Recomendaciones y consejos para tu primer crucero

Crucero
Crucero

Hoy hablamos de cruceros. Como supondrás, hacer un crucero no es un viaje cualquiera. Es un tema bien distinto, incluso podríamos decir que es otra forma de viajar. Ya que nos permite de forma fácil y cómodo, poder viajar por todo el mundo. De hecho, es una opción que ha crecido mucho en los últimos años.

Los hay de todos los tipos desde recorridos cortos, largos y hasta los que te llevan hasta la otra punta del mundo; desde el mar Mediterráneo, cruzar el Atlántico o navegar por el Caribe.  Hay cruceros de última hora y cruceros que se planifican con años de antelación. En definitiva, lo hay para todos los gustos y todos los bolsillos.

Si esta es tu primera vez viajando en crucero, seguro que todos los datos que encontrarás en este post te servirán de gran ayuda para disfrutar de tu viaje.

¿Qué tipo de crucero necesitas?

Lo primero es que te hagas una idea de que tipo de crucero buscas y que itinerario. Cuando empieces a investigar verás que hay cruceros de todo tipo, desde aquellos especializados en cocina gourmet, en los que vives una experiencia sorprendente, los que navegan por itinerarios únicos o aquellos que realizan actividades de entretenimiento poco común (por ejemplo, un crucero de videojuegos).

Antes de comprometerte con un crucero, lo mejor es empezar averiguando qué es lo que más te apetece hacer durante tus vacaciones.

Según el tipo de personas, valorarás unas cosas. Por ejemplo, si te gusta la buena comida, ese será un factor a tener en cuenta. Si disfrutas conociendo lugares, lo principal será las ciudades portuarias por las que pasas o lugares únicos como un crucero fiordos noruegos. Si vas en familia lo mejor será que cuente con muchas actividades para hacer en familia o para que los niños disfrutes de su estancia en el barco.

Así que averiguar el qué es lo más importante para ti a la hora de decidirte por una marca o barco específico que mejor se adapte a tus necesidades.

Una vez respondida esta pregunta, necesitarás ver la duración del crucero. Evidentemente dependerá de los días que tengas de vacaciones. Los hay desde escapadas de 2 noches a una semana, pasando por viajes de 14 noches hasta expediciones de un año.

Pero si es tu primera vez en un crucero, la opción de 7 noches, es la opción mayoritaria para los viajeros que buscan una experiencia de iniciación.

¿Con cuánta antelación reservar un crucero?

Por lo general, como ocurre en cualquier viaje cuanta más antelación reserves mejor, eso también se aplica en los cruceros. Ya que esto repercutirá en el precio final. Aunque no tiene por qué ser siempre así. Ya que también existen las ofertas de última hora.

Aunque ambas opciones son viables, normalmente se obtienen los mejores precios reservando cuanto antes el crucero. Si esperamos a un mejor precio cerca de la fecha de salida, lo más seguro es que no podamos elegir el camarote que queramos o incluso que los vuelos para llegar al puerto de embarque sean más caros.

También hay que destacar que, por lo general, los precios más económicos los encontrarás antes y después de la temporada alta. Pero ojo, la temporada alta varía en función del destino al que vayas a ir en crucero.

Crucero
Crucero

¿Qué camarote elijo?

Esta es la típica pregunta a la hora de reservar un crucero. Elegir el tipo de camarote, es un poco diferente que cuando reservamos una habitación en un hotel. Ya que no se trata sólo de ver el número de camas y categoría, sino también de si te interesa ver las vistas en el camarote o prefieres disfrutar del entretenimiento en el barco.

A continuación, te mostramos los tipos de camarotes:

Camarote interior: se trata del tipo de cabina más básico, ya que no dispone de ventanas. Aunque son más oscuros, son ideales para aquellos que tienen problemas para dormir y necesitan de oscuridad ininterrumpida para conciliar el sueño.

Camarote con vistas al mar: la siguiente categoría sería una cabina interior, pero que cuenta con una ventana de ojo de buey. Esta es ideal para aquellos que no planean pasar mucho tiempo en la habitación, ya que van a estar el mayor tiempo desembarcando o realizando actividades a bordo, pero que necesitan una pequeña conexión con el mar. Son la opción más económica si quieres disfrutar del paisaje.

Camarote con balcón: esta habitación es más espaciosas y cuenta con un área para sentarse al aire libre. Es una opción ideal para aquellos que buscan un espacio de tranquilidad para relajarse viendo el interminable mar azul. Estos son los mejores camarotes en relación calidad-precio.

Suites: finalmente la categoría más importante, aquí encontramos desde las minisuites hasta suites más grandes con múltiples salas de estar, casi siempre con balcón. Perfectas para viajeros que van a estar largas temporadas o viajan con la familia.

Una vez visto el tipo de camarote, el otro punto importante es la ubicación. Los camarotes en la parte delantera del barco (proa) y en la parte trasera del barco (popa) suelen ser las baratos. Los camarotes en el medio del barco son los más estables e ideales para quienes son propensos al mareo.

Crucero
Crucero

Revisar lo que incluye el crucero

Una vez que tengas todo claro. Revisa las condiciones del viaje.

Los precios de los cruceros normalmente incluyen el camarote, las comidas, las actividades a bordo y el entretenimiento.

Sin embargo, conviene recordar algunos gastos que debemos añadir a nuestro presupuesto:

  • Traslados y vuelos para llegar al puerto de embarque y regreso.
  • Tasas de embarque: son obligatorias y debes comprobar si van incluidas en el precio que nos ofrecen o debemos sumarlas a parte.
  • Seguro de viaje: No es obligatorio, pero si recomendable.
  • Las bebidas: salvo el agua no embotellada, el café normal, la limonada y el té, el resto se debe abonar a no ser que hagas contratado algún tipo de oferta o paquete de bebidas incluido.
  • Las excursiones: no es obligatorio reservarlas con la naviera, es posible organizarla por nuestra cuenta o con una agencia de excursiones local u online.

Y finalmente te dejamos una serie de tips que no debes olvidar.

  • Planea llegar a la ciudad de embarque con un día o más de antelación. Perder el barco por un retraso del avión no es la mejor forma de empezar unas vacaciones.
  • A la hora de hacer la maleta lleva ropa que se pueda combinar y colocar en capas. Algunos elementos imprescindibles son: bañador, ropa deportiva, traje/vestido elegante (si queremos participar en la noche formal), mochila para excursiones, medicinas si estamos en tratamiento, chubasquero, y gafas de sol.
  • Lleva siempre un equipaje de mano. Normalmente, embarcas mucho antes de que el equipaje llegue a tu camarote, así que lleva encima las cosas más importantes.
  • Cambia tu teléfono a modo avión. Las tarifas de servicio itinerante, o ‘roaming’ te puede suponer unos costes adicionales aun sin hacer ninguna llamada. Así que consulta con tu compañía de teléfono acerca de los planes de internacionales que disponen.
  • Cada día recibirás una copia del boletín del barco con las actividades y los eventos programados. Las opciones pueden ser abrumadoras, así que marca las actividades que más te interesen.
  • Mantente al tanto de la hora local. Algunos puertos se encuentran en zonas horarias distintas a la hora del barco, así que cerciórate de que tu reloj y el del barco estén sincronizados. Normalmente los pasajeros deben estar de vuelta a bordo 30 minutos antes de que salga el barco. Recuerda que el barco no espera a nadie.

Y hasta aquí todas nuestras recomendaciones para viajar en crucero. Si quieres añadir algo que no salga en esta lista o tienes alguna duda. Déjanos un comentario o envíanos un email.

Sobre Alicia y José 566 artículos
Somos una pareja apasionados por viajar, nos encanta conocer nuevos rincones y disfrutar del paisaje y los lugares que hay por descubrir.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*