Ruta por los barrios de Madrid: ¿Qué ver en Lavapiés?

Lavapiés

Hoy visitamos uno de los barrios más antiguos de la capital, Lavapiés. Situado a extramuros de la villa de Madrid, fue un barrio judío según se desprende de los restos de un cementerio judío encontrados en la calle Salitre. Incluso hay la creencia que la iglesia de San Lorenzo se construyó sobre una antigua sinagoga.

Fuera como fuese, lo que está claro es que la ceremonia de lavarse los pies que los judíos hacían en la plaza antes de entrar en el templo, dio nombre al barrio.

Cuando en 1492 los Reyes Católicos mandaron expulsar a los judíos, muchos vecinos del barrio se convirtieron al cristianismo cambiando su nombre por Manuel o Manuela, de aquí que a los vecinos de Lavapiés se les llamen manolos.

Durante siglos Lavapiés continuó siendo un barrio popular que creció gracias a la inmigración de la población rural. De aquí, nacieron las corralas, unas austeras y baratas casas que refugiaron a estos nuevos vecinos de Lavapiés. Un ejemplo de esta construcción es La corrala de Sombrerete, junto a la Plaza de Agustín Lara, declarada Monumento Nacional.

Otro de los elementos que favoreció el crecimiento del barrio, fue la cercanía con el más grande y antiguo mercado de segunda mano de Madrid, El Rastro, que atrajo a numerosos mercaderes que buscaron en Lavapiés su hogar.

Ruta histórica por Lavapiés

Empezamos nuestra ruta por la Calle de Sombrerete, lugar donde acaeció una de las historias más rocambolesca de Madrid. En 1594, Fray Miguel de los Santos, un agustino portugués desterrado de Portugal y enviado al convento de Nuestra Señora de Gracia el Real en Madrigal de las Altas Torres (Ávila). Se le ocurrió un plan para suplantador al Rey de Portugal, desaparecido en África en la Batalla de Alcazaquivir, apoyado por Doña María Ana de Austria y Gabriel de Espinosa, ”El pastelero de Madrigal”.

Calle Sombrerete

Calle Sombrerete

El plan no salió como esperaban y los tres fueron acusados de “lesa majestad”. Gabriel de Espinosa, fue ahorcado en la Plaza Mayor de Madrid y su cadáver decapitado y descuartizado, y su cabeza expuesta en la fachada del Ayuntamiento de Madrigal.

Doña María Ana de Austria tuvo mejor suerte, al ser encerrada en el convento de Nuestra Señora de Gracia. Para después con el reinado de su primo Felipe III, ser nombrada Abadesa Perpetua de las Huelgas Reales de Burgos, la mayor dignidad eclesiástica que podía concederse a una mujer de aquella época.

Finalmente Fray Miguel de los Santos fue primero degradado a laico con la imposición de un sombrero (los frailes no lo usaban) y ahorcado igualmente en la Plaza Mayor de Madrid y su cabeza también expuesta en Madrigal. Además su sombrerete fue paseado por toda la Villa en la punta de un palo y arrojado a un estercolero que había en los corrales del escribano Antonio Cros Estrada, en el lugar que hoy ocupa la famosa “Corrala de Sombrerete”. Y que da nombre a la Calle de Sombrerete que durante algún tiempo se llamó Calle del Sombrerete del Ahorcado. En la placa cerámica de la calle podemos ver el “sombrerete” en la pica y al fondo la silueta de Madrigal de las Altas Torres (Ávila).

Seguimos a la calle Mesón de Paredes, donde encontramos muchas de las corralas típicas del barrio, como la Corrala de Mesón de Paredes (en esta misma calle), la Corrala de Miguel Servet (a la vuelta de las calles del Espino y de Mesón de Paredes) construida para vivienda de las cigarreras de la Real Fábrica de Tabacos o la Corrala de Carlos Arniches, donde se encuentra el Museo de Artes y Tradiciones Populares de El Rastro (calle Carlos Arniches, 3).

Corrala Mesón de Paredes

Corrala Mesón de Paredes

La calle Mesón de Paredes, se debe a un antiguo mesón que ocupa está calle. Una de las teoría de su nombre (la más curiosa) se debía a su propietario, José María Pérez, que abrió un local inicialmente llamado “Mesón de la Fama”. Siendo este un hombre muy celoso, no cejaba en buscar pruebas de la infidelidad de su bella esposa. Por lo que hacía orificios en las paredes del mesón para poder espiar a su mujer.

En esta misma calle, también se establecieron otros muchos locales, de los cuales todavía persiste uno de ellos la Taberna de Antonio Sánchez (Mesón de Paredes, 13), fundada por el torero madrileño Antonio Sánchez. Fue lugar de reunión de los aficionados a la tauromaquia, entre ellos estuvo el pintor español Ignacio Zuloaga. Además sus torrijas eran “legendarias”, hasta el punto que el rey Alfonso XIII y su familia las solicitaban cada día para desayunar.

La taberna actual conserva la azulejería original, una típica cabezas de toros y otros motivos taurinos, la antigua instalación de luz de gas y una caja registradora de más de 120 años.

Junto a la Plaza de Agustín Lara, encontramos las Escuelas Pías de San Fernando, que hoy se conservan parcialmente en ruinas. Fueron el primer colegio que hubo en Madrid de la orden de los Escolapios, fundado para educar a los niños pobres, y destruida durante los primeros días de la Guerra Civil. Posteriormente, el edificio ha sido totalmente reformado como sede de la UNED, pero el arquitecto decidió mantener el aspecto de ruina del edificio. En lo alto del edificio dispone de una cafetería abierta al público (no solo a los universitarios), donde podemos tomar un café con una de las mejores vistas de Lavapiés.

Escuelas Pías

Escuelas Pías

Seguimos nuestro recorrido en dirección a la calle de San Pedro Mártir. En el número 5, encontramos un mural en la fachada, en el que se representa una escena imaginada de la ceramista Lola Gil, a modo de trampantojo, en la que se ve a dos Picasso, uno joven y otro viejo, jugando una partida de cartas con el actor José Isbert. Esta escena imaginaría es fruto a que casualmente ambos vivieron en este edificio, aunque se supone que nunca coincidieron en persona.

Mural de Picasso

Mural de Picasso

En la calle Cabeza, encontramos una de las leyendas negras de la capital. Se cuenta que en una casa de esta calle vivía un cura acomodado con su criado. Parece que éste, por codicia, decidió robarle al cura y después asesinarle cortándole la cabeza.

Tras lo cual huye a Portugal. Pasado un tiempo, vuelve a Madrid disfrazado de caballero. Y una mañana, decide comprar en el Rastro una cabeza de carnero, y guardarla bajo la capa.

Un alguacil que pasaba por allí vio el reguero de sangre que iba dejando y entonces le preguntó qué llevaba. El criado le contestó que una cabeza de carnero, pero al enseñársela comprobó que era la cabeza del sacerdote que había asesinado.

Calle de la Cabeza

Calle de la Cabeza

Fue encarcelado y sentenciado a la horca. Una vez fue cumplida la condena, la cabeza se convirtió de nuevo en la del carnero. Con la intención de que este dramático acontecimiento no quedara en el olvido, Felipe III ordenó que se pusiera en la fachada de la casa del crimen, una cabeza de piedra representando al sacerdote. Pero los vecinos pidieron que se quitara porque les asustaba, y que en su lugar se edificara una capilla en honor a la Virgen del Carmen, colocándose en ella un cuadro que representaba el suceso.

Por si fuera poco para esta calle, en la esquina con la calle de Lavapiés aún permanece en pie el edificio donde estuvo la conocida como cárcel eclesiástica de la Corona o cárcel de la Inquisición. Por suerte hoy su uso es bien distinto, como el Centro Municipal de Mayores Antón Martín. Aunque todavía en su sótano podemos ver la estructura de los antiguos calabozos.

Pasamos a algo menos macabro, la sede de la Filmoteca Española (calle Magdalena, 10). Situado en el precioso Palacio del Marqués de Perales, su objetivo es la recuperación, investigación y conservación del patrimonio cinematográfico español. Junto a este edificio, en el antiguo Cine Doré (calle Santa Isabel, 3), es donde se encuentra su sala de exhibición.

Cine Dore

Cine Dore

Volvemos a los aledaños de la Plaza de Lavapiés donde nos espera la Iglesia de San Lorenzo (calle del Doctor Piga, 2). Esta pequeña iglesia tiene un gran protagonismo en el barrio de Lavapiés, donde es conocida popularmente como el “Templo de las Pulgas” por su reducido tamaño. En agosto se celebran las fiestas de San Lorenzo, y de esta iglesia sale la procesión el 10 de agosto, día del santo.

Para finalizar nuestra ruta nos acercamos a uno de los extremos del barrio de Lavapiés, la confluencia de la Ronda de Toledo con la calle de Embajadores, donde se encuentra el Casino de la Reina. Sobre un solar propiedad de los monjes de la cercana parroquia de San Cayetano, se convirtieron en un bello jardín con el que Madrid obsequió a Isabel de Braganza, segunda esposa de Fernando VII.

Casino de la Reina

Casino de la Reina

A los jardines se accedía a través de una entrada monumental, abierta sobre la Ronda de Toledo. Hoy podemos verla en la entrada del Retiro, frente a la Puerta de Alcalá.

El Casino ha tenido diversos usos, desde asilo hasta casa cuna de las mujeres cigarreras que realizaban su trabajo en la Fábrica de Tabacos. Con el paso del tiempo tanto el palacete como los jardines sufrió un proceso de abandono y deterioro hasta que en 2001 se crea el Centro Social Comunitario “Casino de la Reina”.

Ruta artística por Lavapiés

El barrio de Lavapiés, también es un referente de las últimas propuestas culturas y de arte. Sin duda uno de los más importantes es el Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía, (calle Santa Isabel, 52) con su completa colección de obras de Picasso, Dalí, Miró, Antonio López, y Tàpies entre otros; su joya más valiosa es el Guernica de Picasso. Se encuentra en un  edificio neoclásico que fue el Hospital General de Madrid, en el que se dice que habitan fantasmas (sí, tenemos afición por lo tétrico)

El museo ocupa el vértice sur del conocido como “Triángulo del Arte de Madrid”. Fruto de este renacer cultural, han proliferado muchas galerías de arte, principalmente en la calle Doctor Fourquet. Éstas se han asociado convirtiendo esta arteria en una visita obligada para coleccionistas, artistas e intelectuales por sus audaces exposiciones y actividades. Cuyo punto álgido es durante la feria ARCO.

Al Sur encontramos La Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2) centro cultural y social de apoyo a jóvenes artistas con exposiciones de actualidad y contemporáneos talleres y una amplia programación de actividades infantiles. Además en verano podemos disfrutar de un cine de verano y conciertos en la terraza de la azotea.

La Tabacalera

La Tabacalera

Más alternativo es La Tabacalera (calle Embajadores, 53), un centro social autogestionado que ocupa la antigua fábrica de tabacos. Este edificio fue rescatado de un deterioro que parecía imparable y alberga ahora mercados, conciertos, concursos y exposiciones. Los muros de la fachada de la glorieta de Embajadores y la calle Miguel Servet sirven de lienzo a grafiteros y artistas urbanos.

Uno de los festivales alternativos más importantes es C.A.L.L.E., una convocatoria de arte urbano que se realiza durante el mes de diciembre, que tiene como lienzo los escaparates de los comercios de Lavapiés.

Mural calle Embajadores

Mural calle Embajadores

Mural calle Embajadores

Mural calle Embajadores

Dónde dormir

Madrid tiene alojamientos para todos los gustos y todos los bolsillos. Nosotros recomendamos el hotel Iberostar Las Letras Gran Vía de Madrid. Además, la cadena de hoteles cuenta con una promoción para estas vacaciones donde si te hospedas en alguno de sus hoteles de Andalucía, Baleares o Canarias durante la Semana Santa por cada día que llueva durante tus vacaciones obtendrás una noche gratis de hotel para cualquiera de sus hoteles Iberostar de España, como por ejemplo el de Madrid.

Por otra parte, tanto en Semana Santa como en otras fechas en la página https://www.rebatly.es/cupones/iberostar hay cupones de descuento para reservas en los hoteles Iberostar.

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

2 comentarios

  1. Juan86 dice:

    Siempre que he ido a Madrid he querido ir a lavapies, pero por unas cosas u otras nunca he podido. Despues de ver el post tengo claro que es una visita obligada la proxima vez que vaya. Muchas gracias por acercarnos estos barrios con tanto amor y entusiasmo.
    P.D Tambien comentaros que he encontrado una pagina de reservas de hoteles bastante interesante os la dejo por si os interesa.

Deja un comentario