Ruta por la provincia de León ¿Qué ver en Molinaseca?

Molinaseca
Molinaseca

A 7 km de Ponferrada, en un valle rodeado de montañas a orillas del río Meruelo, se asienta la localidad de Molinaseca. Uno de los enclaves más importantes de la ruta jacobea, cuyas calles de aire medieval han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico.

¿Cómo llegar a Molinaseca?

  • En coche

Debemos tomar la carretera LE-142 que une Astorga con Ponferrada, poco antes de llegar a Ponferrada tenemos Molinaseca.

  • En transporte público

Molinaseca cuenta con servicio de autobús desde Ponferrada. Aunque también tenemos la opción de ir caminando siguiendo el la ruta jacobea (en sentido inverso), podemos llegar tranquilamente en una hora y media.

¿Qué ver en Molinaseca?

Molinaseca ha sido durante siglos un importante enclave estratégico en el paso natural desde el Bierzo y Galicia hacia la Meseta. Por aquí pasaba la Vía Augusta y posteriormente hasta hoy la ruta jacobea.

Camino de Santiago
Camino de Santiago

Su origen se remonta al siglo XI, pero no es hasta el siglo XII que se convierte en un núcleo poblacional independiente. Posteriormente fue donada al conde Ramiro Froilaz, sobrino del Cid Campeador, quien en 1193 lo repartió en tres partes, dando un tercio al Monasterio de Carracedo, otro a la Abadesa de Carrizo y el tercero al obispo de Astorga.

Con el auge del Camino de Santiago, la población acogía a los peregrinos que llegaban en sus numerosos hospitales, que llegó a contar con hasta cuatro de ellos. También de esta época son sus primeras ermitas. Hoy todavía es lugar de paso de los peregrinos que se sorprenden al llegar a la población tras cruza las montañas de camino a Ponferrada.

Santuario de Nuestra Señora de las Angustias
Santuario de Nuestra Señora de las Angustias

Lo primero que encuentran los peregrinos al llegar a Molinaseca es el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias. Es un templo barroco de finales del siglo XVII, construido sobre una ermita anterior. En el interior, destacan la cabecera con su gran cúpula y linterna, su majestuoso retablo de la escuela de Churriguera y su reja que divide en dos el recinto. Como curiosidad, la puerta de la entrada es metálica porque los peregrinos tenían por costumbre llevarse una astilla de la puerta con recuerdo de su paso, con el tiempo fue peligrando su integridad y tuvo que forrarse en chapa.

Puente de los Peregrinos
Puente de los Peregrinos

Continuamos siguiendo la carretera que nos adentra a la localidad, y llegamos a una de las estampas más bonitas de Molinaseca el que nos deja su Puente de los Peregrinos. Se atribuye su origen a la época romana, como parte de la vía que seguía desde Ponferrada hasta Foncebadón, de este periodo se conserva sus tres bóvedas más antiguas.

El río Meruelo, sirve en periodo estival para que los vecinos puedan refrescarse, gracias a una piscina natural. En este lugar también se realiza cada año una de sus fiestas más originales, el 17 de agosto se celebra la Fiesta del agua, una refrescante batalla a la que se debemos acudir provistos con un cubo de agua y en la que se remoja a todo el que se atreva a pasar.

Iglesia de San Nicolás de Bari
Iglesia de San Nicolás de Bari

Entre sus casas se asoma su iglesia parroquial de San Nicolás de Bari gracias al levantarse sobre una loma. Es un templo neoclásico del siglo XVII, con una elegante torre-campanario decorado con un reloj centenario y la imagen del obispo San Nicolás de Bari en una hornacina. En el interior tiene varios retablos barrocos, destacando el Mayor, de estilo churrigueresco, así como una talla gótica de un Cristo crucificado del siglo XIV.

Calle Real
Calle Real

Desde el puente da comienzo la calle Real, y es donde se encuentran la mayoría de casas rurales, bares y restaurantes de la localidad. Es el paso tradicional del peregrino, y a su paso encontramos multitud de casonas y palacios en piedra. Destacan la casona de Don Pelegrín con torreón en su esquina, la casa fuerte de los Balboa y el palacio de los Cangas y Pambley con sus fachadas entre dos torres y escudos.

Fruto del urbanismo de la época son sus callejones en los que apenas cabe una persona; el espacio lo ocupa totalmente el vuelo de los tejados; no existiendo muros compartidos entre las viviendas, suponemos para evitar los ruidos del vecino.

Calles de Molinaseca
Calles de Molinaseca

El final de la calle Real, lo marca un Crucero. El crucero se levanta sobre una basa con cuatro escalones de granito. Sobre ellos se alza la cruz de piedra, al que se le ha añadido un Cristo Crucificado enmarcado en una vitrina-relicario.

Crucero
Crucero

Tras el Crucero, el camino sigue el trazado jacobeo, para llevarnos hasta la cercana ciudad de Ponferrada.

Más información

Web Ayuntamiento: http://molinaseca.es/

Dónde comer

Molinaseca es uno de esos lugares donde se comen bien en cualquiera de sus restaurantes. Mucha gente de Ponferrada se acerca los fines de semana a comer en la localidad. Y sobre todo por sus embutidos que son famosos en la comarca. Si queremos una comida tradicional el Mesón Puente Romano (calle la Presa, 1) o Mesón El Palacio (calle Real, 58) son la mejor opción, y si queremos algo más innovador tenemos El Bordón (calle Iglesia, 39).

Dónde dormir

Si no eres un peregrino, no te preocupes también en Molinaseca puedes encontrar hostales y casa rural donde pasar unos días y disfrutar de esta bella localidad:

También te puede interesar…

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*