Ruta por la provincia de Zamora: ¿Qué ver en Fermoselle?

Fermoselle

Hoy visitamos Fermoselle un bonito pueblo situada en el suroeste zamorano, en el entorno privilegiado del Parque Natural Arribes del Duero. Esta preciosa y pintoresca villa ha perdurado a lo largo de la historia, motivo por el que hoy está declarada Conjunto Histórico-Artístico.

¿Cómo llegar a Fermoselle?

  • En coche

Si vienes en coche deberás  llegar hasta Zamora capital y enlazar con la CL-527 en dirección a Fermoselle.

  • En transporte público

Para llegar a Fermoselle debemos coger el autobús que sale desde Zamora.

¿Qué ver en Fermoselle?

El poblado tuvo origen prerromano, conservándose algunos vestigios de ese periodo. Durante 1165, Fernando II de León se casó con la infanta Urraca de Portugal, entregándole como dote una serie de villas, entre ellas Fermoselle. Sin embargo, al poco tiempo el Papa anuló ese matrimonio por ser primos segundos y no haber recibido dispensa. Posteriormente el hijo de la Infanta Urraca, Alfonso IX de Castilla y León, cedió al obispado de Zamora el señorío del castillo y la villa, para que repoblasen la zona.

En 1521 aquí se refugió el arzobispo Acuña, líder comunero, hasta que las tropas del rey le apresan. Por haber acogido a un prófugo, la villa fue castigada con la demolición del castillo y las murallas.

Durante la Guerra de Restauración de Portugal, la villa es conquistada por los portugueses, pero es recuperada al poco tiempo. Fue en 1822 cuando la Diputación de Zamora dio permiso a los vecinos para acabar de desmontar el castillo. Las piedras fueron empleadas para nuevas edificaciones. Dichos bloques todavía se pueden contemplar en algunas de sus viviendas.

Fermoselle se conoce como “el pueblo de las mil bodegas”, aunque puede incluso que sean más. Lo cierto es que las características de su suelo y clima convirtieron a Fermoselle durante mucho tiempo en un importante núcleo productor de vino (en realidad todavía lo es hoy en día). El resultado de todo ello es un pueblo cuyo suelo se encuentra totalmente horadado, tanto que a veces llegan a solaparse bodegas hasta en cinco niveles distintos, unas encima de otras.

Bodegas de Fermoselle
Bodegas de Fermoselle

Aunque la mayoría de ellas se encuentran en desuso (paseando veremos gran número de entradas, muchas incluso derruidas), es posible visitar alguna de ellas que todavía están en activo.

Plaza Mayor
Plaza Mayor

Empezamos la visita desde la plaza Mayor, tuvimos la mala suerte de que estaban en fiestas, así que en la plaza tenía montado una plaza de toros, lo que dificultaba poder fotografiarla completamente. La Plaza Mayor contiene el Ayuntamiento, la Oficina de Turismo y la Iglesia de la Asunción. Dicho templo, muy reformado, contiene dos interesantes portadas románicas de arcos apuntados (siglo XIII). Dentro, destaca su retablo mayor, una imagen de la Asunción, el Crucifijo de la Agonía y el Cristo yacente articulado. Además posee un interesante órgano del siglo XVIII. Por otro lado, en la sacristía se encuentra el Museo Parroquial de la villa. Aquí encontramos objetos y esculturas religiosas que van de los siglos XIV a XVI.

Iglesia de la Asunción
Iglesia de la Asunción

El interior de la villa destaca por sus estrechas y empinadas calles. Las casas de estilo popular se levantan sobre la roca granítica, que como es casi imposible de horadar, se incorpora a las mismas construcciones. Desde la plaza se puede acceder a las ruinas del castillo. Todavía se conservan restos de la torre del homenaje, el patio de armas y algunos muros consolidados. Además desde aquí tenemos unas vistas magníficas de los Arribes y Portugal.

Otros miradores interesantes es el Mirador del Terraplén que se accede desde la Plaza Mayor, a través de la calle Terraplén, y el Mirador del Torojón desde la calle Requejo. En el trayecto atarvesaremos el Arco Medieval, antigua puerta de entrada a la villa y uno de los escasos restos que quedan de las murallas. Entre pendientes se pueden ir observando casas con balcones de rejería y arcos de medio punto. Algunas viviendas tienen bodegas en el nivel inferior, visitables a través de la oficina de turismo.

Arco de la muralla
Arco de la muralla

Otro de los monumentos interesantes son las ruinas del Convento de San Francisco. En origen fue un templo edificado a finales del siglo XII, reformado en el siglo XVIII y abandonado a raíz de la Desamortización. Y finalmente la iglesia de la Bandera, hoy rehabilitado como Centro de Interpretación del Parque Natural de los Arribes del Duero. Aquí podemos aprender sobre está impresionante garganta que se extiende a lo largo de casi 200 km.

Convento de San Francisco
Convento de San Francisco

Ya fuera del pueblo, merece la pena acercarse a la ermita de Nuestra Señora del Castillo (se accede por una pista desde el pueblo de Fariza), otro importante mirador de los Arribes donde el río Duero va haciendo una curva a la altura del conocido como picón de la Tabla. La ermita acoge la imagen de la Virgen del Castillo que cuenta con su romería cada 14 de mayo.

Mirador del Castillo
Mirador del Castillo

Más información

Web Fermoselle: http://www.fermoselle.es

Dónde comer

  • Restaurante Medieval (plaza Mayor 18): En plena plaza Mayor, este local ofrece comida tradicional de la zona como las patatas meneadas y el lechazo, acompañado por vino de la tierra.
  • Posada Doña Urraca (calle Requejo 272): un buen lugar para comer todo tipos de carnes de primera calidad y una presentación estupenda.
  • Enoteca del Marqués (calle Requejo 247). Comida casera con producto local y presentaciones muy elaboradas.

Dónde dormir

Si quieres recorrer los Arribes del Duero y visitar pueblos tan bonitos como Fermoselle, aquí tienes los mejores alojamientos de la zona:

También te puede interesar…

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*