alojamientos de la localidad, te lo ponemos fácil aquí tienes los alojamientos más interesantes de Olite.

Dónde comer en Olite

En la plaza Mayor y las calles que salen desde aquí están llenas de bares y restaurantes. Los más recomendables:

  • Restaurante Zanito (Calle Mayor, 16): un restaurante de muy buena calidad pero caro, tienen menú por 25 €.
  • Mesón Las Torres (en el cercano pueblo de Ujué): lo mejor las migas y las costillas.
  • Restaurante Merindad (Rua de la Juderia, 11): uno de los más recomendados, el menú vale 23 €.

Pero si los precios se nos van del presupuesto tienes unos merenderos a un lado del Palacio Real, al lado del huevo.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

5 comentarios

  1. Había escuchado hablar de Olite y su castillo a un matrimonio cercano pero siempre creí que sería algo pequeño y pobretón. ¡Vaya sorpresa me he llevado con vuestro post!

    • Nosotros lo conocimos por la oficina de turimos de Navarra, cuando vimos las fotos del castillo dijimos, esto hay que verlo así que aprovechando que ibamos a las Bardenas Reales y pasamos por Olite. Es una visita super aconsejable el recorrido por el castillo es precioso, la pena que le interior no lo hayan amueblado como el castillo de Belmonte.

  2. Carlos Girón dice:

    ¡Vaya castillo! Muchas gracias por la sugerencia. Ya está anotada para el próximo paseo que podamos dar fuera de la ciudad. 🙂

  3. Jefemaestro86 dice:

    Qué chulo!! Hace un tiempo estuve viendo los castillos del valle del Loira en Francia y la verdad es que es una pasada como te transportan a otra época. Me encantan todo este tipo de lugares y parajes.

  4. Glo dice:

    Tengo programada una visita a Pamplona, no me lo perderé!

Deja un comentario