Ruta por Galicia: ¿Qué ver en Vigo?

Vigo

Vigo es la ciudad industrial por excelencia de Galicia, gracias a ser un gran puerto comercial marítimo. Esto no le hace desmerecer el tener un casco antiguo bastante atractivo lleno de edificios modernistas, pazos, museos,…  Además de sus playas y sobre todo a que muy cerca de aquí se esconde un paraiso llamado Islas Cíes.

¿Cómo llegar a Vigo?

– En coche

Madrid y Vigo se conectan por la Autovía del Noroeste (A-6) y la Autovía das Rías Baixas (A-52). Son 667 kilómetros de distancia que se hacen en una media de seis horas. Si no disponemos de coche, podemos alquilar uno en cualquier capital española. En Rentalcars podemos comparar los precios entre las diferentes empresas de alquiler de coche y alquilar el más económico para el viaje.

– En transporte público

Vigo está muy bien comunicada, el aeropuerto está a 10 km y existen mucha frecuencia de autobuses con gran parte de las capitales de provincias. Además dispone de una línea de cercanías que une A Coruña, Santiago de Compostela, Pontevedra y Vigo. De la que podéis aprovecharos como nosotros para recorrer todas estas ciudades.

¿Qué ver en Vigo?

La gran cantidad de dólmenes y túmulos que se han encontrado en el municipio atestigua su remoto poblamiento. Además también se asentó la cultura castreña, en la Edad de Hierro, con 26 poblados castreños que existieron en la zona.

Durante los romanos, a Vigo se le conocía como “La ciudad olívica” por cultivarse este árbol, asociado al escudo heráldico de la ciudad. Los monjes templarios tomaron posesión del antiguo templo dedicado a Santa María, y en su atrio plantaron un olivo. Tras la expulsión de los templarios, el árbol permaneció; hoy se encuentra en el paseo de Alfonso XII.

Durante la Edad Media, la historia de Vigo dependió durante muchos años del monasterio cisterciense de Melón, en Orense. Esta época estuvo marcada por las frecuentes incursiones de los piratas procedentes del norte de Europa, que provocaron que la población se desplazara hacia el Monte de O Castro. A partir del siglo XII genera una importante actividad artesanal, comercial y pesquera.

En 1585 el pirata inglés Francis Drake intentó tomar la villa, fracasando gracias a la oposición de los vecinos. Sin embargo, cuatro años más tarde atacó de nuevo, esta vez con éxito. Estos frecuentes asaltos marítimos obligaron a la construcción, en 1656, del castillo de San Sebastián y las murallas de la ciudad.

En 1702 se produjo el episodio más importante de la historia de la ciudad: la batalla de Rande. En la bahía de Vigo, a la altura del puente de Rande, una flota anglo-portuguesa asaltó las fortificaciones y destruyó los barcos de la flota de Indias que estaban descargando sus riquezas. Los atacantes se llevaron una mínima parte del tesoro, el resto se encuentra en el fondo de la Ensenada de San Simón; Julio Verne se inspiró en este hecho en su libro 20.000 leguas de viaje submarino.

A partir de 1778, la liberalización del comercio con América incrementó el tráfico mercantil y la actividad industrial, que se desarrollaría mucho en el siglo siguiente con el negocio de conservas.

En 1809 Vigo fue ocupado por el ejército francés, combatido por una fuerte resistencia popular, que acabaría expulsando a los invasores de la ciudad. Este episodio motivó la concesión por Fernando VII del título de “Leal y Valerosa”.

Ya en segunda mitad del siglo XIX, fue un periodo de continuo crecimiento gracias al incremento de las relaciones con América. En contrapartida en 1899 arribaron a través de su puerto, miles de soldados enfermos provenientes de la guerra de Cuba. La ciudad se volcó en su auxilio, recibiendo el título de “Siempre Benéfica”.

Llegamos a la estación de Vigo, y nos dirigimos al casco antiguo, donde nos recibe la primera de las esculturas de Vigo, el monumento al trabajo.

Seguimos en dirección a la Iglesia de Santiago Mayor que es una de las más importantes de la ciudad. Muy cerca se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, ubicado en lo que era antes una cárcel.

Iglesia de Santiago Mayor
Iglesia de Santiago Mayor

Llegamos a la calle Príncipe, una importante zona comercial de Vigo, donde podremos realizar las mejores compras de la ciudad, lleno de edificaciones modernistas.

Nuestra siguiente parada es la Porta do Sol, en esta plaza se encuentra uno de los monumentos más famosos de Vigo, popularmente conocido como O Sireno, obra del escultor Francisco Leiro.

El Sireno
El Sireno

A partir de aquí entramos en el Casco Vello, cuya primera parada es la Plaza de la Constitución, la principal plaza de la ciudad con soportales, bares y terrazas. En el mismo casco se encuentra la Concatedral de Santa María de Vigo (siglo XIX) que comparte espacio catedralicio con la catedral de Tuy. El edificio actual, sustituyó a una antigua Colegiata.

Callejeando llegaremos a la Plaza da Pedra sede del mercado de la Piedra, un lugar único para disfrutar de todo tipo de mariscos ultrafrescos.

En dirección al puerto llegamos a La Alameda una zona de paseo cercana al puerto deportivo, además de la principal zona de copas de la ciudad. En los muelles es donde atracan los grandes trasatlánticos y donde salen los barcos a las islas Atlánticas.

Islas Cíes
Islas Cíes

Al día siguiente aprovechamos la una mañana para acercarnos a las Islas Cíes. Es recomendable coger los billetes con antelación, ya que es un espacio protegido y está limitado el número de personas por día. Una vez que lleguemos a la isla, nos encontraremos playas de arenas blancas y casi vírgenes donde aves y peces campan a sus anchas, una estampa más típica de una playa del Caribe. No es de extrañas que en 2007 fue elegida como la mejor playa del mundo.

En la isla, se puede hacer varias rutas de senderismo, nosotros hicimos la que se dirigía al faro, donde hay unas vistas magníficas de toda la isla. De camino os encontrareis con el camping, donde se puede hacer noche si queremos estar más días. Las instalaciones son muy buenas, incluso tienen su propio supermercado.

Uno de los lugares más curiosos, es este puente que nos lleva al otro lado de la isla. A partir de las tres de la tarde la subida de la marea inunda el puente quedando los dos lados de la isla incomunicados. Si pasas por aquí sobre esa hora, veras a muchos turistas como nosotros esperar la subida de la marea para hacer esta foto.

Islas Cíes con la Subida de la marea
Islas Cíes con la Subida de la marea

Llegada la hora de la vuelta a Vigo, nuestra siguiente parada es el barrio de pescadores y el Monte de Castro. En este monte se encuentra los restos de un antiguo asentamiento castreño, además de los restos de una antigua fortaleza.

Si tenemos más tiempo podemos acercarnos a uno de los puntos más alejados de Vigo, el Santuario del Monte de Guía. Desde aquí, además de la iglesia, tenemos unas vistas estupendas de todo Vigo.

Santuario del Monte de guía
Santuario del Monte de guía

En la otra parte de Vigo, encontramos uno de los parques más bonitos de la ciudad, parque Castrelo. En su interior se encuentra el pazo de Quiñones de León, donde podemos visitar sus jardines. Curioso es el lago artificial donde en una isla podemos ver una maqueta del pazo.

Pazo Museo Quiñones de León
Pazo Museo Quiñones de León

Además, muy cerca de aquí se encuentra uno de los símbolos de la ciudad, la escultura “Os Cabalos” donde vemos unos caballos galopando por una columna vertebral.

Os Cabalos en Vigo
Escultura Os Cabalos

Playas de Vigo

Uno de los  grandes atractivos de la ciudad son sus playas, la más importante es la de Samil junto a la pequeña isla de Toralla, es la más larga de Vigo y la más frecuentada por los turistas.

Playa de Carril, en la parroquia de Alcabre, a tan solo unos minutos del museo del mar y del barrio marinero de Bouzas.

Playa de Canido, esta playa tiene zona de paseo y restaurantes donde poder degustar el marisco capturado en la misma ría de Vigo.

Más información sobre Vigo

Dónde comer en Vigo

Los más recomendables:

  • Tapería O’Labrego Urbán (Plaza Compostela, 36): se come muy bien a un precio adecuado.
  • Tapería Lareira de Sabela (Avenida del Aeropuerto, 260): un poco escondido y poco indicado encontramos esta taperia donde se come muy bien a buen precio.
  • Bar Das Almas Perdidas (Frente a la lonja): en este bar desde hace 30 años podemos comer el pescado traido directamente de la lonja a tu plato.
  • Bocateria Tamarindo (Calle Garcia Barbon, 37): un local donde tomar zumos y batidos de frutas naturales, ensaladas y arepas.

Dónde dormir en Vigo

Si no quieres perder el tiempo buscando entre los cientos de alojamientos de la ciudad, te lo ponemos fácil aquí tienes los alojamientos más interesantes de Vigo.

También te puede interesar…

¿Te gustó el artículo? Puedes hacer algo por nosotros que no te costará nada y nos ayudará para seguir escribiendo en el blog, dame un like o un +1 en Google y te estaremos eternamente agradecidos.

1 Comment

  1. Buenas tardes,
    Ante todo felicitaros por el blog.
    Decir que las Islas Cíes son un auténtico paraíso.
    Es un lugar que hay que visitar sí o sí.
    Muchísimas gracias por toda la información.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*