Ruta por Cuenca: Buendía y la ruta de las Caras

Buendía

Hace un tiempo nos propusimos publicar un post sobre los 15 rincones que ver en Cuenca y alrededores, que nos quedó muy chulo, por si no lo has leído aún. Mientras me iba documentando sobre cada uno de los lugares que había estado, me topé con uno que no conocía, se llamaba las Caras de Buendía.

Para quien no lo conozca, resulta que muy cerca del pueblo de Buendía, se decidió hacer un museo al aire libre sobre unos terrenos cercanos al embalse donde abundaban las rocas, lejos de dejarlo a la imaginación como ocurre en la cercana Ciudad Encantada, en este paraje los artistas Eulogio Reguillo y Jorge Juan Maldonado tallaron uno a uno diferentes rostros a lo largo de un recorrido circular de una hora.

¿Cómo llegar a Buendía?

Para llegar a la ruta debemos acercarnos al pueblo de Buendía, desde Cuenca hay que salir por la N-400 hacia Tarancón y en Carrascosa del Campo desviarse por la C-202 dirección Huete-Buendía, cuidado no pasarse la desviación.

También podemos ir desde Madrid por la A-2 y, tras pasar Guadalajara (capital), tomamos la N-320 hasta Sacedón. Y por último coger la CM-2000 hasta Buendía.

Presa de Buendía

Tras pasar sobre la presa de Entrepeñas y dejar atrás la ermita de San Andrés y el antiguo poblado de Buendía (que sirvió antaño para alojar a los trabajadores del embalse) llegamos a la presa de Buendía, donde no podemos evitar parar el coche para poder ver esta maravilla obra tecnológica con nuestros propios ojos y hacer alguna foto a las vista del pantano de Buendía.

Presa de Buendía
Presa de Buendía
Presa de Buendía
Presa de Buendía

¿Qué ver en Buendía?

Enseguida llegaremos al pueblo de Buendía. A la entrada del pueblo tenemos la oficina de turismo donde os darán todas las indicaciones para llegar a la Ruta de la Caras que se encuentra a dos kilómetros.

La Plaza Mayor

En el interior del pueblo lo más destacable, es sin duda, el maravilloso conjunto que forman la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVIII) y la Plaza Mayor porticada, donde se encuentra el Ayuntamiento.

La Plaza Mayor de Buendía se la conoce como Plaza de Arriba y se une por una de las esquinas con la Plaza de Abajo. Ambas son porticadas, con arcos de medio punto.

Plaza de Buendía
Plaza de Buendía

En uno de los laterales de la Plaza Mayor se levanta la Iglesia, del siglo XVIII y de estilo renacentista. Destaca su portada (1721), su altar mayor y la pila bautismal.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Buendía
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción – Buendía

Museo del Carro

En la antigua Casa Tercia (siglos XV-XVI), se encuentra una colección de carros antiguos. A través del museo podemos hacer un recorrido por los vehículos que permitían el transporte de viajeros hace unos siglos. Entre ellos encontramos Calesas, tartanas, diligencias y galeras.

Museo del Carro de Buendía
Museo del Carro de Buendía

Museo de la Botica

Se encuentra en la calle Botica, donde si no, y muy cerca de la Plaza Mayor. Aquí se encontraba la antigua botica, que prestó servicios a Buendía desde el siglo XIX hasta 1981. Podremos visitar el laboratorio, su salón y despacho, además de los innumerables frascos con todo tipo de productos.

Museo de la Botica - Buendía
Museo de la Botica – Buendía

Las Cuevas

En la entrada sur de Buendía, encontramos estás antiguas cuevas-bodegas excavada sobre la piedra arenisca, una parte se sigue usando por los vecinos para hacer su propio vino, y otra parte como recinto para las peñas del pueblo en las fiestas.

Cuevas de Buendía
Cuevas de Buendía

>>Ruta de las Caras


Tras salir de Buendía veremos los carteles para llegar a la Ruta de las Caras, en cuya entrada encontraremos un parking y una caseta para recepción de visitantes. El recorrido completo está planificado en una hora, pero a paso normal en una media hora se ve por completo, hay que indicar que el recorrido no presenta ninguna dificultad, si vais con bebé es un poco complicado llevar el carro por la tierra y los desniveles mejor llevarlo en un portabebés.

La ruta tiene un total de dieciocho caras, cuyas dimensiones varían desde los 30 cm (Duende indio y Paleto, las más pequeñas) a los 4,5 m (Maitreya, la más grande). Algunas tienen pequeños carteles explicativos donde se especifican los datos de la obra, aunque también tenemos la opción de apuntarnos a alguna de las visitas guiadas que se organizan los fines de semana.

Moneda de Vida

Empezamos la senda con esta escultura alegórica. El contorno esférico simboliza el universo, los huesos la estructura física o soporte y el círculo concéntrico la matriz donde se gesta la vida.

Moneda de Vida - Las Caras de Buendía
Moneda de Vida – Las Caras de Buendía

Cruz del Temple

La cruz templaría representa un signo de protección para las esculturas. Sus fuerzas están representadas sobre un círculo. Veremos muchas a lo largo de la ruta.

Cruz del Temple - Las Caras de Buendía
Cruz del Temple – Las Caras de Buendía

Krishna

Esta escultura está basada en una pieza india que representa a Krishna. Tiene cuatro metros de altura y sobre su cabeza lleva un tocado con plumas de pavo real.

Krishna - Las Caras de Buendía
Krishna – Las Caras de Buendía

Maitreya

Maitreya es para los budistas el próximo Buda histórico. El bodhisattva Maitreya nacerá en la tierra para lograr la completa iluminación de un Buda y enseñar el dharma.

Maitreya - Las Caras de Buendía
Maitreya – Las Caras de Buendía

Arjuna

Representa a Arjuna héroe y maestro espiritual indio tercer hijo de los Pandu.

Arjuna - Las Caras de Buendía
Arjuna – Las Caras de Buendía

Espiral del brujo

Una curiosa escultura como una cuerda va enrollándose sobre sí mismo hasta el infinito.

Espiral del brujo - Las Caras de Buendía
Espiral del brujo – Las Caras de Buendía

Chemary

Más conocido como el gigante dormido de dos metros de altura, aunque recuerda más a gnomo.

Chemary, el gigante dormido - Las Caras de Buendía
Chemary, el gigante dormido – Las Caras de Buendía

La Monja

Situada a la izquierda de un eremitorio, su nombre se debe al contorno del rostro, que se asemeja al hábito de una monja.

La Monja - Las Caras de Buendía
La Monja – Las Caras de Buendía

Duende negro

Otra de las pequeñas criaturas de bosque, que encontrarás durante el recorrido.

Duende negro - Las Caras de Buendía
Duende negro – Las Caras de Buendía

Chamán

Este chamán es el guardián del bosque, ten cuidado con lo que haces que te estará vigilando.

Chamán - Las Caras de Buendía
Chamán – Las Caras de Buendía

Beethoven

Un lugar para escuchar los sonidos del bosque y adentrarnos en su sinfonía, y nadie mejor para ello que el gran compositor Beethoven.

Beethoven - Las Caras de Buendía
Beethoven – Las Caras de Buendía

De Muerte

Una calavera en lo alto, en un rincón con unas vistas privilegiadas al pantano.

De muerte - Las Caras de Buendía
De muerte – Las Caras de Buendía

 Virgen de la Flor de Lis

La Virgen de la Flor de Lis es una pieza inacabada, inspirada en un cuadro de la Catedral de la Almudena en Madrid.

Virgen de la Flor de Lis - Las Caras de Buendía
Virgen de la Flor de Lis – Las Caras de Buendía

Virgen de las Caras

Y terminamos la última escultura tallada con la Virgen de las Caras, inspirada en Nuestra Señora de los Desamparados. Tallados en el manto están el Sol, representando el aspecto masculino y la Luna, la parte femenina, consiguiendo así el equilibrio.

Virgen de las Caras
Virgen de las Caras

Terminamos la ruta de las Caras de Buendía, desde su pantano, esperamos que disfrutéis de la visita, y que nos contéis que tal os ha parecido.

Pantano de Buendía
Pantano de Buendía

Más información sobre Buendía

Web Oficial de la Ruta de las Caras: www.rutadelascaras.com

Muy cerca también se encuentra el parque arqueológico de Segóbriga, a la altura del pueblo de Saelices, merece la pena acércanos a ver sus restos romano, el coliseo es uno de los mejor conservados.

Dónde dormir en Buendía

El pueblo de Buendía, es muy pequeño pero puedes encontrar alojamiento en alguno de los pueblos cercanos. Si no quieres perder el tiempo buscando aquí tienes los alojamientos más interesantes de los alrededores:

Dónde comer en Buendía

En la ruta no existe ningún bar ni puesto ambulante, tendremos que acercarnos a Buendía. El pueblo dispone de supermercado y algunos restaurantes.

Si no te importa desplazarte, en el pueblo de Alcocer (a 30 km), tienes Casa Goyo (calle Mayor, 44), con raciones monstruosamente grandes.

También te puede interesar…


Los costes de este blog se sufragan mediante enlaces de afiliación, que hacen que ganemos una pequeña comisión si reservas algún producto a través de los mismos. No tiene ningún coste adicional para ti y los enlaces solo son a sitios que recomendamos y que hemos utilizado nosotros mismos.

19 Comments

  1. Madre mía… He alucinado con las caras de buendía. Ahora entiendo cuando me decían mis padres que habían sitios muy bonitos que visitar en España, que no hacía falta salir del país jajaja!

    Feliz navidad 🙂

  2. Hola Alicia

    Sumamente interesante tu entrada, es como para coger un coche y salir pitando.

    Debe ser, las imágenes dejan percibir esa verdad, un lugar por demás precioso.

    Una lastima que no tengan un restaurante o algo por el estilo, me parece que en ese sentido les falta mucho.

    De todas formas gracias por la información.

  3. Vaya, que interesante y al alcance de todos los públicos, buena opción para ir con niños, me la apunto, algunas de las caras me han gustado pero otras…. un poco de miedito, no?

  4. He visitado el lugar y no he visto ninguna calavera no entiendo para que se tiene que poner
    Lo que si es cierto es que bale la pena hir y si podéis visitar los callejones que todavía es más bonito

    • Buenas, lamento decirte que te has dejado de ver la calavera que hay en lo alto de una roca junto al pantano, cerca del final de la ruta. Por tanto el motivo de que aparezca es porque forma parte de la ruta no tengo por costumbre inventarme las cosas, un saludo

1 Trackback / Pingback

  1. Rincones secretos de España: La ruta de ...

Responder a manel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*