Ruta por los pueblos de Madrid: ¿Qué ver en San Lorenzo de El Escorial?

San Lorenzo de El Escorial

Hoy hacemos una visita a la localidad de San Lorenzo de El Escorial, uno de los pueblos más bonitos de Madrid, situado en un lugar privilegiado en la Cuenca del Guadarrama.

El origen de la villa se debe a la construcción del Monasterio de El Escorial. Cuando Felipe II trasladó la corte de Toledo a Madrid, buscó un lugar cercano donde albergar los restos de su padre, el emperador Carlos V. Además de conmemorar la victoria de la Batalla de San Quintín ante el ejército francés, que tuvo lugar el día de San Lorenzo (10 de agosto de 1557). Con la ayuda de teólogos, astrólogos, médicos y canteros, se decidió por una pequeña aldea situada en el centro geográfico de la Península: El Escorial.

Cómo llegar a San Lorenzo de El Escorial

Coche. Desde Madrid debemos coger la A-5 hasta las Rozas y desviarnos por la M-505.

Tren. Desde Madrid, tomamos en la estación Atocha o Chamartín la línea C-8 o C-3 de Cercanías Renfe hasta El Escorial. Pasa cada hora y el trayecto dura una hora. Desde la estación se llega al Monasterio de El Escorial en unos 15 minutos andando.

Bus. Desde Madrid debemos ir al intercambiador de Moncloa, y coger las líneas 661 o 664 (unos 50 minutos de viaje) para bajarnos en la Estación de Autobuses de San Lorenzo de El Escorial.

Ruta por San Lorenzo de El Escorial

Las obras del monasterio duraron 21 años. A la par se fueron levantando distintas edificaciones, se abrieron nuevas calles y la población fue creciendo desordenadamente, expandiéndose en la ladera del monte Abantos. La pequeña aldea de El Escorial se convirtió en Real Villa y el prior del monasterio sería quien ostentara el gobierno.

El Escorial

El Escorial

Siguiendo los deseos de Felipe II, la Orden de los Jerónimos, no dejó que se construyeran viviendas cercanas al monasterio, pero ante la presión de la corte, Carlos III autoriza su construcción a continuación de la lonja del monasterio. Con ello, empiezan a proliferar residencias de verano donde vivían la aristocracia y la burguesía de la época. Este núcleo sería el futuro San Lorenzo de El Escorial, independiente del primitivo pueblo de El Escorial. El arquitecto Juan de Villanueva se encargó de ordenar el casco urbano proyectando calles y plazas que debían salvar el fuerte desnivel existente entre el monasterio y las empinadas cuestas de Abantos. El conjunto arquitectónico resultante ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Empezamos nuestra visita como no podría ser de otra manera por el Monasterio de El Escorial, donde trabajaron los mejores arquitectos, orfebres, pintores y escultores de Europa, para crear el mayor monumento del Renacimiento español.

Patio de El Escorial

Patio de El Escorial

Antes de acceder al monasterio, debemos tener en cuenta que los fines de semana y festivos la afluencia de público es muy alta. Por lo que si puedes ir entre semana mejor que mejor. Además en su web pueden reservar las entradas y la visita guiada. Te aviso que no es barato.

Si se opta por la visita guiada (recomendable ya que es la única manera de ver el Palacio de los Austrias, el Palacio de los Borbones, la Casita del Infante y la Casita del Príncipe) hay que dirigirse a la puerta de la fachada norte, donde están las taquillas. También te aviso que no se pueden hacer fotos del interior, y no es como esos lugares que pone que no se puede hacer fotos y está todo el mundo con el móvil flasheando a diestro y siniestro por las salas. Aqui tienes guardas que se encargan de decírtelo, así que no verás en este post ninguna foto del interior.

El recorrido se inicia en el Palacio de los Borbones, que refleja fielmente los gustos de los reyes por el estilo francés en toda la decoración. También es interesante la colección de tapices, obra de Goya, Bayeu y Tenniers.

En el Palacio de los Austrias, o Casa de Felipe II, encontramos todo lo contrario, una decoración austera, cuyas estancias se encuentran en torno al altar mayor de la Basílica. En la Sala de las Batallas podemos ver grandes cuadros que ilustran grandes batallas (como la de San Quintín). En la Sala de Guardias podemos ver la silla que utilizó Felipe II en sus viajes a El Escorial (estaba enfermo de gota). Y en el Salón de los Retratos encontramos el Retrato de Felipe II, obra de Tiziano.

La visita prosigue por el Panteón de Reyes, una capilla octogonal situada bajo el presbiterio de la basílica. Allí descansan todos los reyes de España desde Carlos I, a excepción de Felipe V y Fernando VI. Los cuerpos de Don Juan de Borbón, Doña María de las Mercedes y la Reina Victoria Eugenia, se encuentran en cambio a la entrada del panteón, ya que deben permanecer aquí los restos mortales durante veinticinco años antes de ser trasladados al Panteón de Reyes.

A partir de aquí la visita continúa por libre, así que podemos ver el Panteón de Infantes, donde se encuentran las tumbas de los miembros de la familia real que no reinaron, las Salas Capitulares donde se encuentra el Museo de Pintura; y el Museo de Arquitectura que alberga una importante colección de documentos, planos y herramientas usados durante la construcción del monasterio.

Continuamos nuestra visita por la Basílica. Sobresale su cúpula central de 92 metros de altura, pintadas por Luca Giordano. A ambos lados del altar mayor se encuentran las esculturas en bronce de Carlos V y Felipe II. Finalmente en una de las capillas encontramos un curioso Cristo en mármol blanco de Benvenuto Cellini, quien lo esculpió totalmente desnudo.

En el exterior tenemos el Jardín de los Frailes con el estanque, la Huerta de los Frailes y la Dehesa de la Herrería.

Jardín de los Frailes

Jardín de los Frailes

Si hemos hecho la visita guiada, podremos visitar los dos pabellones de recreo. La Casita del Infante (siglo XVIII), construida por el hijo de Carlos III, es una pequeña villa de estilo italiano con jardines en terrazas. La Casita del Príncipe (siglo XVIII) debe su nombre a Carlos IV cuando era Príncipe de Asturias, de estilo neoclásico conserva los techos pintados por Vicente Gómez, Mariano Salvador Maella y Francisco Bayeu. En los jardines tenemos unas secuoyas plantados en la misma época que el edificio.

Frente a la fachada norte del monasterio encontramos tres Casas de Oficios. La primera alberca la Oficina de Turismo, salas de Exposiciones y la biblioteca. La Segunda el Santuario de Nuestra Señora de Gracia y la tercera, la más moderna fue encargada por Carlos III para el Conde de Floridablanca.

Casas de Oficios

Casas de Oficios

Tras visitar todos los edificios que formarían parte del Monasterio, continuamos conociendo la ciudad de San Lorenzo de El Escorial. En la calle Floridablanca tenemos el Teatro Real Coliseo de Carlos III (siglo XVIII), mandado construir por Carlos III para dotar a los Reales Sitios de espacios destinados a la representación teatral. Es el único teatro que conserva prácticamente intacta la tipología del siglo XVIII y uno de los más antiguos de España.

Coliseo de Carlos III

Coliseo de Carlos III

Junto al Teatro se encuentra la Plaza de Jacinto Benavente, que alberga seis magnolios centenarios y es uno de los lugares más transitados de la ciudad por sus terrazas.

Continuamos con la Casa de la Compaña (siglo XVI), construida por Francisco de Mora, discípulo de Juan de Herrera, y que alberga el Real Centro Universitario Escorial-María Cristina, sede de los Cursos de Verano de la UCM.

Y terminamos la ruta por la ciudad con la Iglesia de San Bernabé (siglo XVI), también de Francisco de Mora y en estilo herreriano.

A las afueras de la ciudad, tenemos el bosque de La Herrería, finca histórica de bosques de robles y fresnos. Aquí encontramos la Silla de Felipe II, piedra donde dicen que el monarca observaba las obras del monasterio. En la finca también se encuentra la Ermita de la Virgen de Gracia, a donde se lleva en romería a la Virgen desde el Santuario de Nuestra Señora de Gracia el día de su festividad (segundo domingo de septiembre).

Más información

Web de Turísmo: http://www.sanlorenzoturismo.org/

Dónde comer

Los más recomendables:

  • Charolés (Calle Floridablanca, 24): aquí podemos comer uno de los mejores cocidos de Madrid, así que si vas en inviernos no me lo perdería.
  • Fonda Genara (Plaza de San Lorenzo, 2): ofrece un menú diario por 15 euros y un menú de fin de semana por 25 euros. Una opción bastante adecuada teniendo en cuenta donde nos encontramos.
  • Mesón La Cueva (Calle de San Antón, 4): situado sobre la Antigua Posada de las Ánimas, solo por ver el edificio ya merece la pena.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

Deja un comentario