Descubriendo Barcelona: Ruta por el Eixample

Eixample

Hoy volvemos a Barcelona, para proseguir con nuestra ruta por los barrios más importantes de Barcelona. En anteriores post, recorrimos el Barrio Gótico. Así que hoy toca recorrer el Eixample.

El nacimiento de la Barcelona moderna pasa por la creación del Eixample, gracias al plan del urbanista catalán Idelfons Cerdà. El conocido como el Plan Cerdà permitió derribar las murallas medievales que delimitaban el núcleo urbano, ya saturado y demasiado pequeño para tanta gente. El Paseo de Gracia es su arteria principal, conocido por La Pedrera, obra de Gaudí, y otros edificios modernistas, todos ellos de las primeras décadas del siglo XX.

¿Cómo llegar a El Eixample?

– En coche

Debemos conectar con la A-2, AP-2 y AP-7. Si no disponemos de coche, podemos alquilar uno en cualquier capital española. En Rentalcars podemos comparar los precios entre las diferentes empresas de alquiler de coche y alquilar el más económico para el viaje.

– En transporte público

Como ya hablamos la otra vez la forma de llegar a Barcelona es mediante los trenes de alta velocidad (AVE) que permiten viajar de Madrid a Barcelona en dos horas y media, y desde Zaragoza en 90 minutos. Aunque si queréis una forma más barata los autobuses ALSA os llevan por mucho menos.

¿Qué ver en El Eixample?

El Eixample como plan urbanístico lo forma una cuadrícula perfecta de calles, con manzanas de 113 m de lado, achaflanadas en sus esquinas, para aumentar la visibilidad y circulación del tráfico. Además el proyecto establecía que el interior de estas manzanas fuera ocupado por jardines y dotados de servicios públicos (centros médicos, escuelas, mercados,…).

En este nuevo barrio se fue trasladando la burguesía industrial catalana para construir sus residencias señoriales de estilo Modernista, por eso el Eixample es el barrio barcelonés con mayor concentración de edificios de este período artístico.

Parque Güell

Parque Güell

Nuestra primera parada es el Parque Güell, obra realizada por Gaudí por encargo de Eusebi Guëll; que realmente lo que quería era urbanizar la zona para edificar posteriormente, Gaudí pudo dejar volar su imaginación y quedo esta obra de arte. El parque representa un estallido de color, conseguida a base de la técnica del “trencadís” (decoración cerámica de pequeños pedazos coloreados o vidriados). Todo en el parque Güell es una perfecta armonía entre arquitectura y naturaleza.

El acceso al parque es por la calle Olote, tras atravesar unas puertas de hierro, subiremos las escalinatas que nos lleva al pequeño dragón revestido con cerámica en forma de mosaico, uno de los lugares más fotografiados del parque.

Desde aquí nos bajamos hacia el sur hasta el Hospital De Sant Pau (1930), obra del arquitecto modernista Lluís Domenech i Montaner. El hospital, que sigue en activo, lo forman 18 pabellones conectados interiormente por una galería subterránea. Cada uno tiene una decoración distinta.

Hospital de Sant Pau

Hospital de Sant Pau

Seguimos bajando y llegamos a uno de las obras cumbres del modernismo, La Sagrada Familia, obra de Antonio Gaudí a la que dedico 12 años de su vida hasta que murió atropellado por un tranvía en el año 1926.

En un principio empezó a construirse en 1883 por el arquitecto Francesc Paula del Villar, pero por desavenencias con el ayuntamiento la obra se paralizo. Tras retomarla Gaudí con la financiación de la familia de Josep María Bocabella; tuvo continuos problemas de financiación que provoco su paralización varias veces. Hasta el punto que se decía que hasta su muerte vivió en la Catedral.

Gaudí se inspiró en las Catedrales Medievales, sus altísimas torres tienen más de 100 metros de altura y sus fachadas representan escenas de la vida de Jesucristo. A su muerte, otros arquitectos han trabajado para finalizar la Catedral, pero aún en días continúan los trabajos para su finalización

Tras visitar el templo, nos dirigimos hacía el Passeig de Sant Joan, donde en una equina se encuentra la Casa Macaya, obra de Josep Puig i Cadalfach y con influencia del gótico catalán. Hoy es un centro de exposiciones, aunque la mayor parte de la decoración original de las salas se ha perdido se puede ver su estructura arquitectónica original.

Casa Macaya

Casa Macaya

Siguiendo por la Avenida Diagonal, en el número 420 tenemos la Casa de les Punxes (1903), obra de Josep Puig i Cadalfach. Es de propiedad privada, así que el interior no puede visitarse.

Siguiendo por la Avenida Diagonal, encontramos el Palau del Baró de Quadras. Este palacio es obra de Josep Puig i Cadalfach. Actualmente alberga la Casa Asia, un centro de exposiciones temporales.

En la calle Mallorca, encontramos la Casa Thomas, obra del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner. Siguiendo la misma calle en el número 278 encontramos el Palau Montaner (1896), del arquitecto Domènech i Estapà y Lluís Domènech i Montaner en 1896. Hoy sede del Gobierno de Barcelona. Enfrente tenemos el Palau Casades, obra de Antoni Serra, y que alberga el Colegio de Abogados de la ciudad.

Seguimos nuestro camino por la calle Mallorca, y giramos hacia la derecha por la calle Girona, en el número 122 encontramos la Casa Granell del arquitecto Jeroni Granell; y justo enfrente la Casa Lamadrid de Lluís Domènech i Montaner.

Bajando por la calle Valencia, llegamos al Mercat de la Concepció (1888). Fue el primer mercado del Eixample, obra de Antoni Rovira i Trias. Es una enorme estructura de hierro con tres naves con cubierta a dos aguas.

Muy cerca de aquí tenemos la Pedrera, otra de las obras emblemática de Gaudí. Actualmente vive gente, y durante muchos años fue burla por parte de los vecinos del barrio por sus formas extrañas. En la actualidad es uno de los monumentos más visitado y sobre todo desde que se ha abierto al público.

La Pedrera

La Pedrera

Seguimos nuestro camino por el Paseo de Gracia hasta el número 66, en la esquina con la calle Valencia, en la que tenemos la Casa de Marfà (1905), obra de Manuel Comas y Thos. Continuamos la calle hasta la Casa Batlló (1905), también obra de Gaudí. En ella Gaudí plasmo su visión del paraíso, aunque como la mayoría de sus obras fue considerado en su época como una edificación horrible. Finalmente el dinero de esta obra lo dedicó a la construcción de su obra cumbre, La Sagrada Familia.

Casa Batlló

Casa Batlló

Esta manzana en la que estamos se conoce popularmente como la Manzana de la Discordia, por la rivalidad que surgió entre los tres grandes arquitectos del Modernismo catalán que construyeron los edificios, y las tres familias que los contrataron. Estos edificios son la Casa Batlló de Antoni Gaudí, la Casa Amatller de Josep Puig i Cadafalch, y la Casa Lleó Morera de Lluís Domènech i Montaner.

Dejamos atrás la Manzana de la Discordia y continuamos nuestro recorrido hasta las Casas Rocamora (1914), situadas en el Passeig de Gràcia 8 y 10. Son un conjunto de casas diseñadas por Joaquim y Bonaventura Bassegoda, con influencia del neogótico y detalles modernistas.

Bajamos hasta al número 48 de la calle Casp, donde encontramos la Casa Calvet de Antoni Gaudí, hoy convertida en restaurante de lujo.

Casa Macaya

Casa Macaya

Nos dirigimos a la calle Consell de Cent, donde encontramos la Torre de les Aigües (1867), cuya función era la de suministrar agua corriente a las viviendas de la manzana. Hoy en día es un parque interior que en verano se convierte en una playa artificial, con una pequeña piscina en la que refrescarse en medio de la ciudad.

Aquí acaba la visitar al Barrio del Eixample de Barcelona, donde hemos podido descubrir las obras de los tres grandes arquitectos del Modernismo catalán.

Más información

Web Oficina de Turismo: http://www.barcelonaturisme.com/wv3/es/

Dónde comer

Indicar cada uno de los sitios donde comer en Barcelona sería inabarcable. Así que ese trabajo se lo dejamos a los buscadores de restaurantes. Si te puedo recomendar que huyas de las zonas turísticas como los restaurantes de Paseo de Gracia y las Ramblas; muy para “guiris” y con precios altos.

Si te apetece tomar algo típico de Barcelona, te recomendamos los guisos como la escudella i carn d’olla, potaje con verduras, arroz, fideos y patatas; el arroz a la cazuela, parecido a la paella valenciana; la Zarzuela de mero, rape, langostinos o gambas, calamares y mejillones. Y sobre todo probar las archiconocidas butifarras y el pa amb tomata (pan con tomate).

En los postres tenemos la crema catalana (una especie de flan de yema), el mel i mato (requesón con miel) y el postre de músico (elaborado con piñones y pasas).

Dónde dormir

Si quieres huir del ruido y el bullicio de la vida nocturna de la ciudad, lo mejor es buscan un hotel en algún sitio no muy céntrico (que será más barato) y moverte en metro por la ciudad. Aquí te mostramos un listado con todos los alojamientos que tienes a tu disposición.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Deja un comentario