Ruta por Asturias: ¿Qué ver en Ribadesella?

Ribadesella

A 84 km de Oviedo, situada en la costa oriental asturiana en la desembocadura del Sella, nos encontramos con Ribadesella, uno de los destinos turísticos más importantes de Asturias.

¿Cómo llegar a Ribadesella?

  • En coche

Desde Oviedo tomaríamos la Autovía A-8, salida 326 (Ribadesella oeste Pando-Bones) y salida 319 (Ribadesella-Llovio). También se puede tomar la N-634 desde Oviedo o la N-632 desde Gijón.

  • En transporte público

Desde Oviedo y Madrid tenemos los autobuses de la compañía ALSA que nos llevan a la localidad.

¿Qué ver en Ribadesella?

Ribadesella lleva poblada desde el Paleolítico Medio como demuestra cuevas como la de Tito Bustillo. Posteriormente, los romanos se extienden a lo largo de la ría de Noega (nombre con el que se conocía al río Sella). En el año 1270 Alfonso X el Sabio confirma la constitución formal de la villa, con unos límites muy similares a los actuales. La villa crece merced a unos astilleros que se nutrían de la madera que bajaba por río Sella, así como al comercio marítimo y la pesca del salmón y las expediciones balleneras.

El punto de inflexión llega con la Guerra de la Independencia donde los franceses derrotan a las tropas del general Ballesteros y se establecieron en la villa. Finalmente durante la Guerra Civil fue fiel a la República, siendo escenario de duros combates que terminó con la destrucción del puente que une las dos orillas de la ría del Sella, siendo reconstruido poco después. A partir de ese momento, Ribadesella se centra en el turismo como motor económico.

Ribadesella es una población tranquila y pesquera en invierno, y uno de los centros más activos del turismo asturiano en verano. Debido a su situación, la villa está dividida en dos zonas, una a cada lado de la ría. El casco antiguo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, engloba la calle del Infante, la plaza Vieja o plaza de la Iglesia, y la calle Mayor, es en su mayor parte de los siglos XVII y XVIII. Y por otro lado la Playa de Santa Marina, formada por palacios y casas de indianos construidos a principios de siglo XX.

Casco histórico

La zona del casco antiguo se encuentra llena de bares y restaurantes, es sin duda uno de los sitios más turísticos de la región y eso se nota en la cantidad de ofertas gastronómicas.

Palacio Prieto-Cutre
Palacio Prieto-Cutre

Las peatonalizadas calles del casco antiguo nos conduce a edificios como el Palacio de Prieto-Cutre (siglo XVI), sede del Ayuntamiento riosellano, se caracteriza por tener una fachada de sillares con el escudo de los Prieto. En calle López Muñiz, tenemos la Casa de Ardines, residencia de una ilustre familia de comerciantes. En la Plaza de la Iglesia se ubica la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena (siglo XX) con bonitas pinturas murales.

Iglesia Sta María Magdalena
Iglesia Sta María Magdalena

La Calle Fernández Juncos es otro punto de interés, ya que allí se encuentran varias casas solariegas como la Casa de González Prieto (hoy Casa de Correos) y la Casa de Collado (célebre familia de comerciantes con un monumental escudo de armas del siglo XVIII). En la Plaza de la Atalaya tenemos la Casa del Pixuecu y el Palacio de la Atalaya.

Pero, seguramente, lo que más te llamará la atención será el escaparate de la bombonería la Veguina. Es su interior encontrará la cosas más insólitas hechas con chocolates como bolsos, zapatos, muñecos, biberones,… no pensarás que están todos hechos con chocolate.

Bombonería La Veguina
Bombonería La Veguina

Paseo de la Grúa

Salimos del casco histórico por el Paseo de la Grúa, una vía abierta a finales del siglo XVIII como camino de sirga (margen de camino que deben dejar los propietarios en los ríos o canales). Durante el recorrido podremos ver 6 murales de cerámica, dibujados por el humorista Mingote, donde se cuenta la historia de Ribadesella, desde la prehistoria hasta comienzos del siglo XXI.

Murales de Mingote
Murales de Mingote

También en el recorrido se encuentra La Fuentina, que reproduce en piedra una Xana (ninfa de las fuentes) y dos osos mitológicos en homenaje a la obra de Pepín de Pría “La Fonte del Cay”. Al final del camino hay una amplia rotonda destinada a auxiliar a los barcos que entraban por el puerto.

La Fuentina
La Fuentina

Ermita de Nuestra Señora de Guía

Al final del paseo de la Grúa, a través de unas escaleras ascendemos hasta llegar a la renacentista Ermita de Nuestra Señora de Guía, reformada en 1892, y que acoge la imagen de la patrona de los marineros. También podemos llegar desde el camino de la Atalaya que sale desde el casco antiguo.

Ermita de Nuestra Señora de Guía
Ermita de Nuestra Señora de Guía

Desde aquí hay unas vistas increíbles de Ribadesella donde se ve claramente como Ribadesella está partida en dos por el Sella. Se ve el puente que lo une y la bonita Playa de Santa Marina. También hay tres cañones que fueron arrojados al mar por los franceses en su retirada de 1811, siendo restituidos a su lugar original en 1999.

Cañones del mirador
Cañones del mirador

Playa de Santa Marina

Para conocer el otro lado de Ribadesella, se puede que cruzar por el Paseo de la Princesa Letizia, que va desde la Lonja del Pescado hasta el puente. En el extremo contrario del puente, se encuentra la Playa de Santa Marina. Este lugar se construye a principios del siglo XX, gracias a la promoción de la marquesa de Argüelles, como una zona de residencias de lujo, palacios modernistas y casas de indianos. Destacan el Chalet de la Marquesa de Argüelles y Villa Rosario, ambos transformados en hoteles, y la Casa de los hermanos Uría-Aza, que cuenta con una colección de escultura al aire libre.

Playa de Santa Marina
Playa de Santa Marina

Cueva de Tito Bustillo

Una vez cruzado el puente, si giramos a mano izquierda, está la cueva de Tito Bustillo. Es una cueva con arte rupestre, de la época del paleolítico y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2008. La cueva de Tito Bustillo, debe su nombre a uno delas personas que la descubrió en 1968 y que murió pocos días después en un accidente de montaña, llamado Celestino Bustillo, «Tito Bustillo».

En su interior encontramos un impresionante conjunto de pinturas rupestres, muy abundantes y bien conservadas. Del mismo modo, también se trata de una cueva de reconocible belleza natural con galerías repletas de estalagmitas y estalactitas.

También se puede visitar el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo y La Cuevona, otro maravilloso monumento natural. Para preservar la cueva, solo se puede visitar una parte y durante unos meses al año. Lo que está abierto durante todo el año es el centro rupestre Tito Bustillo, donde hay una exposición de lo que se puede ver en la cueva.

Más información

Web de Turismo: https://www.ribadesella.es

Dónde comer

Los más recomendables:

  • Sidrería El Tarteru (Calle Marqueses de Arguelles 5): uno de los mejores lugares para comer un cachopo. La calidad/precio estupenda, para repetir.
  • Sidrería La Guía (Avenida Palacio Valdes): cocina tradicional con buen producto, reservar antes porque suele estar lleno.

Dónde dormir

Tanto si quieres pasar las vacaciones en Ribadesella como si estas de paso, es una parada obligada en nuestro viaje por Asturias. Si ya lo tienes claro aquí tienes los mejores alojamientos de la zona:

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dale un like o compártelo y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*