Ruta por Asturias: ¿Qué ver en Luarca?

Luarca

Luarca es precioso municipio asturiano, situado a 92 kilómetros de Oviedo. La ciudad se escalona alrededor de un puerto rodeado de caserío blanco de tejados de pizarra que conforma uno de los conjuntos urbanos más bellos de la costa occidental del Principado.

¿Cómo llegar a Luarca?

  • En coche

La forma más rápida es por la A-8 que recorre todo el litoral asturiano de este a oeste.

  • En transporte público

En el centro de Luarca existe una parada de la compañía de autobuses ALSA que conecta con numerosos puntos de Asturias y España. También cuenta con un tren FEVE (Ferrocarril de Vía Estrecha) que conecta Oviedo – Luarca en un trayecto de 3 horas.

¿Qué ver en Luarca?

La primera referencia a la villa aparece en el año 912 en un falso diploma del obispo Pelayo, si bien su territorio acabaría de perfilarse a partir de la concesión en 1270 de la Carta fundacional de la Puebla de Valdés por el rey Alfonso X El Sabio. En ese momento la capital valdesana se consagra como el epicentro administrativo del concejo.

Otro hito significativo de la historia de Luarca fue la autorización otorgada en 1338 para la importación y comercialización de la sal, todo un privilegio en la Edad Media. El puerto se convirtió en foco neurálgico de la villa y motor de su actividad económica y social. Como en otros puertos del Cantábrico, se desarrolló la pesca de la ballena y en 1486 se constituyeron las Ordenanzas del Nobilísimo Gremio de Mareantes.

A nuestra llegada a Luarca el mejor sitio es aparca en el puerto y recorrer la villa andando. Desde aquí tenemos unas vistas preciosas del conjunto urbano y portuario de Luarca, una de las bellas estampas de la ciudad. El río Negro, de serpenteante recorrido, vertebra el trazado urbano, cuyos barrios están unidos entre sí por 7 puentes, entre los que el más célebre es el Puente del beso. El nombre del puente se debe a una trágica leyenda entre la hija del noble caballero Hidalgo y el temible pirata Cambaral, cuyas cabezas fueron cortadas junto al puente cuando éstos se besaban antes de su huida.

Puerto de Luarca
Puerto de Luarca

Esta leyenda también da nombre al barrio de Cambaral, barrio de pescadores en cuyo centro se encuentra la Mesa del Gremio de Mareantes y Navegantes, que durante siglos reunía a los representantes de la corporación para la toma de decisiones de las que dependían la economía de la villa. En torno a la actual mesa, se disponen 14 paneles cerámicos que representan los hitos históricos y legendarios de la localidad a partir de la Edad Media, como el año en que Luarca ejerció como capital del Principado mientras Oviedo permanecía ocupada por los franceses.

Mesa del Gremio de Mareantes y Navegantes
Mesa del Gremio de Mareantes y Navegantes

Ascendiendo por el barrio llegamos hasta su célebre y hermoso Camposanto, emplazado en lo alto de la Atalaya y que alberga los restos del Premio Nobel de Medicina Severo Ochoa.

Cementerio de Luarca
Cementerio de Luarca

El final del camino nos lleva al Faro de Luarca (1860) y la Ermita de la Blanca o La Atalaya, reedificada en varias ocasiones desde la Edad Media. Allí se custodia una imagen de origen incierto algunos la consideran lanzada al mar por los protestantes y otros piensan que formaba parte del mascarón de proa de un barco.

Ermita de la Blanca
Ermita de la Blanca
Faro de Luarca
Faro de Luarca

De vuelta al puerto, nos adentramos en el entramado urbano donde encontramos la Iglesia de Santa Eulalia que sustituyó a otra medieval, si bien aún conserva varios retablos barrocos del siglo XVIII.

Iglesia de Santa Eulalia
Iglesia de Santa Eulalia

A continuación encontramos la plaza de Alfonso X el Sabio, presidida por el Ayuntamiento (1912), obra ecléctica del arquitecto Manuel del Busto. Muy próximo está el Palacio de los marqueses de Gamoneda donde se alberga la exposición permanente Severo Ochoa y la Oficina de Turismo.

Ahora cruzaremos el puente sobre el río Negro y seguiremos hasta la plaza de la Constitución. En esta misma plaza está la entrada a la antigua plaza de abastos (hoy cerrada y sin uso), y justo a su lado comienzan los denominados “escalerones” (calle Olavarrieta), una de las calles más pintorescas de la villa y que asciende hasta el Palacio del Marqués de Ferrera, actual sede de la Casa de Cultura, de origen bajomedieval y reformado sucesivamente desde el siglo XVI.

Plaza Severo Ochoa
Plaza Severo Ochoa

Si tenemos más tiempo merece la pena acercarse a los barrios burgueses de Barcellina y Villar, poblados de quintas de indianos desde bien avanzado el siglo XIX, que no te puedes perder.

Más información

Web de turismo: https://www.turismoluarca.com/

Dónde comer

  • Barometro (Paseo Muelle, 4): un local en el que te sumergirás de lleno en la cultura de la zona con una decoración dedicada sobre todo al mar y a la pesca. Destaca su comida casera con platos a base de pescados y como no, sus fabes con almejas.
  • La Farola (Calle de Ramon Asenjo, 3): un restaurante sencillo y sin pretensiones pero con una magnífica cocina. Lo mejor sus platos de comida tradicional como la fabada asturiana.

Dónde dormir

Luarca es una preciosa villa marinera donde pasar un fin de semana, y disfrutar de su entorno y de su gastronomía. Si ya está convencido de visitar Luarca aquí puedes encontrar los mejores alojamientos:

–              Hoteles y hostales en Luarca

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dale un like o compártelo y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*