Ruta de los Olivos: ¿Qué ver en Baeza?

Baeza

Hoy visitamos Baeza, una ciudad monumental que comparte junto a la vecina ciudad de Úbeda, la declaración de Patrimonio de la Humanidad. Separadas por apenas 10 km, estas dos pequeñas localidades andaluzas comparten una historia común y unos bellos conjuntos monumentales renacentistas, que ya de por si justifica su visita. Aún así hay que añadir el que se encuentran rodeados de un de un paisaje de excepción, formado por la Sierra de Cazorla, el Valle del Guadalquivir, la Sierra Mágina y por supuesto los extensos campos de olivares.

En este post hablaremos de la visita imprescindible por Baeza, dejando Úbeda para el siguiente, ya que una visita no podría hacerse la una sin la otra.

Ruta de la Ribera del Duero: ¿Qué ver en Aranda de Duero?

Aranda del Duero

Hoy nos acercamos a Aranda de Duero, para continuar nuestro recorrido por la ruta de la Ribera del Duero. Aquí podremos encontrar, como en Peñafiel, muchas bodegas que podemos visitar, cuya peculiaridad es su antigüedad, ya que alguna de ellas llevan utilizándose para almacenar vino desde la Edad Media.

Pero si el vino, no es suficiente motivo para acercarse a Aranda, también dispone de un patrimonio monumental importante donde destaca la iglesia de Santa María o el santuario de la Virgen de las Viñas. Y por supuesto su gastronomía cuya fecha importante son las Jornadas del Lechazo que pudimos disfrutar.

Pueblos con encanto. ¿Qué ver en Candelario?

Candelario

En nuestro último viaje a mi pueblo, aprovechamos que teníamos unos días por delante para recorrer alguno de los lugares más interesantes del sur de Salamanca. Hacía muchos años que no me acercaba a Candelario, uno de esos pueblo singulares donde el tiempo parece que se ha detenido, así que era el momento ideal para acercarnos, y que José y Adrián lo conocieran.

Candelario se encuentra muy cerca de Béjar, y es una parada obligada para los que se acercan a la Covatilla a esquiar. La Sierra de Béjar de fondo y su particular arquitectura de montaña, le hace uno de esos pueblos bonitos de Salamanca. Pero lo que ha provocado que sea conocida en el resto de España y que se llene de turistas, es sin duda la serie “Luna, el misterio de Calenda” cuya trama tiene como escenario Candelario, algo que nos recuerda un cartel en la oficina de turismo para los que no lo sepamos.

Lugares de leyenda de la villa de Ocaña: ¿Qué ver en Ocaña?

Ocaña

A unos 60 km de Madrid encontramos la villa de Ocaña, uno de las localidades más monumentales de Toledo después, claro está de su capital. Si duda su monumento más conocido es su plaza Mayor, pero son muchos los rincones que esconde Ocaña para pasar el día.

Ruta por la provincia de Zamora: ¿Qué ver en Toro?

Toro

Hoy nos acercamos a la provincia de Zamora para visitar Toro, en la comarca de Tierra del Pan, un curioso nombre para una comarca bañada por el Duero y conocida por sus grandes vinos.

Nos encontramos en un lugar estratégica dentro de la provincia de Zamora, que ha sido lugar de continuas guerras entre moros y cristianos. Cuya época ha dejado su seña de identidad en el casco histórico, donde destaca la colegiata de Santa. María la Mayor, con su magnífica “Torre del Gallo”.

Dos días para descubrir la Ciudad de Mérida: ¿Qué ver en Mérida?

Dos días para descubrir Mérida

Cuando el emperador Octavio Augusto, decidió asentar a los soldados veteranos de las Legiones en el Centro de la región extremeña y a orillas del río Guadiana, nació con ello la ciudad romana de Emérita Augusta, capital de la Lusitania. Llegando a convertirse en uno de los centros administrativos más importantes del occidente peninsular.

Fruto de la suerte o el azar, a diferencia de otros lugares donde después de la caída del Imperio Romano, sus principales edificios pasaron a convertirse en el material para la construcción de otros nuevos. En Mérida, la mayor parte han llegado a nuestros días, gracias a que se han seguido utilizando para otras funciones o porque estuvieron sepultados durante siglos, sea como fuera, una parte de ellos han podido ser restaurados para el disfrute de todos. Lo que también indica, que una parte todavía siguen enterrados a la espera de un intrépido arqueólogo o de los fondos necesarios para  acometer la excavación.