Ruta por la provincia de Córdoba: ¿Qué ver en Córdoba?

Córdoba

Córdoba junto a Sevilla y Granada, se disputan el honor de ser una de las tres ciudades más monumentales de Andalucía. Es por ello, que descubrir todo los secretos de Córdoba nos llevaría una semana, pero eso no quita que podamos acercarnos un fin de semana y visitar los monumentos más importantes de la ciudad, y si te quedas sin tiempo, ya tienes una excusa para volver a esta ciudad, que os recibirá con los brazos abiertos.

Mucho de lo que es hoy Córdoba, se debe a su historia, la ciudad siempre ha sido un núcleo importante, conquistada por los romanos primero y después ocupada por los musulmanes. Pasó a ser la Capital del Al Ándalus, en el año 929, siendo una de la ciudad más importante de Occidente con una población de 250.000 habitantes. Finalmente es conquistada en 1236, por lo que actualmente podemos ver restos que van del Imperio Romano, Visigodo y el Califato de Córdoba, incluso monumentos como la Catedral han pasado por los tres periodos.

Cómo llegar a Córdoba

Para llegar a Córdoba podemos coger el AVE desde Madrid en tan sólo una 1h y 40 minutos. En cambio en coche por la Autovía de Andalucía nos llevará tres horas y media.

Ruta por Córdoba

Empezamos la visita por la Torre de Calahorra (siglo XIII), construida por Enrique II de Trastamara durante la lucha con su hermano Pedro el Cruel. En su interior encontramos el Museo Roger Garaudy que nos adentra en la convivencia de las 3 culturas.

Cruzamos el Puente Romano (siglo I), uno de los símbolos de la ciudad, aunque ha sufrido algunas modificaciones debido a la embestidas del Guadalquivir. En el centro del puente se encuentra un triunfo del San Rafael, que data de 1651, obra del escultor Bernabé Gómez del Río.

Tras el puente llegamos al Palacio de Congreso (siglo XVI) en la calle Torrijos. Esta construido sobre el antiguo Alcázar Omeya que posteriormente fue el Hospital de San Sebastián de Córdoba. Su claustro es de estilo mudéjar y la capilla de estilo gótico flamígero. Justo al lado encontramos el Palacio Episcopal (siglo XV), asentado sobre los restos de un palacio Visigodo y del Alcázar Califal.

Llegamos a la joya más apreciada de Córdoba, la Mezquita-Catedral. Su construcción va del siglo VIII hasta el siglo XVIII, reuniendo estilos del Omeya de España, el gótico, Barroco y renacentista. Su origen fue una basílica visigoda, tras la ocupación musulmana fue compartida entre los musulmanes y los cristianos pero ante el avance de los árabes Abderramán I decide construir aquí la Mezquita principal.

Mezquita-Catedral de Córdoba

Mezquita-Catedral de Córdoba

A la entrada tenemos el famoso Patio de los Naranjos, que ha sufrido muchas evoluciones; en la época árabe se usaba como plaza pública donde había palmeras y en el siglo XVI se construyeron unos claustros y plantaron los naranjos.

En el interior de la Mezquita-Catedral, destacan los arcos de Herradura que son adoptados de los visigodos y la utilización de piedra ladrillo lo que le da ese característico bicolor. Además como curiosidad tiene orientación sur, en vez estar orientada a la Meca, está singularidad es probable que fue motivada por el terreno arenoso del lado del Guadalquivir lo que imposibilitaba esta orientación.

Seguimos hacia la Capilla de San Bartolomé (siglo XIV) situada en la Plaza del Cardenal. En ella destaca su estilo mudéjar; también podremos ver la portada principal cubierta de un pórtico de triple arcada, y ya dentro la yesería y los zócalos de azulejo. En la misma plaza se encuentra el Hospital del Cardenal Salazar (siglo XVIII) con su imponente fachada barroca.

Girando a la derecha llegamos a la Calleja de las Flores, una de las típicas calles cordobesas con las macetas y las ventanas enrejadas. Una ruta para disfrutar paseando que discurre por el barrio de la Judería. Aunque si tenemos la oportunidad de entrar en algunas de las casas, podremos ver algunos de los maravillosos patios cordobeses.

Patios cordobeses

Patios cordobeses

Muchos de los patios cordobeses tiene en el centro un pozo, y el suelo suele ser enlosado o con mosaico de empedrado, las plantas pueden colgarse en las paredes o estar en el suelo y siempre intentando darle ese colorido especial. Desde 1918 el Ayuntamiento realiza cada año el concurso de Patios y Cruces en el mes de mayo.

Tomando dirección sur llegamos a la Calleja del Pañuelo, una de las calles más estrechas y curiosas de la ciudad, que finaliza en la plaza más pequeña del mundo; con una pequeña fuente y un naranjo, no da espacio para más.

Callejeando llegaremos a la Plaza del Potro, llamado así por el potro que hay en su fuente. En esta plaza encontramos el Museo Julio Romero de Torres y el de Bellas Artes. En el podemos encontrar obras del famoso pintor como las de La Chiquita Piconera, Naranjas y Limones o Poema a Córdoba. También podemos visitar la famosa posada del Potro, uno de los lugares cordobeses preferidos por Cervantes, que le sirvió de escenario para desarrollar algunas de sus obras.

En dirección norte llegamos a la Plaza de la corredera (siglo XVII), sería una plaza castellana más si no fuera la única de este tipo de Andalucía. Y otra curiosidad, es que se asienta sobre los restos de un anfiteatro romano. Hoy es un lugar para tomar un café en alguno de sus bares y disfrutar de las vistas.

Plaza de las Correderas

Plaza de las Correderas

Pero seguimos con restos romano, porque en la calle Claudio Marcelo encontramos el Templo Romano (siglo I) junto al Ayuntamiento; estaba dedicado al culto imperial y formaba parte con el circo del foro Provincial. Solo quedan algunas columnas pero nos podemos hacer una idea de la grandiosidad del complejo.

Templo Romano

Templo Romano

Seguimos hacia el Palacio de Viana (siglo XIV) en la plaza de Don Gomes. Es visitable y en su interior hay 12 patios, además de diferentes salas con colecciones de porcelanas, pinturas y armas de fuego.

Nos acercamos a la Plaza de los Capuchinos y Cristo de los Faroles. Una de las plazas emblemáticas para los cordobeses. Muy cerca encontramos el Palacio de la Merced (siglo XVIII), en la actualidad se encuentra la Diputación de Córdoba.

Muy cerca encontramos la Torre de Malmuerta (siglo XV), su nombre se debe a la muerte de una dama a manos de su marido por celos.

Torre de la Malmuerta

Torre de la Malmuerta

Seguimos en dirección al rio para ver los Mausoleos Romanos (siglo I a.C.) encontrados de casualidad en 1993, poseen forma cilíndrica y dentro encontraremos un centro de interpretación del arte funerario. En la misma dirección llegamos a la Sinagoga (siglo XIV) en la calle Judíos, una de las mejores conservadas de España.

Mausoleos romanos

Mausoleos romanos

Nos acercamos a la calle Cairuan, donde encontramos los restos de la muralla medieval, junto a la escultura de Seneca y unas albercas con caños. Siguiendo la calle, llegamos al Alcázar de los Reyes Cristianos (siglo XIII). Se encuentra en un lugar privilegiado que ha sido lugar por el que han pasado romanos, visigodos, musulmanes y cristianos. Fernando III construye aquí su Alcázar aprovechando parte del Palacio Califal. Posteriormente ha sido Sede de la Inquisición y cárcel hasta mitad del siglo XIX.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Alcázar de los Reyes Cristianos

Muy cerca se encontramos las Caballerizas Reales (siglo XVI), realizar por Felipe II con la intención de crear el pura raza español, de ascendencia árabe.

Caballerizas Reales

Caballerizas Reales

Con estos terminaríamos nuestro recorrido por lo más importante de Córdoba, pero por su proximidad merece la pena acercarse a visitar el yacimiento arqueológico de Medina Azahara (siglo X). Existe autobuses gestionados por la oficina de turismo que nos llevan directamente, una vez allí, encontramos los restos del antiguo palacio califal de Abd- al Rahman III.

Medina Zahara

Medina Zahara

Más información sobre Córdoba

Oficina de Turismo de Córdoba: www.turismodecordoba.org

Dónde comer en Córdoba

  • Taberna Salinas (calle Tundidores, 3): uno de los típicos de Córdoba donde disfrutar de la comida tradicional a buen precio.
  • Taberna sociedad de Plateros (calle María Auxliadora, 25): restaurante con solera donde degustar más de 20 variedades de bacalao, su especialidad, además de cocina típica cordobesa.
  • Bodegas Mezquita (calle Céspedes, 12): excelente lugar para probar el salmorejo, así como las croquetas de rabo de toro. Precio medio 20 € persona.
  • Bar Santos (calle Magistral González Francés, 3): es un pequeño local de tapas donde su tortilla y el ritual de comerla se ha hecho famoso en la ciudad.
  • Bodegas Campos (calle los lineros, 32): algo más caro pero que saldrás bien comido. Precio medio: 30-40 €

Dónde dormir en Córdoba

Córdoba es una ciudad grande, aunque la mayor parte de los hostales se encuentran en el barrio de la judería, podemos encontrar algunas maravillas escondidas como algún precioso patio cordobés. Aquí tienes la lista completa de alojamientos de la ciudad.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

Opt In Image
Te gustó nuestro artículo

Suscribete y recibe nuestro guía con los mejores consejos para viajar por España por poco dinero

3 comentarios

  1. Wagner Aod dice:

    La Castilla Que lugar lindo, queria muito conhecer estas belezas da Espanha

  2. Josdaly Mata dice:

    Me encanta ,yo estoy en proceso con mi blog, soy igual una apasionada de lo viajes besos

  3. Cecília dice:

    Viajo para Espanha em 03/03 e seu blog está sendo de grande ajuda. Muito obrigada.

Deja un comentario