Ruta por la provincia de Albacete: ¿qué ver en Albacete?

Albacete

La ciudad de Albacete es la ciudad con más poblada y desarrollada de Castilla La Mancha. A pesar de la mala reputación que injustamente ha castigado a la ciudad, por sus excesos urbanísticos, los alicientes turísticos para visitar Albacete son innumerables, ya que conserva muchos edificios modernistas. Pero si hay una fecha clave para visitar Albacete es durante su Feria de Septiembre, una de los eventos más importantes de la ciudad.

¿Cómo llegar a Albacete?

– En coche

La forma más rápida es por la AP-36 que une Ocaña con La Roda. Pero si no quieres peajes puedes tomar desde Madrid, directamente la autovía A-31. Desde Murcia, por la A-30. Y por Andalucía lo mejor es la N-322.

– En transporte público

Podemos llegar a Albacete a través de la línea de autobuses ALSA que une Madrid con Alicante y Murcia. También podemos llegar en tren. Ambas estaciones se encuentra una al lado del otro y muy cerca del centro de la ciudad.

¿Qué ver en Albacete?

Bajo el nombre de Al-Basit (la Llanura, en árabe) surge como una pequeña alquería de Chinchilla. Albacete fue conquistada por Fernando III en 1241 pasando a integra en el concejo de Alarcón, y posteriormente al señorío del infante Don Manuel.

Carlos I entrega la villa como regalo de bodas a su futura esposa la emperatriz Isabel de Portugal. Gracias a ello, se instalan en la zona de diversas órdenes monacales, y se construye la Iglesia de San Juan. La Guerra de Sucesión española, da a Albacete el privilegio de “Feria Franca” gracias a su apoyo a Felipe V. Y finalmente con la Guerra Civil fue un importante nudo de comunicaciones gracias a su lejanía con el frente de guerra. Es por ello que fue elegida como cuartel general de las Brigadas Internacionales, lo provocó continuos bombardeos que acabaron con gran parte de su patrimonio.

Partiendo desde la estación de Albacete nuestra primera parada es el parque Lineal, una de las zonas verdes de la ciudad. Siguiendo el paseo llegamos a la antigua Fábrica de Harinas (siglo XX). Su diseño seguía el modelo europeo industrial de la época, que incluía, además de la fábrica, un complejo formado por viviendas para los trabajadores, muelles, talleres y almacenes, todo ello rodeado por una verja. La fábrica se convirtió durante 50 años en una de las industrias más importantes y emblemáticas de Albacete hasta que cerró en 1989.

Fábrica Harina
Fábrica Harina

Volvemos sobre nuestros pasos, y nos adentramos al casco antiguo, El primero de los monumentos de mayor relevancia es la Catedral de San Juan Bautista, comenzada en 1515 y finalizada cinco siglos después con criterios muy alejados de los originales. En su interior destaca sus cuatro columnas y sacristía renacentistas, junto a las tablas que el llamado “Maestro de Albacete” preparó para el retablo de la capilla de la Virgen de los Llanos.

Catedral de Albacete
Catedral de Albacete

Dado el poder de la burguesía albacetense de principios del siglo XX, el modernismo dejó su impronta en las inmediaciones de la catedral. El ejemplo más emblemático es la llamada Casa del Hortelano, palacio que alberga el Museo de la Cuchillería, donde se muestra una excelente colección de piezas de la que tradicionalmente ha sido la principal artesanía de la ciudad. Junto al museo tenemos el actual Ayuntamiento y el Auditorio de música.

Museo de Cuchillería
Museo de Cuchillería

Muy cerca encontramos el Teatro Circo, un histórico espacio escénico, siendo el único teatro de España que mantiene una doble funcionalidad escénica y estructural tanto para teatro como para espectáculos circenses y uno de los seis teatros circo del siglo XIX existente en el mundo. En su seno se celebra cada año el prestigioso Festival Internacional de Circo de Albacete.

Nuestra siguiente parada es la plaza del Altozano, uno de los lugares más importantes para los albaceteños. En esta plaza rodeada de edificios modernistas, se encuentra el Antiguo Ayuntamiento, reconvertido en sede del Museo de Arte Popular del Mundo que ofrece exposiciones temporales. No podemos irnos sin fotografiar a las tres esculturas que habitan en la plaza: el monumento al Cuchillero, la Gran Dama Oferente y a la Bicha de Balazote.

Plaza del Altozano
Plaza del Altozano

Bajando por el Paseo de la Libertad, nos dirigimos a uno de los rincones más emblemáticos de la ciudad, el Pasaje de Lodares. Levantado en 1925 entre las calles de Tinte y Mayor. Se trata de una galería comercial realizada en piedra, hierro y vidrio por el arquitecto valenciano Buenaventura Ferrando Castell. Se trata de uno de los últimos ejemplos de galerías modernistas que quedan en España.

Pasaje Lodares
Pasaje Lodares

Al otro lado del pasaje encontramos la Posada del Rosario, vieja casona del siglo XVI de estilo gótico-mudéjar con elementos renacentistas. Actualmente es una biblioteca municipal por lo que solo se puede acceder de lunes a viernes.

Posada del Rosario
Posada del Rosario

Continuando por el Paseo de la Libertad, llegamos Parque de Abelardo Sánchez, un gran pulmón verde, en cuyo interior se encuentra el Museo Provincial, que alberga el museo arqueológico con piezas como las muñecas de Ontur (figuras de ámbar y marfil de la época romana), la cabeza iberorromana del Tolmo o la Cruz de Término (obra del siglo XV).

Museo Municipal
Museo Municipal

Por su singularidad merece la pena tomar la calle Calderón de la Barca para llegar los Depósitos del Sol, unos antiguos depósitos de agua, que ahora alberga la Biblioteca Municipal y cuya rehabilitación fue obra de obra del arquitecto Francisco Jurado Jiménez.

Deposito del Sol
Deposito del Sol

Si queremos hacer un alto en el camino, la mejor zona entre la calle Mayor y la calle del Tinte. Aquí también encontramos la iglesia de la Purísima Concepción con destaca un retablo de origen churrigueresco que se adorna con unas columnas de estilo salomónico.

Iglesia de la Purísima
Iglesia de la Purísima

Volvemos de nuevo a la Plaza de la Catedral y esta vez nos dirigimos a la calle de la Feria. Nuestra primera parada es la Casa Perona, un palacete de estilo rococó del siglo XVIII. Más adelante llegamos al Molino de la Feria que no da entrada a lo que es la zona de la Feria de Albacete.

Molino de la Feria
Molino de la Feria
Feria de Albacete
Feria de Albacete

Antes de llegar al recinto tenemos el parque de los Jardincillos con un bonito templete en su interior. Del recinto Feria solo se puede ver el exterior, ya que solo está abierto el día del mercadillo y durante la Feria de Albacete. Más adelante terminaríamos con otro de los parques importantes, La Fiesta del Árbol, con una torre mirador en su interior.

Más información

Web turismo Albacete: http://www.albacete.es/es/turismo

Dónde comer

Son muchas las opciones para comer en Albacete, desde los bares de toda la vida, hasta opciones más innovadoras. La zona que más bares aúna es la calle mayor con la calle del Tinte, así que echa un vistazo seguro que encuentras algo que te guste.

Dónde dormir

Si quieres descubrir la ciudad de Albacete o recorrer alguno de los pueblos más interesantes de la provincia. Te indicamos los alojamiento más interesantes de la ciudad.

También te puede interesa…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*