50 cosas que ver en Toledo antes de morir

Toledo

Volvemos a la carga con otro post especial sobre “50 cosas que ver…” y hoy le toca el turno a Toledo. Cuatro viajes han sido necesarios para que hoy os podamos relatar cada uno de los rincones que no nos debemos perder de una de las ciudades más mágicas y con más leyendas de España; y a un tiro de piedra de Madrid. Así que em-pecemos…

1. Visitar la Catedral Primada de Toledo. Cualquier país puede tener todas las catedrales que quiera, pero sólo una puede ostentar el sobrenombre de “Primada”. En España ese honor lo tiene la Catedral de Toledo, así que por algo será. Sin duda una de las cosas que tenemos que ver en Toledo, y recuerda los domingos por la tarde es gratis.

Catedral de Toledo
Catedral de Toledo

Más información

  • Horario: de lunes a sábado de 10:00 a 18:30. Domingos y festivos de 14:00 a 18:30.
  • Precio: 12,50 € visita completa
  • Web: http://www.catedralprimada.es

2. Subir hasta el Castillo de San Servando y descubrir que no es un parador de turismo sino un albergue. Así que si quieres dormir como un rey a bajo precio, ya sabes. La fortaleza, a la que se accede atravesando el puente de Alcántara ofrece una maravillosa vista del Alcázar y de la ciudad.

Castillo San Servando - Toledo
Castillo San Servando – Toledo

Muchas leyendas hablan sobre apariciones fantasmales en el torreón norte del castillo. En ellas se podía apreciar la figura de un caballero de gran estatura que vagaba por las almenas, aunque por supuesto, ningún soldado se atrevió nunca a acercarse a comprobarlo. Don Lorenzo Alcántara decidió, una noche tormentosa, internarse en el castillo en busca del espectro, para lo cual se plantó ante la puerta del oeste y llamó dando golpes. Tras una larga espera la puerta se abrió sola. Fue entonces cuando el capitán blandió su espada y se internó en el castillo. Nadie supo lo que sucedió aquella noche. Al día siguiente el capitán no quiso hacer declaraciones. Y, cuando le preguntaban si conocía la identidad del espíritu, contestaba con una ligera sonrisa. El caso es que jamás se volvió a aparecer fantasma alguno en el Castillo de San Servando.

3. Visitar cada una de las salas del Museo del Ejército del Alcázar de Toledo. Se estructura en trece salas temáticas, en las que se exponen colecciones específicas, y ocho salas de discurso histórico en las que se presenta un recorrido cronológico por la Historia militar de España. Un lugar lleno de rincones y salas por descubrir que nos llevará una mañana entera. Así que si tienes libre el domingo aprovecha que es gratis.

Museo del Ejército - Toledo
Museo del Ejército – Toledo

Más información

4. Pasar por el callejón de San Ginés para descubrir las marcas en las piedras. Esta piedra y otras que vemos más abajo se utilizaban para afilar cuchillos. Al estar en la fachada de la Iglesia de San Nicolás y cuesta abajo pudo ser del Imam de la mezquita que había en época islámica, quien afilaba ahí el cuchillo con el que degollaría el cordero que hubiera de sacrificar al estilo islámico para que la carne resultara halal, y la sangre correría calle abajo.

Piedra para Afilar - Toledo
Piedra para Afilar – Toledo

5. Comprar anguilas de mazapán en la calle comercio. Uno de los dulces navideños más típicos de Toledo, cuyo origen se debe a las monjas toledanas que lo utilizaban para alimentar a los pobres durante las hambrunas que asolaban la ciudad, utilizando dos de las cosas que más abundaban en la ribera del río, los almendros y la caña de azúcar.

Mazapán de Toledo
Mazapán de Toledo

6. Comer uno de los platos típico de la gastronomía toledana las “carcamusas”. Un guiso de carne con tomate, guisantes y una salsa algo picante, inventado por el dueño del Bar Ludeña (Plaza de la Magdalena, 10). Se dice, que el bar era frecuentado por clientes de una cierta edad llamados “los carcas” y por algunas señoritas más jóvenes que ellos consideraban sus musas y como el guiso era apreciado por ambas clientelas, en su honor se le llamó “Carca-musas”. Aunque las malas lenguas te dirán que viene  de “cancamusa” que es pasar como algo bueno algo que está en mal estado.

Bar Ludeña - Toledo
Bar Ludeña – Toledo

7. Visitar el claustro de la Iglesia de San Juan de los Reyes. El edificio fue encargado por los Reyes Católicos a Juan Guas en 1476, quien construyó uno de los templos más bellos de Toledo y uno de los mejores conjuntos del gótico hispano-flamenco. Lo que iba a ser una gran colegiata que sirviera de enterramiento a los Reyes Católicos, al final no fue ni una cosa ni la otra, nunca fue colegiata y tampoco fueron allí enterradas sus Majestades, ya que al conquistar Granada, decidieron enterrarse allí. Sin duda uno de los claustros más bonitos que podemos ver en Toledo.

Iglesia de San Juan de los Reyes - Toledo
Iglesia de San Juan de los Reyes – Toledo

8. Pasear por la Judería y descubrir los azulejos de cerámica instalados en el suelo para delimitar su perímetro. Durante nuestro paseo podremos ver tres símbolos diferentes: el símbolo de la Red de Juderías de España (que recuerda al mapa de la Península Ibérica), la palabra “vida” escrita en hebreo y el símbolo de un candelabro.

Azulejos de la Judería - Toledo
Azulejos de la Judería – Toledo

9. Visitar cada una de las obras de El Greco en Toledo. El mejor sitio es empezar es por el Museo de El Greco, donde tenemos las obras del último periodo del artista (1600-1614). Muy cerca en la iglesia de Santo Tomé tenemos una de las obras claves de El Greco, “El entierro del Conde Orgaz”. A continuación en la sección pictórica del Museo de Santa Cruz también tenemos obras de El Greco. En el Convento de Santo Domingo El Antiguo podemos ver tres obras originales de El Greco «San Juan Evangelista», «San Juan Bautista» y «Resurrección», de sus primeros trabajos en Toledo. Otro punto importante es el Hospital de Tavera y para terminar llegaríamos a la Catedral.

Museo del Greco -Toledo
Museo del Greco -Toledo

10. Descubrir el legado hispanojudío en el Museo Sefardí. El museo está ubicado en la Sinagoga del Tránsito o Sinagoga de Samuel ha – Leví, considerada la más bella sinagoga medieval conservada en el mundo. La exposición recorre la historia de los judíos en España, desde su llegada a la Península Ibérica en época romana hasta su expulsión por los Reyes Católicos y conversión.

Museo Sefardí - Toledo
Museo Sefardí – Toledo

Más información

  • Horario:
    • 1 de marzo a 31 de octubre: de martes a sábado de 9:30 a 19:30.
    • 1 de noviembre a 28 de febrero: de martes a sábado de 9:30 a 18:00.
    • Domingo y festivos todo el año de 10:00 a 15:00.
  • Precio: 3 € general / 1,5 € reducida
  • Web: http://www.culturaydeporte.gob.es/msefardi

11. Beber agua del pozo de la Catedral. Este pozo es famoso porque decía que su agua era milagrosa y quien la bebía podía ver a la Virgen. Posteriormente se descubrio que el agua estaba contaminada por un hongo que era el que provocaba las alucionaciones.

Otra de las costumbres de los toledanos es beber agua del aljibe de la Catedral en los botijos cada 15 de agosto (Fiesta de la Asunción de la Virgen). Según la tradición, durante una de las invasiones que sufrió la ciudad la talla de la virgen, fue escondida en un pozo, que para impedir el deterioro de la imagen se secó milagrosamente. Años después al recuperar la virgen, el agua volvió a brotar del pozo. Y por este motivo desde entonces se coge agua de este aljibe en esta fecha.

12. Sacar una de las mejores instantáneas y más conocidas de Toledo desde el Mirador de El Valle. Para tener la mejor panorámica de un lugar no hay como salir de él. Para ello debemos tomar el Paseo de la Rosa, pasando por el Hospital Provincial de la Misericordia hasta entra así en la Ronda del Valle. Aquí el mejor lugar sin duda es desde el mirador de la ermita de la Virgen del Valle.

Mirador de El Valle - Toledo
Mirador de El Valle – Toledo

13. Conocer el pasado árabe de Toledo en la Mezquita del “Cristo de la Luz”. Un nombre peculiar para uno de los edificios musulmanes más antiguos de la ciudad de Toledo. Construida en el año 999, aloja una de las leyendas más conocidas de la ciudad.

Iglesia del Cristo de la Luz - Toledo
Iglesia del Cristo de la Luz – Toledo

El nombre de la Mezquita se debe a un hecho insólito ocurrido a la entrada del rey Alfonso VI a la ciudad. Tras haber entrado por la puerta antigua de Bisagra, su caballo se paró en seco al llegar a la mezquita, arrodillándose. La insistencia del animal hizo que lo interpretaran como una señal divina, y se decidió cavar por la zona. Allí encontraron un crucifijo que había estado oculto durante aproximadamente cuatro siglos, donde además se mantenía viva la llama de una lamparilla. Fue un hecho insólito que provocó un gran júbilo y prosiguieron la marcha, entrando hasta la Plaza de Zocodover con él. Posteriormente se ordenó colocarlo en la antigua mezquita, adquiriendo desde ese momento el nombre que hoy tiene.

14. Visitar el principal museo de la ciudad, el Museo de Santa Cruz. Fundado por el Cardenal Mendoza, el edificio es singular, porque en este hospital medieval se incorporó las nuevas ideas sobre la importancia de la higiene, la ventilación y la luz del sol. Hoy es uno de los museos más importantes de España por la calidad y cantidad de piezas que conserva, tanto arqueológicas, bellas artes, como de artes decorativas. SIn duda uno de los museos más importantes que podemos ver en Toledo.

Museo de Santa Cruz - Toledo
Museo de Santa Cruz – Toledo

15. Cruzar los dos puentes sobre el río Tajo: el de Alcántara y el de San Martín. El de Alcántara fue construido en el siglo III por los romanos como parte del sistema defensivo de Toledo por la zona este, pero tuvo que ser completamente reformado por los musulmanes. Durante la Edad Media se utilizaba como principal punto de entrada a la ciudad. En el otro extremo encontramos el de San Martín de fecha desconocida aunque su aspecto actual es del siglo XIV. Permitía el acceso a la antigua judería de Toledo y se usaba para cobrar el portazgo.

Puente de Alcántara - Toledo
Puente de Alcántara – Toledo

16. Retroceder en el tiempo hasta la época romana a través del Circo Romano. Las ruinas del circo están situadas en la Vega Baja, a ambos lados de la avenida de Carlos III. Fue construido en la segunda mitad del siglo I y se piensa que pudo llegar a albergar a más de 13.000 espectadores. En él se realizaban carreras de bigas (carros tirados por dos caballos) y de cuadrigas (carros tirados por cuatro caballos).

Circo romano de Toledo
Circo romano de Toledo

17. Cruzar por cada una de las puertas de la muralla de Toledo. Una de las más importantes de Toledo y que más impresiona al que llega por primera vez a la ciudades es la Puerta de Bisagra, de origen árabe su nombre deriva de la palabra árabe Bab-Shagra, que significa “Puerta de la Sagra”. Fue reconstruida por Alonso de Covarrubias durante los reinados de Carlos V y Felipe II.

Puerta de Bisagra - Toledo
Puerta de Bisagra – Toledo

Hay una leyenda asociada al ángel guardián que preside la Puerta de Bisagra. Un triste día, la peste quiso entrar en la ciudad, pero el ángel guardián la detuvo con su espada. “Tengo permiso de Dios para matar a siete”, decía, por lo que el ángel le dejó entrar. En aquel día murieron siete mil toledanos. Cuando la peste abandonó la ciudad por la misma puerta, el ángel le reprochó: “Me dijiste que sólo matarías a siete y has matado a siete mil”, a lo que la peste respondió: “Yo sólo maté a siete, a los otros los mató el terror”.

18. Visitar el Hospital de Tavera. El Hospital de San Juan Bautista o de Tavera es uno de los más hermosos y representativos monumentos del Renacimiento español que, además exhibe una extraordinaria colección pictórica, escultórica y mobiliaria del Siglo de Oro y la única farmacia hospitalaria de dicha época conservada íntegramente.

Hospital de Tavera - Toledo
Hospital de Tavera – Toledo

19. Atreverse a cruzar el Tajo en la tirolina. Hace unos años una empresa instaló una tirolina que cruza el Tajo paralelo al puente de San Martín, siendo una de las tirolinas urbanas más grande de Europa. Sin duda una magnífica oportunidad para los que les guste las emociones fuentes.

Bajar en tirolina - Toledo
Bajar en tirolina – Toledo

20. Descubrir que la principal plaza de la ciudad, no es la plaza Mayor sino la plaza de Zocodover. Antes era un mercado árabe y hasta hace algunos años se mantuvo allí un mercadillo llamado popularmente “el martes. Este nombre tan particular procede del árabe, y significa mercado de las bestias. Está claro que es uno de los rincones que tenemos que ver en Toledo.

Plaza de Zocodover - Toledo
Plaza de Zocodover – Toledo

21. Visitar el Museo de Victorio Macho. Ubicado en la “Roca Tarpeya”, fue casa y taller del escultor Victorio Macho. Entre sus obras destacan retratos de personalidades como Marañón, Unamuno y Galdós, y esculturas como “La Madre”, “Torso Gitano”, o “La Máscara”.

Museo de Victorio Macho - Toledo
Museo de Victorio Macho – Toledo

22. Subir a lo alto de la ciudad sin usar el “remonte mecánico de La Granja”. La ciudad de Toledo está llena de cuestas por lo que construyeron unas escaleras mecánicas que salvaban la diferencia de nivel entre la parte baja de la ciudad con el casco histórico.

Remonte mecánico La Granja - Toledo
Remonte mecánico La Granja – Toledo

23. Ir a la calle Alfileritos a dejar un alfiler a la imagen de la virgen. Tradicionalmente, las muchachas toledanas acuden a la calle Alfileritos y después de rezar una oración y formular su deseo, se pinchaban ligeramente con un alfiler que luego ofrecían a la Virgen, para que ésta les ayudara a encontrar el amor verdadero o algún mozo bastante “apañao”.

Calle Alfileritos - Toledo
Calle Alfileritos – Toledo

Esta costumbre tiene que ver con la leyenda de la separación forzada, de dos amantes toledanos, a causa de la guerra. Ella era una dama importante de la ciudad, y él, un apuesto capitán de las tropas imperiales de Carlos V. La leyenda cuenta que todas las noches, la dama, acompañada por su dueña, acudía a rezar frente a la hornacina de la Virgen, pidiendo por la vida de su enamorado y por su pronto regreso, y allí permanecía rezando hasta altas horas de la madrugada. Como a veces la vencía el sueño, ordenó a la dueña, que si esto sucedía, la pinchara con un alfiler a fin de mantenerla despierta, alfiler que luego ofrendaba a la Virgen como testimonio de su sacrificio. El tiempo fue transcurriendo, mientras aumentaba el número de alfileres, hasta que finalmente el capitán regresó sano y salvo.

24. Acercarnos a Toledo durante la semana del Corpus Christi. Momento del año cuando la ciudad se viste con sus mejores galas y sus patios se adornan y abren para el disfrute de los curiosos.

Corpus Christi de Toledo
Corpus Christi de Toledo

25. Descubrir las 3 fuentes escultóricas del Proyecto Tres Aguas. Las podemos encontrar en la plaza del Ayuntamiento, el Convento de Santa Clara y en la Fábrica de Armas.

Proyecto tres aguas - Toledo
Proyecto tres aguas – Toledo

26. Visitar el convento de Santo Domingo el Real y ver a Sanchito. Fue fundado en 1364 por Inés García de Meneses, viuda del alguacil Sanz de Velasco, cediendo para ello sus propiedades, por lo que fue priora hasta su muerte. Pronto se convirtió en el lugar favorito de recogimiento para infantas y damas de la corte real. Quizás lo más sorprendente son los restos momificados del Infante Sancho de Castilla, cuya muerte se le atribuía a envenenamiento, aunque no fue así, ya que murió por un proceso infeccioso pulmonar al estar sometido a una exposición crónica al humo, probablemente del humo de la chimenea.

27. Pasear por los jardines del Tránsito. Los jardines del Tránsito suponen una de las escasas zonas verdes del Casco Histórico de Toledo. Se trata de un lugar único por su situación estratégica, con un mirador al río Tajo desde donde puedes ver los famosos cigarrales.

Jardines del Transito - Toledo
Jardines del Transito – Toledo

28. Tomar alguna bebida “espirituosa” en el “Círculo del Arte” (Plaza de San Vicente). La antigua iglesia de San Vicente fue fundada por el rey Alfonso VI, pasando por diferentes reconstrucciones. La iglesia fue desacralizada en 1842 y, ya suprimida la parroquia, adquirió con el tiempo diversos usos como el de museo de arte religioso, almacén municipal, o aulario de la Universidad de Toledo, siendo actualmente la sede del Círculo de Arte de Toledo, y sirviendo para la expresión artística, la promoción cultural y el ocio nocturno.

Círculo del Arte - Toledo
Círculo del Arte – Toledo

29. Hacer la senda ecológica desde el Puente Alcántara o el de San Martín. Siguiendo el curso del río Tajo, encontramos una senda que bordea la ciudad. Un sendero que ofrece unas bellísimas vistas de Toledo desde diferentes ángulos. Dos horas serán suficientes para realizar este recorrido de 5 kilómetros que no deja indiferente a nadie, una ruta barata y sana.

30. Perderse de noche por los callejones, puertas de conventos y cobertizos de Toledo. Nunca sabes que puedes encontrar a la vuelta de la esquina, y seguro que cada una esconde una bonita leyenda.

Callejuelas de Toledo
Callejuelas de Toledo

Y es en uno de estos callejones donde ocurre una de las leyendas más famosas de Toledo y de Bécquer: la calle del Cristo de la Calavera. La leyenda versa sobre el amor de dos caballeros, don Lope y don Alonso por doña Inés de Tordesillas. Cuentan que durante una celebración, a doña Inés se le cayó un guante y ambos, se lanzaron a recogerlo sin que ninguno quisiera soltarlo. Finalmente tuvo que intervenir un tercero, la mano del Rey, quien les arrebata el guante y se lo devuelve a doña Inés. Ambos amigos, deciden que el único camino era un duelo. Así que planean encontrarse en una calle cercana de Zocodover, y que además tenía un cristo iluminado por un candil. Así que, sin mediar palabra, comenzó el duelo. El problema, cuenta Bécquer, que cuando las espadas chocaban la luz del candil se apagaba y volvía al rato. Ellos extrañados, siguieron el duelo, pero a la tercera vez, la luz de apagó bruscamente para no volverse a encender más y un fuerte viento les tira al suelo. Entonces se dieron cuenta de que tenía que ser una señal divina y acuerdan ir a casa de doña Inés, y que sea ella la que decida. Cuando llegan a su balcón, ven como un hombre se descolgaba por él y ella le despedía. Los dos caballeros irrumpieron en una sonora carcajada, pues entendieron que ella se había reído de su amor.

31. Subir a la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Situada en la última planta del Alcázar de Toledo. Dispone de una de las mejores vistas de la ciudad, y encima es gratis. Sin duda una de las mejores vistas que ver en Toledo.

32. Visitar el archivo municipal (en la confluencia de la Calle de la Trinidad con la plaza del Salvador). Uno de los fondos documentales más importantes de España, con documentos que van desde el año 1136 hasta la actualidad.

33. Dar un paseo por El Miradero. El Miradero, lugar desde el cual se mira hacia la vega del Tajo y los arrabales de Toledo, se asienta sobre lo que fue la antigua muralla, concretamente sobre la Puerta de Perpiñán, denominada así por conducir hacia tierras galas. El Paseo fue creado en 1575 bajo las órdenes de Juan Gutiérrez Tello. Pero su principal reforma fue efectuada en 1887, en la que ganó mucho terreno y fue ajardinado al gusto de la época. Por su proximidad con la Plaza de Zocodover es uno de los lugares más concurrido para caminar y disfrutar del aire libre.

34. Llegar a la Plaza de las Cuatro Calles y darte cuenta que uno, en Toledo no se complican con los nombres y dos, la plaza tiene cinco calles. Lo primero que resulta destacable de la plaza es que en realidad son cinco las que aquí confluyen. Si empezando mirando hacia la plaza de Zocodover, y seguimos girando en sentido contrario a las agujas del reloj, nos encontramos las calles del Comercio o “calle Ancha”, Cordonerías, Hombre de Palo, Chapinerías, y Martín Gamero. Esta denominación viene utilizándose desde el siglo XIV, por lo que en esa época debieron confluir cuatro calles.

Plaza de las Cuatro Calles - Toledo
Plaza de las Cuatro Calles – Toledo

35. Descubrir la otra cara de Toledo, de noche iluminada. No olvidéis volver a pasar por la Catedral, el Ayuntamiento, el Alcázar y la puerta del Sol y de Bisagra.

Catedral de Toledo de noche
Catedral de Toledo de noche

Una de las leyenda más famosas de Toledo y que ha dado lugar a la famosa frase “¡Vaya noche toledana que he pasado!”. Ocurrió en el año 190 de la hégira, Jusuf-ben-Amru, era un gobernante déspota y cruel, por lo que todos los habitantes de la ciudad estaban descontentos. Una noche, una revuelta popular, decidió acabar con el regente. Pero cuando todos pensaban que el problema había terminado, el gobernador que vino a sustituirle fue el padre de Jusuf. Todos los toledanos pensaron que se vengaría de ellos por lo que pasó con su hijo, pero para su sorpresa, intentó llevar un gobierno tranquilo. Al cabo del tiempo, aprovechando que el hijo del Califa Albderramán III iba a pasar por Toledo al dirigirse a Zaragoza, decide celebrar una cena e invitar a muchos nobles de la ciudad. Pero al atravesar el patio unos cuchillos afilados les iban cortando la cabeza, que fueron colgadas en lo más alto del palacio para que sirviera de escarmiento. Esa noche nadie en Toledo pegó ojo, temiendo que fueran los siguientes. De ahí la famosa frase que todos usamos.

36. Visitar la Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas. Es una iglesia jesuítica característica del barroco con una soberbia fachada retablo. Se construyó hacia 1629, en uno de los puntos más altos de la ciudad. Por ese motivo desde sus torres podemos contemplar la mejor y más completa panorámica de Toledo.

Iglesia de San Ildefonso - Toledo
Iglesia de San Ildefonso – Toledo

Más información

  • Horario:
    • De 1 de marzo a 15 de octubre: todos los días de 10:00 a 18:45.
    • De 16 de octubre a 28 de febrero: todos los días de 10:00 a 17:45.
  • Precio: 2,80 € general / 2,40 € reducida. Niños hasta 10 años gratis

37. Conocer el pasado judío de Toledo en una de la Sinagoga más bonitas de España. La sinagoga de Santa María la Blanca es uno de los monumentos más antiguos de Toledo junto con la mezquita del Cristo de la Luz y los restos romanos y visigodos. Fue construida por los judíos que habitaban en el barrio de la Judería a principios del siglo XII. Esta es una de las 10 sinagogas que llegó a haber en Toledo, pero tras la revuelta antisemita de 1391 fueron disminuyendo hasta desaparecer prácticamente tras la expulsión de los judíos en 1492.

Sinagoga de Santa María La Blanca - Toledo
Sinagoga de Santa María La Blanca – Toledo

Más información

  • Horario:
    • De 1 de marzo a 15 de octubre: todos los días de 10:00 a 18:45.
    • De 16 de octubre a 28 de febrero: todos los días de 10:00 a 17:45.
  • Precio: 2,80 € general / 2,40 € reducida. Niños hasta 10 años gratis

38. Buscar el Pozo Amargo y leer su triste leyenda. Entre la calle Ave María y la calle Pozo Amargo, encontramos un pequeño pozo de piedra. Un recuerdo de lo que fue la ciudad en el pasado, sin embargo, este mágico lugar alberga una triste historia de amor.

El Pozo Amargo - Toledo
El Pozo Amargo – Toledo

Cuenta la leyenda que el joven cristiano Fernando y la judía Raquel se enamoraron. Cada noche se reunían junto al pozo. Pero era un amor imposible, ya que una judía no se podía casar con un cristiano. Una de esas noches, cuando ambos compartían su cariño, el padre de la judía irrumpió en la escena, clavando un puñal por la espalda al cristiano, quien cayó al fondo del pozo sin apenas haberle dado tiempo a despedirse de su amada. Y ella desconsolada iba cada noche a llorar al pozo, y tantas lagrimas vertió que el agua del pozo que era dulce se convirtió en agua amarga. De hecho una de esas noches, el dolor le hizo imaginar que su enamorado la llamaba, y se arrojó al pozo. Desde ese momento, se dice que ambos descansan juntos en el fondo del pozo.

39. Visitar la antigua Fábrica de Armas de Toledo. Situado en el actual Campus Tecnológico de la Universidad de Castilla-La Mancha. La fama y el prestigio que tuvo la fabricación de armas en la ciudad de Toledo durante siglos, presentaba signos de decadencia en el siglo XVIII. Así que Carlos III decide crear una fábrica de espadas. La fábrica comienza a funcionar en 1761 en la antigua Ceca de Toledo, pero este espacio se queda pequeño y encarga a Sabatini el nuevo edificio fuera de la ciudad, a la orilla del río Tajo, para poder utilizar su fuerza hidráulica.

40. Tomar un coctel con tu pareja en la azotea del hotel Carlos V. El Carlos V es el hotel en activo más antiguo de la ciudad, abierto desde 1947. Con vistas al Alcázar, la Catedral y los tejados del casco histórico. En su plata quinta se encuentra la azotea donde podrás tomar algo o cenar, con unas vistas incomparables.

41. Darse el gusto de comer en algún Cigarral. No te preocupes, que no te vamos a llevar a una plantación de tabaco. Un Cigarral son las fincas señoriales de recreo situadas en la orilla sur del río Tajo, muchas de ellas son hoteles y restaurantes. Así que puedes disfrutar de lugares tan originales como el Cigarral del Ángel, el Cigarral El Bosque o el Cigarral Hierbabuena.

42. Descubrir la Semana Santa de Toledo. El silencio, la noche, la belleza de la ciudad y de los pasos elevan la Semana Santa toledana a su máxima expresión. Las veinte hermandades no sólo organizan y desarrollan las procesiones, sino que son un verdadero reflejo la historia y cultura de la ciudad.

43. Visitar la Cueva de Hércules (Callejón de San Ginés, 3). La legenda toledana atribuye estas cuevas al Palacio de Hércules, o lugar donde el rey Rodrigo abrió un cofre prohibido, para descubrir la profecía que auguraba el final del reino visigodo a manos del Islam. Las cuevas se encontraban bajo la iglesia de San Ginés, hoy desaparecida. Hoy podemos ver aquí la cisterna romana de la segunda mitad del siglo I d. C., y conocer las técnicas de ingeniería con que fue construida.

Cueva de Hércules
Cueva de Hércules

Cuentan la leyenda que el mitológico Hércules, fundador de Toledo, construyó un palacio como no había existido otro igual. Allí residió temporalmente, y a su marcha dejo guardado tras un fuerte candado el porvenir que le aguardaba a la ciudad, y ordenó que cuantos monarcas subieran al trono hicieran lo mismo, bajo la advertencia de que quien intentara entrar en el palacio recibiría un cruel castigo.

Corría el año 711, y con él los últimos días del reino visigodo de don Rodrigo. Ignorando las advertencias de sus antecesores quiso comprobar lo que escondía el palacio, ante la oposición de sus nobles, que se oponían a tal empeño. 35 candados se contabilizaban ya en la puerta, y el codicioso Rodrigo, en lugar de colocar uno más, se disponía a arrancar todos los anteriores, a la espera de encontrar un legendario tesoro.

Cuando fue quitado el último candado, la puerta se abrió de par en par, y bajo la oscuridad se adentró el rey con sus vasallos en su interior. Desoyendo todas las advertencias que leían a su paso. Al final llegaron a una sala, en cuyo centro destacaba un gran cofre con la siguiente inscripción: “El rey que descubra el secreto de este cofre no morirá sin ver sucesos extraordinarios”. Rodrigo levantó la pesada tapa y en un polvoriento pergamino se dibujaban multitud de árabes envueltos en blancos ropajes y la inscripción: “Cuando el negligente Rodrigo se haga acompañar de sus despreciables vasallos, y profane este palacio, hombres así ataviados le arrebatarán su reino”.

Nerviosos y asustados salieron corriendo del palacio, comprobaron con gran espanto que la antigua fortaleza ya no estaba en pie, y en su lugar quedaba cenizas y escombros. Ya en el alcázar, un mensajero traía malas noticias del sur del reino, pues desde África llegaba la invasión de unos enemigos ataviados con vestiduras blancas.

44. Subir a El Valle para buscar la Piedra del Rey Moro, que esconde la historia de amor entre el príncipe musulmán Abul Walid y su amada Sobeyha. Que según la misma, el joven se habría convertido en piedra para poder observar eternamente la ciudad donde ella había muerto.

Piedra del Rey Moro - Toledo
Piedra del Rey Moro – Toledo

45. Tomar un baño relajante en los baños árabes de Medina Mudéjar. Se ubicado en la plaza de Santa Eulalia, en un antiguo emplazamiento de baños que se encontraba al final del barrio árabe. Aquí podremos relajarnos como lo hacían nuestros antepasados en un baño árabe, tomarse un té en un patio de descanso o darnos un masaje mudéjar.

46. Ir al “martes”. No te preocupes que no vamos a viajar al futuro, sino que es la forma habitual de referirse en Toledo a ir al mercadillo, el cual siempre se pone los martes en la Vega (junto a la puerta Bisagra).

47. Maravillarse del interior del Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda. El Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda se encuentra en el incomparable marco de la Iglesia de San Román, bello exponente del primer mudéjar toledano (siglo XIII). Aquí se muestran algunos de los vestigios de lo que fue la antigua capital del Reino Visigodo, los ajuares encontrados en la necrópolis de Carpio de Tajo y reproducciones de las coronas votivas del tesoro de Guarrazar.

Museo de los Concilios - Toledo
Museo de los Concilios – Toledo

48. Tocar la campana de la Ermita del Valle. La ermita fue construida en el siglo XVII, sustituyó así a la ermita de San Pedro y San Félix existente aquí con anterioridad. Cuenta la tradición que las jóvenes toledanas tienen que tocar la campana tres veces si quieren casarse. De forma que las mozas en edad casadera encontrarán novio ese mismo año y las que ya lo tienen se casarán antes de que finalice el año.

Ermita de El Valle - Toledo
Ermita de El Valle – Toledo

49. Leer cada una de las miles de leyendas que esconde la ciudad de Toledo. De las que has podido leer algunas de ellas a lo largo del post.

50. Saber que estamos en la ciudad con el casco histórico más grande de España y de Europa. Una extensión de 260 hectáreas, es decir, 2,6 km2, que engloban toda la zona intramuros, además de las riberas del Tajo que bordean el casco, y parte de las Covachuelas.

Aquí finalizamos nuestros 50 lugares únicos de Toledo, pero si te has quedado con ganas de más, todavía te queda por descubrir el Toledo escondido. Así que te animo a encontrar los lugares menos conocidos, como las termas romana, las ruinas del acueducto romano, aljibes escondidos en alguna plaza, el yacimiento del Cerro del Bú,…; esperamos que os sirva de ayuda para conocer la ciudad y que nos dejéis en los comentarios vuestras propuestas para conocer Toledo.

Un aljibe escondido - Toledo
Un aljibe escondido – Toledo

Más información

Web turismo: https://turismo.toledo.es

Dónde dormir

Si tras descubrir todo lo que hay que ver en Toledo, te has animado a venir a descubrir esta ciudad milenaria, Aquí te dejo lo mejores alojamiento para tu visita:

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

32 Comments

  1. aunque soy francesa fui una fiel entre los fieles a esta Ciudad y puedo afirmar que me falta muy poco para llegar a las 50 cosas.

  2. Fantástica y muy completa guía de cosas que hacer en la hermosa ciudad de Toledo, he de decir que la información es totalmente verad y esta muy bien redactada y explicada….solo me cabe ( si se me permite) corregir un pequeñísimo detalle: El cigarral no se llama de la Hierbabuena, si no simplemente Cigarral Hierbabuena. Lo demás esta a mi entender perfecto, gracias por la información, seguiremos descubriendo y disfrutando nuestro maravilloso patrimonio

  3. No soy de Toledo. Viví 20 años en un pueblecito maravilloso y tranquilo a cinco minutos de la ciudad y cuando he visto el artículo he ido recordando los maravillosos sitios que habéis nombrado para visitar. Es muy completo, pero yo opino que para conocer bien Toledo y disfrutarlo a tope hay que tomarse unas pequeñas vacaciones en cualquier estación del año que siempre ofrece la ciudad su encanto especial.
    Aparte de todo lo mencionado cuando se den un paseo por la cornisa del Tajo, los Cigarrales aprovecharía para visitar alguna ermita que las hay, La ermita del Valle, La Bastida, Santa María de la Cabeza. Igualmente también en como no descansar un poco o tomar copichuela por la noche en La Venta del Alma…. hay tanto y tanto que ver en Toledo…
    Un saludo

  4. Soy de Toledo y os tengo que dar la enhorabuena por el trabajo realizado.
    Llevo varios años publicando fotografías para dar a conocer Toledo, pero vosotros con un solo trabajo lo habéis clavado.
    Y como digo yo TOLEDO ES ÚNICO.

    • Buenas, muchas gracias por tu comentario, he quitado la parte del enlace a tu blog porque ya aparece el enlace sobre tu nombre, y así evitamos duplicidad, quien quiera ver tus fotos de Toledo puede pulsar sobre tu nombre, un saludo

  5. ¡Saludos de vuestra ciudad hermana Toledo, Ohio, USA! Encantados con los 48 cosas que hemos visto en Toledo, España–solo nos faltan la Piedra del Rey Moro y la triolina. Por 11 años llevamos estudiantes de The University of Toledo, OhIo para participar en el programa internacional “ESTO” de la Univ. de Castilla La Mancha el mes de julio–un programa fenomenal. A Toledo echamos de menos después de jubilarnos. Vuestra guía será indispensable para los estudiantes del 2017. Mil gracias por las descripciones que los animarán a explorar la ciudad más romántica de España.
    Prof. Antonio y Dagmar Varela

  6. Perfecto esté resumen de qué ver en Toledo. Tan solo un comentario, el pie de foto que tenéis como Museo de El Greco es en realidad la entrada a la sala en la que visitar El entierro del señor de Orgaz de El Greco, que pertenece a la Iglesia de Santo Tomé. La casa-museo está a pocos metros de allí, cerca de la Sinagoga de El Tránsito.

  7. Buenas!

    Menuda recopilación te has marcado. Enhorabuena por el pedazo de post!

    La verdad es que hay muchas cosas que ver en Toledo. Yo creo que es una de las ciudades más bonitas y con mayor interés cultural para cualquier viajero español, pero también extranjero.

    Además, estando tan cerca de Madrid, es muy fácil cogerte el ave y plantarte en el centro histórico de Toledo en menos de una hora.

    Si hay que poner un pero a Toledo yo diría que sale demasiado caro entrar a los lugares de interés turístico destacados. ¡Bajen los precios! Jeje

    Un saludo.

  8. Hola:
    Gracias por la información. Estoy preparando una escapada a Toledo y me ha sido de gran ayuda. Toledo me parece una ciudad impresionante, aunque muy cara. Todas las visitas tienen un coste alto.
    En la página de toledogratis.com también tiene una recopilación de planes y recursos gratuitos disponibles en la ciudad que parece que están bien y coincide con alguno de los que se proponen aquí y así por lo menos te ahorrras unos euros.
    Un saludo.

  9. hola…pasamos por Toledo en Mayo de este año , hicimos el recorrido con una guia que nos llevo corriendo y no comentaba nada, pero vamos a volver para recorrer todo lo que nos falto. gracias

  10. Hola Alicia, antes que anda muchas gracias por el gran post que hiciste, aprovecho a saldar a los demás lectores que seguramente junto a ti me van a ayudar en mi pregunta, voy a visitar su país y sobre todo a Toledo el próximo año (entre marzo y mayo aproximadamente) no voy a tener mucho tiempo ya que voy a estar de estudios, y quería saber con respecto a este itinerario que nos traes, en cuanto estimas que se puede realizar? Cuanto me tomaría conocer todos estos lugares de Toledo? Muchas gracias.

  11. Muy completa la lista. He vivido en muchos lugares y Toledo siempre fue mi gran sueño. Estuve casi tres años y cada noche era una aventura… Hasta encontré el escudo de mi apellido en la catedral. Nunca tener insomnio crónico fue tan llevadero.

  12. ¡Hola! Aparte de los 50 lugares que has comentado, otro lugar que me parece interesante es el llamado Pozo de los deseos, se trata de una obra de ingeniería hidráulica árabe que se encuentra en un lugar inesperado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*